Descarbonización


Numerosas iniciativas de transición ecológica empezaron a tomar forma desde hace años y van dirigidas a la transición energética, industrial y agroalimentaria. En la planificación urbana, esta transición se desarrolla a través de la generación y restauración de espacios verdes, la eficiencia energética especialmente en infraestructuras, las fuentes de energías renovables, la agricultura urbana, el uso compartido de vehículos, la electrificación del parque automotor y el fomento del uso de bicicletas y otros medios de transporte más sostenibles.

La transición ecológica, entonces, es la herramienta clave para lograr la plena descarbonización de la sociedad con el fin de mitigar el cambio climático imperante. De esta manera, la crisis económica, social y ecológica en la que se encuentra la sociedad debe ser considerada como una oportunidad para cambiar la forma de vida actual con acciones concretas y coherentes con el concepto de desarrollo sostenible. Para ello, además de los avances tecnológicos y una transformación digital, se necesita una reconducción o incluso una reinvención de los hábitos y costumbres de la sociedad que, en muchos casos, no es consciente del impacto de sus acciones.

La universidad es motor de cambio social generando, por un lado, ciudadanos responsables que en su actividad diaria tengan una actitud alineada con la Agenda 2030. Por otro lado, incentivando su papel activo como emprendedores que introduzcan innovaciones en el tejido productivo para hacerlo más sostenible. La UCM ya ofrece actividades relacionadas con la sostenibilidad. A estas actividades, accede una comunidad universitaria con inquietudes y se pretende sensibilizar aún más a esta comunidad y al conjunto de la ciudadanía para conseguir que su implicación sea mayor y tratar de conseguir la sensibilización de un mayor número de personas, probablemente con menos inquietudes.

Así, la UCM, en su compromiso con el cambio climático, ha registrado su huella de carbono de alcance 1 y 2 de los años 2018, 2019 y 2020 en el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. De esta manera, la UCM avanza en su plan de descarbonización mediante el cual apuesta por la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).