Filosofía

Grado y Doble Grado. Curso 2017/2018.

FILOSOFÍA ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA - 801341

Curso Académico 2017-18

Datos Generales

SINOPSIS

COMPETENCIAS

ACTIVIDADES DOCENTES

Semestre

2

Breve descriptor:

Objetivos

El curso propone una identificación de los temas centrales de la Filosofía española en el siglo XX. Para ello, identifica una triple metodología: por una parte, la contextualización histórica, que permite comprender el sentido de los conceptos filosóficos centrales como respuesta a un presente propio; por otra, la genealogía interna de los temas y el diálogo que mantienen entre sí las diferentes propuestas filosóficas hasta configurar una tradición; y por otra, el punto de vista estrictamente sistemático y filosófico, que intentará mostrar la formación de estrategias y esquemas de pensamiento desde núcleos básicos autorreferenciales a los propios autores. Al combinar estas tres metodologías, el curso pretende algo más que un relato acerca de la transmisión y las experiencias filosóficas en la España del siglo XX. También propone el núcleo histórico, sistemático y filosófico de lo que puede significar hoy una filosofía española actual.
Esta perspectiva permite superar un abordaje demasiado atravesado por la circunstancia histórica, y sobre todo en exceso pendiente de la ruptura del exilio, para reclamar un único diálogo que recorre todo el siglo XX español, configurando una poderosa comunidad problemática y capaz de variar acerca de la misma experiencia histórica y de las mismas referencias filosóficas centrales. Como es natural, la presencia de Ortega deberá considerarse central, por situarse en el corazón mismo de todo el cruce de influencias y por ofrecer la continuidad de determinados problemas fundamentales.
Para ello, el curso propone cuatro filósofos y un debate más reciente: Unamuno, Ortega, Zambrano, y Zubiri ofrecerán los hitos más importantes del pensamiento español hasta el último tercio del siglo XX. Luego, abordaremos la polémica central del pensamiento español entre Sacristán, Gustavo Bueno y la irrupción de los nietzscheanos. Estas etapas corresponden a cinco momentos históricos en los que se refracta la experiencia española del siglo XX: la crisis del 98, la Restauración y su fracaso, la República y el exilio, la experiencia filosófica en la España franquista y la filosofía de la transición hacia la democracia. Todos ellos permiten comprender que el argumento de la filosofía española contemporánea pasa por la centralidad de la Antropología filosófica capaz de desplegarse, por una parte, hacia una metafísica en dirección a su propia fundamentación y, por otra, hacia una filosofía político-práctica en dirección a su aplicación social.
La finalidad central de este curso, como se puede suponer, no es tanto abordar desde un punto de vista erudito la producción filosófica española del siglo XX, sino ante todo exponer los grandes aspectos de la filosofía europea de esta centuria pasada desde la especial perspectiva del pensamiento español, mostrando que este constituye un refracción legítima de la filosofía occidental. En este sentido, se aspira ante todo a identificar las cuestiones que desde esta tradición todavía nos pueden conectar con los problemas filosóficos del presente.

Contenido

I. La crisis del 98 y su respuesta filosófica: Intrahistoria, Individualidad y Comunidad en el pensamiento de Unamuno.
La crisis del 98 en realidad se inició antes, con la polémica sobre el casticismo que, de la parte de Ganivet y de Unamuno, tuvo lugar en 1895 y que, en el fondo venía a continuar la polémica de la ciencia española con la que se había clausurado las grandes luchas ideales entre Menéndez Pelayo y los neokantianos procedentes de la Iª República. Sin embargo, la propuesta de Unamuno tenía la peculiaridad de vincularse a la noción de Intrahistoria, que, aunque procedente del positivismo de Hypolite Taine, ofrecía profundas consecuencias renovadoras, ya que posibilitaba una aproximación metafísica. Esa intrahistoria caracterizó la categoría de casticismo y desde ella Unamuno se propuso rehabilitar el sentido comunitario español. Esto no resulta contradictorio con su aspiración de reformador religioso. La aspiración más preciso se configuró en San Manuel Bueno mártir, donde un nuevo carisma religioso podría fundar una comunidad capaz de reconciliar a los españoles.


II. LA ANTROPOLOGÍA DE LA RAZÓN VITAL Y SUS CONSECUENCIAS: ORTEGA.

Ortega siempre se opuso a la posibilidad de activar el carisma religioso de Unamuno y en lugar de buscar el fundamento de una vida común española en la inspiración de Kierkegaard y en una religiosidad agustuniana, lo buscó en la filosofía neokantiana, primero, y luego en una filosofía de la vida desplegada con método fenomenológico-descriptivo. A partir de este fundamento, Ortega intentó construir una razón histórica y social que pudiera ofrecer un nuevo sentido a las elites nacionales españolas dentro de una futura reconstrucción europea. A pesar del circunstancialismo aparente de su pensamiento, en esta propuesta Ortega intentó localizar las bases para una política liberal que ofreciera a Europa un denominador común capaz de seguir asegurando su tipo humano particular en el futuro mundial. Este hilo conductor le permitió mantener una aspiración de intervención en el destino español hasta el final de su vida, incluso en las peores situaciones, bajo la dictadura de Franco.

III. LA ANTROPOLOGÍA GNÓSTICA DE ZAMBRANO

No así a Zambrano. Haciendo pie en la antropología orteguiana, Zambrano desplegó un pensamiento que elevó la categoría de exilio, nomadismo y errancia a estructura ontológica el ser humano, y desde esta perspectiva se enfrentó a la corriente dominante inspirada por Martin Heidegger, anclada en el pensamiento de la physis y del habitar humano como destino. Esta base orteguiana de Zambrano, que surge de las lecciones del maestro en los primeros años 30, sin embargo, se proyectó contra la importancia de la circunstancia y se centró en la figura del ensimismamiento, en la noción de revelación, y con ello, las bases filosóficas orteguianas se desplegaron lanzando puentes con la filosofía de Unamuno, mucho más agustiniana y pendiente de un saber del alma. Con ello, la estructura comunitaria dejó de contemplarse en términos sacrificiales y se estableció en términos de la comunidad de la locura y del delirio, de índole más bien quijotesca. Con ello, Zambrano logró la síntesis más relevante de los dos grandes maestros de la filosofía española del siglo XX y ofreció la idealización filosófica más extrema de la experiencia del exilio republicano.


IV: La aspiración sistemática de Zubiri: Naturaleza, Historia, Hombre y Dios.

Frente a este neognosticismo de Zambrano, el pensamiento de Zubiri desplegó la influencia de Ortega en una dirección completamente opuesta, propia de un pensamiento enraizado en la inmanencia, que hizo de la religión mucho más el aspecto religatorio de lo real, que una instancia pneumática trascendente y extramundana. Este aspecto clásico de su pensamiento, que siempre optó por una influencia que iba desde Aristóteles a Hegel, llevó a Zubiri a un trabajo sistemático sin precedentes en la filosofía española desde Suárez, capaz de mantenerse al margen de la circunstancia histórica bajo la que se desarrolló, pero que contra todo pronóstico acabó teniendo repercusiones políticas con la teología de la liberación de I. Ellacuria. Con este pensamiento decididamente metafísico, Zubiri reaccionó contra el historicismo radical de Ortega y ofreció un camino hacia la reconquista de un sentido del ser y de la naturaleza en todos los niveles de lo real y también en el antropológico.

V: Los debates filosóficos de la Transición Democrática.
La muerte de Ortega y el carácter más bien esotérico de la filosofía de Zubiri, así como el desconocimiento de la figura de Zambrano en toda la complejidad de su pensamiento, determinaron que la normalización del pensamiento español se realizara sobre la doble influencia de la incorporación del neopositivismo lógico y la filosofía marxista. Esta doble dirección, protagonizada por Manuel Garrido y Manuel Sacristán, enmarcó la recepción de los debates filosóficos que se dieron entre Popper y Adorno acerca del estatuto de las ciencias sociales, y concentró los esfuerzos en una reflexión metafilosófica sobre el lugar de la filosofía en la comprensión de la Universidad. En estos debates, la figura de Gustavo Bueno hizo aportaciones centrales, derivadas de una comprensión original de la filosofía como sistema, pero que logró aportaciones interesantes en la antropología y en la crítica de la teoría de la cultura. En este panorama, los nietzscheanos más jóvenes encontraron un camino propio entre un positivismo lógico cada vez más frágil, un marxismo erosionado por la propia experiencia histórica y un sistema esotérico y voluntarista. Entre estos protagonistas, la filosofía española se ha normalizado como forma específica de pensar el presente con toda la complejidad de opciones. Quizá hoy podemos abordar este tiempo con la suficiente distancia como para establecer un pronóstico acerca del futuro inmediato.

Evaluación

Examen (que deberá incluir un comentario de texto): 85%
Participación en clase, uso de las tutorías, realización de trabajos sobre cuestiones tratadas en la asignatura: 15%

Bibliografía

Miguel de Unamuno:
Del Sentimiento trágico de la vida y Tratado del amor de Dios, Tecnos, Madrid, 2005.
En torno al casticismo. Con las cartas con Ganivet. Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, 1995.
San Manuel Bueno Mártir. Madrid, Cátedra, 2006.
José Ortega y Gasset
El Tema de Nuestro Tiempo. Prólogo para alemanes. Tecnos, Madrid, 2002.
Ensimismamiento y Alteración. Obras Completas, Tomo V, Madrid, 1998.
Historia como Sistema. Biblioteca Nueva, Madrid, 2007.
Ideas y Creencias. Revista de Occidente, Madrid, 1997.
Meditación sobre la Técnica, Revista de Occidente, Madrid, 2004.
Meditaciones del Quijote. Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, 2005.
María Zambrano.
Claros del Bosque. Madrid, Cátedra, 2001.
El hombre y lo divino, FCE, México, 2007.
Filosofía y Poesía, FCE, México, 2010.
Hacia un saber del alma, Alianza, Madrid, 2008.
Los bienaventurados, Siruela, Madrid, 2004.
Persona y Democracia. La historia sacrificial, Siruela, 2004.
Xavier Zubiri.
El Hombre y Dios, Alianza, Madrid, 1988.
El Hombre, lo real y lo irreal, Alianza, Madrid, 2005.
Inteligencia sentiente. Version abreviada, Tecnos, Madrid, 2004.
Naturaleza Historia y Dios. Madrid, Editorial Nacional, 1981.
Tres Dimensiones de lo humano, Individual, social, histórica, Alianza, Madrid, 2004.
Manuel Sacristán
Cristianos y marxista, Los problemas de un diálogo. Madrid, Alianza, 1969.
El orden y el tiempo. Trotta, Madrid, 1998.
Papeles de Filosofía, Panfletos y materiales, II, Icaria, Barcelona, 1984.
Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores, Barcelona, Nova Terra, 1968.
Gustavo Bueno
El animal divino : ensayo de una filosofía materialista de la religión, Publicación Oviedo, Pentalfa, D.L. 1996.
El mito de la cultura: ensayo de una filosofía materialista de la cultura, Barcelona, Prensa Ibérica, 1996.
El papel de la filosofía en el conjunto del saber, Madrid, Ciencia Nueva, 1970.
Ensayos materialistas, Madrid, Taurus, 1972.

Otra información relevante

La bibliografía completa que se seguirá durante el curso, será entregada por el profesor el primer día de clase.

Estructura

MódulosMaterias
No existen datos de módulos o materias para esta asignatura.

Grupos

Clases teóricas
GrupoPeriodosHorariosAulaProfesor
Grupo teórico A - - -RAMON EMILIO MANDADO GUTIERREZ
Grupo teórico B - - -ANTONIO RIVERA GARCIA
Grupo teórico T - - -