Portada » Noticias » Veintiún perros viven en perfectas condiciones en el Hospital Clínico Veterinario Complutense

Noticias - Universidad Complutense de Madrid

Veintiún perros viven en perfectas condiciones en el Hospital Clínico Veterinario Complutense

Veintiún perros viven en perfectas condiciones en el Hospital Clínico Veterinario Complutense

Publicado el 30/05/2016 a las 13:47 horas

Veintiún perros, Beagles adultos con una media de seis años de edad, viven en perfectas condiciones en el Hospital Clínico Veterinario Complutense

  • Los 21 perros se distribuyen según sexo y compatibilidad de caracteres.
  •  Todos reciben diariamente, por parte de un cuidador y un alumno colaborador, cuidados generales de limpieza y alimentación.

 

Veintiún perros, Beagles adultos con una media de seis años de edad, y en excelentes condiciones forman parte del gran equipo disciplinar que conforma el Hospital Clínico Veterinario de la Complutense. Un centro ubicado en una Facultad que fue la primera en España en conseguir en 1999 la aprobación de la EAEVE (European Association of Establishments for Veterinary Education). Una certificación de calidad que significa que las enseñanzas impartidas en el Centro cumplen con los rigurosos protocolos establecidos por dicha asociación y por el Comité de Educación de la UE, constituyendo un signo de prestigio y excelencia para los alumnos que realizan sus estudios en la Facultad. De hecho, por la calidad de los programas formativos que ofrece y por el personal docente que imparte el grado, esta facultad ocupa el puesto 43 del Ranking QS 2016 de las mejores universidades del mundo para estudiar Veterinaria.

De acuerdo a esta certificación y al exigente código de ética interno que impera en el Hospital Clínico Veterinario Complutense, se garantizan a estos animales las mejores condiciones de alojamiento, atención, cuidados médicos y de BIENESTAR GENERAL.

Los protocolos que se aplican a los perros en el animalario son:

ANUALMENTE, vacunación frente a Rabia, Moquillo, Hepatitis infecciosa canina, Leptospirosis, Parvovirosis, Tos de las perreras (Parainfluenza y Adenovirus tipo II) y Coronavirus. Limpieza dental bajo anestesia, previa revisión prequirúrgica. Incluye revisión física completa, electrocardiograma, ecocardiograma -si se considera necesario-, analítica de sangre (hematología y bioquímica) y determinación de anticuerpos frente a Leishmania en suero.

SEMESTRALMENTE, analítica de sangre completa (hematología y bioquímica). Una vez al año coincide con la revisión prequirúrgica para la limpieza dental. 
Electrocardiograma y ecocardiograma en pacientes que lo necesitaran.

TRIMESTRALMENTE, desparasitación interna. 

MENSUALMENTE, limpieza de oídos preventiva y desparasitación externa con pipetas (de marzo a octubre).

Los perros del animalario de la Facultad de Veterinaria viven según un sistema perfectamente regulado: el Real Decreto 53/2013 establece no solo sus condiciones de alojamiento, sino también las personas requeridas para su cuidado. Su cumplimiento está sujeto a una supervisión múltiple: por la Comunidad Autónoma, que realiza inspecciones periódicas; por un Comité de Ética de la Facultad, encargado de la memoria de cada programa docente que incluya el empleo de un animal; y por un órgano habilitado –exterior al centro–, que revisa y aprueba cada memoria que cuente con el visto bueno del Comité de Ética. Si todos los informes son positivos, se remiten finalmente a la Comunidad Autónoma para su aprobación final. Un sistema, por tanto, garantista.

El empleo de los perros del animalario es muy necesario en prácticas docentes con alumnos abarca varias asignaturas y tienen un enfoque práctico. Incluyen actividades como la exploración con auscultación, valoración del pulso, etcétera, es decir, prácticas veterinarias rutinarias que los estudiantes deben aprender y practicar antes de ejercer la profesión. Para acostumbrarlos a entrar en una sala donde encuentran los estudiantes que van a trabajar con ellos, se inició hace dos años un programa de socialización, en el que participan de forma voluntaria alumnos de la Facultad. Fue propuesto por expertos en comportamiento animal que evaluaron a los perros y comprobaron que podrían verse beneficiados. Durante el desarrollo del programa, los perros se acostumbran paulatinamente a la interacción con nuevas personas y a relacionarse entre ellos. 

Todas las noticias »