Másteres oficiales

Presentación

El Teatro ha ocupado siempre un lugar de relieve en la cultura española. Pese a ello, no ha tenido el reconocimiento suficiente en la universidad. El hecho de que no sea considerada un área de conocimiento en nuestro sistema universitario, junto a la escasez de cátedras de Teatro propiamente dichas, es sin duda una de las causas de esa falta de reconocimiento; falta de reconocimiento que contrasta con lo que sucede en otros países de nuestros entorno. Llegado el momento de inserción en el Espacio Europeo de Educación Superior, la universidad española debe reconocer el papel fundamental del Teatro al menos en la formación especializada que acredita un Máster como el que proponemos. Como se comprueba en las líneas que sigue, su justificación no se basa en razones puramente teóricas o en motivos voluntaristas, sino en una experiencia académica e investigadora que hemos podido desarrollar en estos años anteriores. 

El Máster presenta, pues, en primer lugar, un indudable interés académico, en cuanto va a ofrecer, por vez primera, unas enseñanzas que no se ofrecen en ninguno de los grados existentes.

En segundo lugar, tiene un indiscutible interés científico, al poder encauzar y centralizar las investigaciones sobre la historia del teatro, la crítica del texto dramático y la evolución y el estado actual del hecho escénico. También en este punto el elenco de profesores implicado en el Máster ofrece una garantía indudable, por los numerosos proyectos de investigación en que se han visto comprometidos.

En tercer lugar, ofrece un interés profesional también obvio. Por primera vez las enseñanzas del Teatro se van a impartir no sólo en el ámbito de las Escuelas de Arte Dramático, necesariamente limitado, dado su singular estatuto que no les permite impartir enseñanzas de especialización.