Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Un capital pequeño y un modelo de negocio innovador, claves de la startup

17 JUL 2018 - 13:58 CET

Juan Carlos González / Foto: Nacho Calonge 

El presidente de la Asociación Española de Asesores Fiscales. José Ignacio Alemany, reconoció que el concepto startup no es nuevo ya que “a finales de los 90 ya estaba de moda, cuando empezó internet”. El abogado recordó que la constitución de la llamada empresa startup no tiene definición legal, sin embargo pueden entenderse como “empresas de nueva creación cuya característica startup es temporal”.

Dichas empresas, creadas en su mayoría por emprendedores jóvenes, tienen en su mayoría un carácter tecnológico y grandes posibilidades de crecimiento estable. “Son empresas que crecen al abrigo de una idea”, añadió Alemany dentro del curso Los retos del derecho ante la economía digital y las nuevas tecnologías, dirigido Miguel Ángel Martínez Lago y José Manuel Almudí Cid.

 

El éxito de las startups radica en un menor capital y unos modelos de negocios nuevos e innovadores. Como ejemplo de formas de financiación, el abogado enumeró el crowfunding, los préstamos participativos o el capital de riesgo. Por otro lado, entre sus ventajas, dichas empresas requieren una mayor simplificación de trámites y beneficios más rápidos. Posteriormente, Alemany explicó que un proyecto de negocio de ésta índole tiene que seguir un esquema basado en: un plan de empresa (identificar, describir y analizar una oportunidad de negocio), realizar un estudio de viabilidad técnica, económica y financiera así como la elección de un modelo de negocio y forma jurídica. “Hay que acomodar las normas fiscales al tipo legal”, dijo Alemany.

 

Pactos para evitar conflictos

En dicho apartado legal, entra en juego la figura del pacto de socios. “Estos pactos permiten una mayor flexibilidad frente a los estatutos sociales y pueden no ser inscribibles en el registro Mercantil”, explicó Ori Assa, abogado de Latham & Watkins. Parafraseando al jurista Cándido Paz-Ares, dicho modelo es un “contrato entre todos o alguno de los socios o accionistas de una sociedad con el fin de complementar, concretar o modificar, en sus relaciones internas, las reglas legales y estatutarias que la rigen”. Los pactos parasociales o de socios tienen clausulas económicas o políticas. En las primeras, se incluyen las aportaciones o las políticas generales de la sociedad mientras que en las segundas hay espacio para los pactos de no competencia o el equipo directivo.

El curso contó con la presencia de un ejemplo de economía colaborativa con gran proyección internacional. “En dos años que llevo en la empresa hemos pasado de estar en tres países a situarnos en más de 60 ciudades de 30 países”, reconoció Jaime Millán, director comercial de Glovo App. Esta startup de reparto de productos a domicilio ha dejado de ser startup dada su gran proyección internacional. En su modelo, entran en juego el usuario, los intermediarios y los empleados.

Elementos como la protección de datos o el apartado legal también son claves para el éxito de una startup. Precisamente, entre los retos legales de Glovo App, Millán destaca: la limitación del reparto de determinados productos, el análisis y adaptación a la fiscalidad o la legislación en materia de profesionales independientes. “España es un país muy exigente en la normativa de autónomos”, reconoció Millán. De ahí que dicha empresa haya tenido que adaptarse al modelo de negocio de cada territorio.

La nueva normativa europea de Protección de Datos ha incidido en las formas de trabajo de dichas empresas. “Hemos realizado una revisión de los supuestos de transferencia internacional de datos y encargados del tratamiento de datos” a través de un mapa de Flujos de Datos y potenciar las relaciones con la Agencia Española de Protección de Datos, reconoció Millán.

Un capital pequeño y un modelo de negocio innovador, claves de la startup - 1

Todas las noticias »