Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Javier Cercas, o la hipérbole de la narrativa

El escritor habló sobre realidad y ficción en su obra literaria

17 JUL 2015 - 13:42 CET

La normalidad no existe, es una estafa. O al menos así lo cree Javier Cercas, quien se ha distinguido durante los últimos años por escribir novelas “sin ficción”, que le han convertido en uno de los escritores con más éxito de nuestro país. Soldados de Salamina, Anatomía de un instante o la más reciente, El impostor, son las obras más reconocidas de este autor extremeño afincado en Cataluña que asegura no ocuparse de la realidad, tampoco de la singularidad, pero sí de lo humano.

Emulando al desaparecido Francisco Umbral, Javier Cercas participó en el curso Los excesos de lo normal y los defectos de la cordura para hablar de su libro, El impostor, cuyo argumento encaja a la perfección entre los contenidos del seminario. La historia que se desarrolla a lo largo de las páginas de esta novela se centra en la vida de Enric Marco, un personaje real cuya vida giró en torno a una gran mentira: su inventada estancia en el campo de concentración de Mauthausen (Austria) durante la II Guerra Mundial. Marco, que llegó incluso a ser presidente de una de las asociaciones de deportados españoles en los campos nazis, fue calificado por Mario Vargas Llosa a propósito del libro como “el mayor impostor de la historia”, y por el propio Cercas, como “el Maradona o el Picasso de la impostura”.

No obstante, Javier Cercas cree que Marco no es muy distinto a las demás personas, porque “todos somos un poco impostores, nos engañamos a nosotros mismos y engañamos a los demás, solo que él llevó la mentira a un límite monstruoso”. El autor comparó al personaje real de su novela con otros singulares de la literatura para justificar que este medio también se ha movido desde siempre en extremismos similares: “Macbeth nos fascina porque es la hipérbole de la ambición; Hamlet porque es la hipérbole de la autoconciencia y Romeo y Julieta, la del amor. Para mí Enric Marco es la hipérbole de la impostura”, afirmó Cercas.

Y es que para el escritor extremeño la ficción pura no existe porque está contaminada por la realidad. Tal vez por ello para Cercas las vidas inventadas como la de Enric Marco son posibles porque hay una sociedad receptiva que solo quiere escuchar lo que le interesa. “A la gente no le gusta la realidad, le gustan las mentiras consoladoras, bonitas, digeribles, edulcoradas y sentimentales, mientras que la realidad es dura, triste y brutal”, aseguró. 

Javier Cercas, o la hipérbole de la narrativa - 1

Todas las noticias »