Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

El director de “ABC” y el director general de “Público” abogan por los valores clásicos de la profesión periodística

Ante la eclosión de las redes sociales

5 jul 2016 - 18:28 CET

Javier Picos / Fotos: Nacho Calonge

Las redes sociales han transformado la forma de comunicarnos y también, en cierta medida, el periodismo actual. Frente a los datos sin contrastar, la inmediatez que impide profundidad o los tuits apresurados, Bieito Rubido y José María Crespo, director de ABC y director general de Público, respectivamente, reivindicaron la esencia del periodismo, independientemente de los soportes que se utilicen.

En el curso dirigido por el escritor Eduardo Jordá y el periodista José Manuel Carcasés sobre Saber escribir: del papel a las redes sociales, Rubido alertó de la “ansiedad compulsiva” por intentar colgar cualquier información, desatando “tormentas, enormes hogueras y apocalipsis que no tienen nada que ver con la cotidianeidad de la gente”. En esa línea, y admitiendo que “el impacto sistemático de montones de información” no significa estar más informado, Crespo señaló que hay “mucho mundo” fuera de Twitter y Facebook.

Si bien ambos opinaron que cualquier resistencia a las nuevas tecnologías es “absurda”, cada uno defendió su propio terreno. Mientras el director general de Público destacó el creciente papel de los medios digitales y la “evidente” derrota de los periódicos tradicionales en su condición de medios de comunicación de masas, el director de ABC aludió a la profundidad en los temas que aportan los diarios frente al “esquematismo” de muchas de las informaciones de los nuevos medios: “Los periódicos son necesarios porque manejamos el caos, lo ordenamos, lo jerarquizamos y damos una óptica del mundo”. 

En esta vorágine de contenidos, los dos periodistas elogiaron los valores tradicionales de la profesión: “una buena historia que debe ser cierta, que esté bien escrita y que interese a la gente”, según Rubido, y “pisar la calle, palpar la realidad y apretar a quien genera la noticia”, de acuerdo con Crespo.

En otro orden de temas, Crespo criticó la otra cara de la revolución tecnológica, aquella que se ha llevado por delante “gran parte” del prestigio y las condiciones laborales del periodista. “Se ha perseguido acabar con los periodistas veteranos por tener una tropa inmensa de jóvenes a los que se obliga a ser autónomos”, enfatizó.

Por otra parte, Rubido lanzó al aire las siguientes preguntas: ¿se puede hacer periodismo con carga literaria?, ¿se pueden explicar temas como la bajada de la Bolsa desde lo literario? La respuesta a este debate histórico, a su juicio, está en la precisión, la veracidad y los datos porque el periodismo, dejando de lado géneros como el reportaje, no debería ser literatura sino “información veraz, exacta, honesta y fragmentaria”.

Aunque recordó la tradición literaria de ABC con firmas como Emilia Pardo Bazán, Miguel de Unamuno, Vicente Blasco Ibáñez, Azorín o Jacinto Benavente, el director del diario del grupo Vocento apostó por la claridad y la concisión a la hora de abordar la actualidad, aunque sin olvidar que el profesional ante todo debe escribir bien. Aludiendo a una reflexión de Ortega y Gasset, “o se hace literatura o se precisa (eso es el periodismo) o se calla uno”.

El director de “ABC” y el director general de “Público” abogan por los valores clásicos de la profesión periodística - 1

Volver »