El Archivo: Historia y Presente

El Archivo General es el órgano encargado de gestionar el patrimonio documental de la Universidad, cumpliendo con una doble función cultural y administrativa. Se integra en la Dirección del Archivo General y Protección de Datos, dependiente  de la Secretaría General.

Forman parte del patrimonio documental de la Universidad Complutense de Madrid todos los documentos que ésta  produce o recibe por cualquier medio, independientemente de su antigüedad,  de su soporte o de la ubicación que éstos tengan. Dicho patrimonio se encuentra sometido al Estatuto de la Universidad Complutense, al Reglamento del Archivo General de la UCM y a la legislación tanto autonómica como estatal en materia de archivos.

En consecuencia, el AGUCM custodia no sólo la documentación de la UCM propiamente dicha, sino también de las instituciones que la han precedido (Universidad Central, Universidad Literaria de Madrid, Universidad de Alcalá) y de las que, de un modo u otro, se han acabado integrando en ellas: el Colegio Imperial, las escuelas normales y de magisterio, o varias escuelas profesionales y especiales.

La Universidad Complutense fue fundada por el cardenal Cisneros, como consecuencia de la Bula "Inter cetera", otorgada por el papa Alejandro VI en 1499, por la que se le concedía el privilegio de fundar y construir un Colegio de Escolares que debía ubicarse en Alcalá de Henares.

La invasión napoleónica causaría estragos en una Universidad que agonizaba desde finales del XVIII. Tras algunos intentos previos, en 1836 se trasladó a Madrid con gran parte de su patrimonio bibliográfico y documental, como se desprende del reglamento interno de 1853, en el que consta la existencia de un archivo dependiente de la Secretaría General. La creación del cuerpo de archiveros y bibliotecarios y de su órgano superior, la Junta Facultativa, fueron decisivos en el funcionamiento del Archivo Universitario de Madrid, durante la segunda mitad del siglo XIX.

En 1895 se decreta la integración de los archivos universitarios en las correspondientes bibliotecas, perdiendo estos su definición en los organigramas de las universidades. En el caso de la Universidad de Madrid, el Archivo se incorpora a la Biblioteca de la Facultad de Derecho, como una sección de la misma. Poco después, la Universidad autoriza la salida de la documentación de los antiguos colegios alcalaínos al Archivo Histórico Nacional.

Tras la Guerra Civil, la Ley de Universidades de 1943 estableció la fragmentación de la custodia del patrimonio documental, haciendo depender el archivo histórico de la dirección de las bibliotecas universitarias y el administrativo de las secretarías generales. Una ruptura que, en el caso de la Universidad Complutense, se mantendría hasta 2004, año en que el Archivo General (AGUCM) se configura como un servicio administrativo único, de carácter transversal, vinculado a la Secretaría General. 

En la actualidad, el AGUCM es un centro moderno, con un lugar propio dentro de la organización de la Universidad Complutense de Madrid. Está compuesto por pequeño sistema de archivos, integrados en una dirección única. Por un lado, los archivos centrales, encargados de gestionar la documentación relativamente reciente y todavía cercana a las oficinas que la generaron. Por otro lado, el Archivo Intermedio e Histórico, responsable de la custodia y el tratamiento de la documentación de valor permanente. Así, en su conjunto el AGUCM aparece como el auténtico gestor de la memoria de la Universidad Complutense en sus siete siglos de historia.

 


Memoria del AGUCM