Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Aprendices e inquietudes para delimitar las líneas rojas en la comunicación

8 JUL 2019 - 19:30 CET

Celia Sánchez Morrón / Foto: Nacho Calonge

Seis alumnos no saben que van a protagonizar un directo en  un programa de radio. Vivirán en sus propias carnes una mezcla de nervios y emoción. La inauguración del curso Lo prohibido y permitido en la cultura y comunicación, dirigido por el periodista y escritor José Manuel Carcasés empezó de un manera atípica al albergar el programa Buenos días Madrid, que presenta Isabel García Regadera. Entre los entrevistados figuró Manuel Álvarez Junco, director general de los Cursos de Verano UCM, que aprovechó la ocasión para recordar que “los cursos son un punto de encuentro donde interaccionar” debido a que acontecen en el momento del año “en el que el tiempo se dedica precisamente a eso”.

José Manuel Carcasés, que afirmó modestamente no ser “un sabio” sino “un aprendiz”, confesó estar convencido de no saber con exactitud “qué es lo permitido y lo prohibido” y que por ello  “quería traer cosas que inquietasen al asistente, para ver realmente dónde estaba ese límite”. En este punto, el director afirmó que lo permitido “puede ser conocer dónde están los límites, esa línea roja que permite saber qué está bien y qué está mal”. A pesar de ello, Carcasés matizaba que, aunque hay muchas leyes que no nos gustan pero que hay que cumplir, “en todas las ramas del conocimiento existe un espacio de libertad de expresión” en el que “saltarse un poco las normas sin ofender al otro”.

Del mismo modo Manuel Juliá, escritor y periodista, habló sobre “la práctica” en la que “vive”, “algo que no ocurre en la teoría”. Su interés se deposita “en ver lo que de verdad piensa la gente y especialmente los jóvenes”, sobre temas como el independentismo catalán o la situación de pobreza del mundo islámico.  Además, para formar esa “opinión pública de carne y hueso”, el escritor enumeró tres tipos de fuentes de las que obtiene la información: “los otros individuos, los libros y artículos sobre el tema en cuestión y el entorno”.

Por su parte, la escritora Espido Freire, a través de una reflexión sobre “dónde está el límite de lo que se hace bien o mal y quién lo dice” y bajo la mirada atenta de los asistentes, lanzó una mirada a los términos de “verdad” y “mentira” mientras relataba el proceso de creación de sus dos últimas novelas históricas, La flor del Norte, que se ambienta en el reinado de Alfonso X El Sabioy Llamadme Alejandra, cuya trama gira en torno a la última dinastía zarista. Sobre la primera, Espido Freire comentó que “lo bonito” del relato era que, “al ser mentira, podía crear y fabular sin límite”.

En este contexto, José Manuel Carcasés concluyó que “a fin de cuentas” todo es comunicación en la que el emisor y el receptor se retroalimentan todo el tiempo. Para finalizar la primera jornada del curso, deslizó una frase irrebatible: “Mientras haya sociedad, seguiremos comunicando”. Y mientras existan los periodistas, seguiremos informando, piensan los seis alumnos en liza (Irene, Ana, Celia, Juan Carlos, Kheira e Irene).

Aprendices e inquietudes para delimitar las líneas rojas en la comunicación - 1

Todas las noticias »