Noticias - Cursos del Escorial

Luis Alberto de Cuenca: "He vivido los Cursos año tras año con la sensación de que forman parte del tejido más íntimo de mi vida"

30 años de recuerdos

25 NOV 2016 - 14:14 CET

Los Cursos de Verano de la Universidad Complutense han sido, son y espero que seguirán siendo una realidad importante en mi vida. No participé en su primera convocatoria, pero la viví muy cerca a través de mi maestro, Manuel Fernández-Galiano, que dirigió, yo creo que en agosto de 1988, el que iba a ser el último curso de que dirigiría en su vida, pues iba a fallecer en septiembre de ese mismo año, dejando huérfanos a sus hijos y a sus discípulos. A partir de entonces sería otro de mis maestros, el irrepetible Antonio Fontán (1923-2010), quien tomó el testigo de los cursos de Filología Clásica en El Escorial, adoptándome como secretario perpetuo de los mismos (y digo “perpetuo” porque lo fui en todas las ocasiones en que Fontán los dirigió). Fue una auténtica fiesta colaborar con don Antonio en esos cursos. Conocí a gente mítica de nuestra especialidad como John Chadwick —uno de los descifradores, junto con el malogrado Michael Ventris, de la escritura micénica lineal B—, o como Pierre Grimal, el gran latinista francés, uno de los mayores expertos en mitología que ha conocido el mundo.

         Después de mi experiencia como secretario a lo largo de los años 90, seguí participando en los Cursos de Verano de la UCM hasta el día de hoy, yo diría que anualmente (aunque pudiera ser que algún año no participara), como director de curso o como mero conferenciante, siempre con la ilusión de volver a San Lorenzo de El Escorial cada verano. Pero la foto que ha elegido por mí mi amiga Antonia Cortés pertenece a 1989, el año en que me estrené en los Cursos. Tenía entonces treinta y ocho años, pero parezco un veinteañero. Estoy al lado del insigne arquitecto Ignacio Vicens y Hualde, que también parece jovencísimo en la fotografía. Como yo, pertenecía —y sigue perteneciendo— al comité de redacción de Nueva Revista, la formidable publicación periódica fundada por Fontán y ahora dirigida por Miguel Ángel Garrido y patrocinada por la UNIR. Me gusta evocar aquel encuentro, porque Nacho Vicens me cae muy bien y lo he admirado siempre mucho como arquitecto. Veo la foto y siento el peso del tiempo. Hace casi treinta años que echaron a andar los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial. Los he vivido año tras año con la sensación de que forman parte del tejido más íntimo de mi vida.

 LUIS ALBERTO DE CUENCA

Madrid, 11 de noviembre de 2016

 

Luis Alberto de Cuenca:  "He vivido los Cursos año tras año con la sensación de que forman parte del tejido más íntimo de mi vida" - 1

Todas las noticias »