Noticias - Unidad de Igualdad

La Unidad de Igualdad en la lucha contra el acoso y todas las formas de violencia de género

23 JUL 2020 - 16:31 CET

El compromiso de la Universidad Complutense con el acoso sexual, sexista, por orientación sexual, o identidad y expresión de género, así como por diversidad funcional, racismo, xenofobia, intolerancia religiosa y otras formas de discriminación análogas, es un compromiso serio y riguroso, como corresponde a una institución que considera la igualdad como signo de excelencia y pone los derechos humanos en el centro de todas sus acciones.

Las actuaciones de la Unidad de Igualdad respecto al Protocolo de Acoso vigente, son la expresión del compromiso institucional para generar condiciones que atiendan situaciones concretas y creen las condiciones necesarias para prevenir y erradicar el acoso en la Universidad Complutense de Madrid, siguiendo principios rectores de atención permanente y actuación urgente, especialización profesional, atención integral e interdisciplinariedad. La atención se realiza con independencia de la interposición de la denuncia policial, mediante un seguimiento individualizado de cada situación, para asegurar la necesaria ayuda y prevenir cualquier riesgo o desprotección. La intervención se adecúa a cada persona en los procesos de asistencia y de itinerarios específicos de intervención, siempre con el seguimiento de la/el profesional de referencia en cada caso. Por otro lado, se actúa en todo momento bajo el respeto de los tiempos y ritmos de cada persona, dando credibilidad a sus relatos y no juzgando o restando valor a sus decisiones, como en todos los casos de violencia de género. Por ello, se atiende cada caso de manera personalizada, respetando la autonomía para la toma de decisiones en el proceso de intervención y en el acceso a los recursos puestos a su disposición: queja, denuncia ante la policía, atención psicosocial para la reparación, información para el asesoramiento jurídico tal y como indican las leyes rectoras y el Pacto de Estado contra la violencia de género.

El modelo de intervención está basado en el PRINCIPIO DE DEBIDA DILIGENCIA. La institución, supervisará un proceso de debida diligencia en materia de acoso sexual, sexista, por orientación sexual,  o identidad y expresión de género, así como por diversidad funcional, racismo, xenofobia, intolerancia religiosa y otras formas de discriminación análogas tanto en el procedimiento interno como en el ejercicio del trabajo de cada una/o de las/los profesionales implicadas/os para identificar, prevenir, intervenir y evaluar los casos y acciones que atentan contra los derechos de las personas. Se actuará teniendo en cuenta los principios generales de debida diligencia para la investigación de violación de derechos humanos: 1. Oficiosidad (la actuación debe desarrollarse por las autoridades competentes) 2. Oportunidad (la intervención debe iniciarse de manera inmediata, ser llevada a cabo en un plazo razonable y ser propositiva) 3. Competencia (la investigación debe ser realizada por profesionales competentes y empleando los procedimientos apropiados) 4. Independencia e imparcialidad de las autoridades y profesionales (la investigación debe agotar todos los medios para esclarecer la verdad de los hechos y aplicar responsabilidades) 5. Exhaustividad 6. Garantizando el respeto y la participación de la persona afectada y su red social de apoyo. 7. Protegiendo y respetando el derecho a la protección de datos personales. 8. Respetando el principio de presunción de inocencia.

Por otro lado, se asegura en todo momento el derecho a la asistencia social integral desde el DAS, Dispositivo de Atención Social de la Unidad de Igualdad, y el seguimiento personalizado de los casos por parte de profesionales específicos y/o externos cuando se considere necesario

La Unidad de Igualdad podrá realizar asesoramiento en diferentes fases del proceso, pero nunca podrá interponerse o inmiscuirse en procedimientos judiciales o policiales u otros ajenos a la Universidad, y la Universidad debe suspender la tramitación jurídica de los expedientes abiertos, hasta que se pronuncie el poder judicial.

Se reconoce la contribución de las organizaciones feministas en los procesos de denuncia e intervención, pero es necesario trabajar respetando la legislación vigente y teniendo en cuenta las limitaciones de los Protocolos de intervención y las diferentes competencias asignadas en las leyes aplicables y en el Pacto de Estado contra la violencia. Hay procedimientos que la Unidad de Igualdad puede hacer y otros que por Ley no puede asumir para no impedir el correcto desarrollo de los procedimientos judiciales. La Unidad de Igualdad es un órgano administrativo y no sancionador, dado que esta competencia la tiene atribuida la Inspección de Servicios, aunque pueda recabar la información sobre implementación del protocolo y desarrollar las actuaciones que se le asignan en dicho protocolo. Por otro lado, la Unidad de Igualdad tiene atribuidas funciones claras en materia de prevención, por lo cual se desarrollan diferentes actividades encaminadas a formar y sensibilizar a la comunidad universitaria con múltiples cursos dirigidos a PDI, PAS y Estudiantes, y especialmente a aquellas personas que ocupan puestos de responsabilidad, así como campañas de sensibilización y de comunicación.

La prevención es fundamental en todos los casos de violencia. Por ello, trabajar desde la construcción de una cultura de igualdad favorecerá el libre desarrollo de las personas, de su formación integral y de su contribución a una sociedad libre de agresiones en el ámbito profesional y en el ámbito privado. La debida protección a las víctimas cuando se produzcan agresiones de cualquier tipo es un deber, que la Universidad Complutense asume con rigor y responsabilidad.

La Unidad de Igualdad en la lucha contra el acoso y todas las formas de violencia de género - 1

Todas las noticias »