Cursos del Escorial

Noticias - Cursos del Escorial

Eulalia Valldosera: "Lo que propone mi obra es un paralelo con la psique humana"

Taller de Dibujo y Energía en El Escorial

11 MAY 2018 - 11:23 CET

Eulalia Valldosera impartirá un taller en El Escorial. Esta artista, que recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2002, lleva años trabajando con la luz sin olvidar la oscuridad, convencida de que “el encuentro con las sombras tiene un efecto psicológico profundo”.  Durante sus clases, del 2 al 6 de julio, aunará el dibujo y el movimiento de la propia energía mediante una técnica que ella ha inventado, para el desarrollo de nuestra percepción. Los alumnos de este taller, que combina arte, mística y cuántica, realizarán “un viaje individual y colectivo planteado como un rescate de nuestra esfera intuitiva que a menudo vive distorsionada bajo programas, creencias o traumas”. Una interesante experiencia en donde la naturaleza es tan importante como la necesidad de mirar hacia dentro, proceso, asegura Valldosera, en el que el Arte puede hacer mucho.

-Luz y sombra, dos mundos opuestos pero necesarios, ¿qué le llevó a emprender este camino de búsqueda?

El claroscuro ha sido un tema recurrente en arte. Con el nacimiento del cine y la fotografía aparecieron nuevas herramientas de trabajo que, junto al concepto de 'puesta en escena', propiciaron mi elección de trabajar con luz artificial.

El nacimiento de la imagen analógica tuvo lugar en un teatro, en un entorno de magia. La inclusión del tiempo en relato fotográfico y fílmico, el mismo acto de proyectar una película, sigue evocando en nosotros la idea de aparición sobrenatural. Nos provocan fascinación e inconscientemente nos remiten a las sombras de las cavernas donde, gracias al dominio del fuego, nos formamos una idea de comunidad y empezamos la construcción de un imaginario colectivo.

Para hacer visible los haces de luz en mis instalaciones, trabajo en la oscuridad. El encuentro con las sombras tiene un efecto psicológico profundo. Cercano al lenguaje de la psique que asocia la luz a la positividad, a todo aquello con un contenido espiritual, en oposición a la oscuridad que es sinónimo de miedo. Tenemos una mente dual, que divide y polariza, y para llegar a sintetizar lo opuesto, para conocer su complementariedad, debemos explorar previamente ambos mundos.

 

- Usted investiga las relaciones existentes con nuestro exterior como un medio para conseguir el cambio, la sanación, ¿cree que nuestro mundo está enfermo?

El arte puede tener un efecto profundamente desestabilizador o armonizador. Con mi obra artística creo ambigüedades que impulsan al espectador a tomar conciencia de sus propios mecanismos de percepción. Vemos aquello que queremos, nuestro lenguaje visual depende de nuestro lenguaje interno. El cambio al que invoco en mis últimas producciones vendrá dado a través de un trabajo de interiorización. Que el mundo está enfermo no lo digo yo, es más bien una cuestión de compromiso con lo que está sucediendo, pues vamos hacia una masiva extinción de especies, los mares, el aire, sufren una grave contaminación. Lo que propone mi obra es un paralelo con la psique humana. Lo que está dentro está fuera. Es necesario mirar hacia dentro, y el Arte puede hacer mucho para acompañar este proceso.

 

- ¿Por qué no nos paramos a mirar hacia nosotros mismos, hacia los demás?

Hemos perdido el lenguaje, las pautas que nos ayudaría a entender nuestro ser como un campo energético. Las religiones, y desde la Ilustración, la medicina alopática, han usurpado muchos conocimientos acerca del puente existente entre psique y cuerpo, pues es ahí donde el ser asume su potencial espiritual y eso le empodera. No ha interesado que las personas creamos nuestras propias reglas, asumamos nuestras responsabilidades hacia el entorno inmediato, honremos a la tierra, a nuestros iguales. Vivimos en la diferencia indiferente, en occidente nos hemos olvidado y si hemos practicado, casi siempre en círculos de iniciados más o menos secretos, algún tipo de disciplina mística ha sido concibiendo una espiritualidad que llega desde 'arriba', por así decirlo, en cierto modo muy masculina, y desde luego, excluyente.

 

- ¿Qué beneficios cree que se conseguirían, individuales y como colectivo, si diéramos más importancia a la espiritualidad?

No concibo una espiritualidad separada de una materialidad, en el sentido de poner en su justo lugar a los 'cuidados' básicos que nuestros cuerpos, los miembros débiles de nuestra sociedad -niños, inmigrantes, sin techo…etc.- requieren para dignificar el sentido real que para mí tiene la palabra cultura. Cultura es cultivar, domesticar, añadir luz, y para ello el Arte puede ofrecer herramientas al colectivo, lo que implica abandonar la protección del nido 'exclusivo' donde ahora tiene lugar el arte contemporáneo.

 

- ¿Pueden trasladarse los conocimientos que se adquieran en el Taller sobre Dibujo y Energía, a otros terrenos de nuestro entorno más allá de las propias inquietudes artísticas?

Por supuesto. Llevo ya dos años ensayando una metodología que atiende al lenguaje del dibujo como una escritura cognitiva, más completa que la literatura. Toda profesión tiene su área creativa, la toma de decisiones, la necesidad de visualizar situaciones relacionales, conceptuales... y saber plantear cuestiones mediante la ubicación de la línea y el color en un espacio en blanco es de gran ayuda para estimular áreas dormidas de nuestras actividades, ponerlas en relación a otras... un dibujo es un mapa, es una expresión que utiliza la lógica y la asociación y le habla al subconsciente de una manera más directa que la palabra.

- En el planteamiento del Taller cobra especial importancia el indagar en las intuiciones personales para descubrir habilidades ocultas por diversos motivos. ¿Cree que el terreno creativo todos llevamos un artista dentro?

Todos llevamos a un ser creador dentro, y muy reprimido a veces, pues se ha juzgado la actividad creativa como una pérdida de tiempo. Las soluciones a muchos temas vienen a través del juego, o de saber plasmar todas las partes que entran a formar parte de éste. Hay una parte del ser que sí tiene respuestas, tiene una perspectiva más holística de nuestros movimientos. Hay técnicas que propician que despierte esa parte que solo está dormida.

- ¿Qué papel puede jugar la física cuántica en el proceso de búsqueda, hallazgo y puesta en práctica de nuestras destrezas artísticas o vitales?

En el taller aprenderemos técnicas visibles e invisibles de visualización y movimiento de nuestras propias energías. Activaremos nuestra intención cognitiva para trazar líneas entre puntos distantes a nosotros o recorriendo partes internas de nuestro cuerpo. La intención unida a ciertos estados de consciencia activa respuestas y propicia cambios en lo que, desde una perspectiva relacional, llamamos exterior. La física cuántica lo explica muy bien, la matemática ha estudiado muchas más dimensiones que la dimensión 3D en la que nos movemos físicamente. Desde el lenguaje científico se pueden comprender muchos fenómenos perceptivos, y la percepción es la puerta hacia la interdimensionalidad del ser humano.

Más información sobre este taller

Eulalia Valldosera: "Lo que propone mi obra es un paralelo con la psique humana" - 1

Todas las noticias »