Noticias - Universidad Complutense de Madrid

José Antonio Campo, in memoriam

20 MAR 2020 - 21:27 CET

En estos momentos, duros, de aislamiento, sin contacto con quienes queremos y nos quieren, es especialmente desgarrador perder a uno de los mejores y no poder acompañar a su familia, a Laura, a Cristina y a Andrés; y no poder consolarnos entre nosotros. En medio de la situación de alarma que vivimos, nos ha golpeado la peor noticia: el fallecimiento de nuestro amigo y compañero José Antonio Campo.

Garante en nuestra Universidad de la calidad, supo entenderla como algo que requería esfuerzo, trabajo, visión profesional y pasión. Y con esos mimbres empezó a revisar todo el sistema y en poco tiempo -los 9 meses desde que se hizo cargo del Vicerrectorado de Calidad-  pergeñó importantes planes de reforma, con gran rigor, pero con la sensibilidad de ponerse en la piel de todos los afectados; tenía un plan global, no un puñado de parches, y entendía la calidad como algo que debía atravesar todo nuestro sistema.

Su dedicación a la docencia, la investigación y la gestión en la Facultad de Ciencias Químicas fue ejemplar. Sus estudiantes y  compañeros nos trasmiten esa idea, sin dar crédito a lo que ha pasado y en medio de un inmenso dolor que compartimos con vosotros porque también era un poco “nuestro”.

Los que le acompañábamos en el equipo rectoral pensamos el 13 de marzo, al salir del Rectorado, para no volver hasta no se sabe cuándo, que se nos venía encima una etapa difícil, inédita y de muy difícil manejo en la Universidad. Lo que no podíamos imaginar es que la noticia preocupante sobre la salud de José Antonio, que recibimos esa noche, se convertiría en la peor noticia una semana después.

Tuve la suerte -o la desgracia, según se mire- de ser la última persona del equipo que habló contigo el día 13: estabas preocupado por lo que a mí me preocupaba; como siempre, lo primero era tu generosidad. Y ninguno de los dos sabíamos que, minutos después, la preocupación iba a ser otra.

Nos dejas un hueco enorme que ni podemos, ni queremos tapar.

Querido amigo, querido “Jacampo” –como me permitía llamarte-, hoy solo podemos pensar en ti.

José Antonio, gracias por tu entrega, tu generosidad y tu cariño. Quedas imborrable en nuestro recuerdo.

 

Araceli Manjón-Cabeza Olmeda

Madrid, 20 de marzo de 2020

 

José Antonio Campo, in memoriam - 1

Todas las noticias »