Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Pasión mundial por los códices árabes del Monasterio de El Escorial

5 JUL 2018 - 23:52 CET

Javier Picos / Fotos: Nacho Calonge

Asombro y belleza. Son los sentimientos que, acompañados de un pormenorizado trabajo de observación y documentación, provocan los códices que examinan los dieciséis alumnos del curso Arabic Codicology the Islamic Manuscript Heritage in the El Escorial Collection, dirigido por Nuria Martínez de Castilla (Ecole Pratique des Hautes Etudes, PSL, París). En una sala del Monasterio de El Escorial, a la que no tienen acceso los turistas, se produce la comunión mágica entre la cultura del pasado y la curiosidad científica del presente. Tesoros que arrojan luz a un selecto grupo de estudiosos de la materia.

El curso, que se celebra por quinto año consecutivo, recibió un centenar de solicitudes procedentes de todo el mundo, pero al final sólo un puñado de privilegiados puede asistir a este seminario eminentemente práctico, aunque con unas pinceladas teóricas. En 2018, la selección ha sonreído a estudiosos de Alemania, Austria, Argentina, Estados Unidos, España, Francia, Irán, Israel, Líbano, Marruecos, Reino Unido, Singapur y Túnez.

Según comentan los profesores que imparten el curso –Nuria Martínez de Castilla y François Déroche (Collège de France)- y José Luis del Valle, director de la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial, que participa en el mismo y ejerce de anfitrión, la colección árabe de la Biblioteca del El Escorial, con sus aproximadamente 2000 códices, está compuesta principalmente por los manuscritos que pertenecieron a la biblioteca del sultán Mūlay Zaydān y que pasaron a formar parte de la biblioteca de Felipe III en 1612. Es una de las pocas bibliotecas del mundo musulmán que se mantiene prácticamente intacta.

Valioso testigo

Mientras que Nuria de Castilla opina que “la colección de manuscritos de la Biblioteca de El Escorial es un valioso testigo desconocido de las relaciones culturales e intelectuales en el Mediterráneo del siglo XVII”, François Déroche confirma que el curso es “una excelente oportunidad para estudiar y dar a conocer la importancia de la colección a investigadores de diferentes partes del mundo”.

El curso Arabic Codicology the Islamic Manuscript Heritage in the El Escorial Collection cuenta  con el patrocinio del Proyecto europeo ERC SICLE (Saadaian Saadian Intellectual and Cultural LifE), dirigido por François Déroche y coordinado por Nuria de Castilla, que investiga la vida intelectual y cultural del Marruecos Saadí (1554-1660) y usa como principal fuente la colección de manuscritos árabes de la Biblioteca del Monasterio de El Escorial, la misma que marca el latido de las sesiones prácticas de la tarde.

Las jornadas dobles también se ven interrumpidas por actos extraordinarios como la propia visita a la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial. Allí, los matriculados pasean su mirada por los volúmenes y por los frescos de Pellegrino Tibaldi que recrean las siete Artes Liberales. El grupo recorre la estancia planteando las dudas al guía de excepción, José Luis del Valle.

El propio director de la Real Biblioteca del Monasterio del Escorial estima también que esta colección, objeto de estudio, es “bastante homogénea, selecta y atractiva por su uniformidad; además, la colección de los manuscritos árabes de El Escorial está mitificada en el mundo árabe”. De hecho, a Del Valle lo invitaron cuando inauguraron recientemente la Biblioteca Nacional de Catar.

En esta relación cultural con el mundo árabe, José Luis de Valle relata, desde su despacho, cómo llevó un par de manuscritos al Palacio del Pardo donde se alojaba la jequesa catarí Sheika Muza con el jeque durante una visita a España. Allí, el director de la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial explicó toda la colección a la jequesa y a la Reina Sofía. Los proyectos, en definitiva, con el mundo árabe, gracias a esta colección, permiten unir lazos con universidades e instituciones culturales de Arabia Saudí, Túnez, Egipto o Marruecos.

Catálogos y colecciones

Aunque queda mucho fondo por digitalizar de la biblioteca  –en su época se microfilmó todo-, eso no impide que se sigan prestando volúmenes y códices (manuscritos anteriores a la invención de la imprenta) a instituciones culturales. Del Valle también comenta que se siente satisfecho de haber elaborado el catálogo de los incunables y de los libros impresos del siglo XVI, siglo XVII y siglo XVIII.

Seguramente los alumnos del curso de codicología tomaron nota de las otras colecciones de la biblioteca por si en el futuro pueden verlas como expertos o estudiosos. Sellos, monedas, los dibujos preparatorios de los frescos, los patrones para los bordados de los ordenamientos litúrgicos y las auténticas, “certificados de autenticidad de la colección magnífica de reliquias que tuvo Felipe II” son otras colecciones apuntadas por Del Valle.

Lo que sí que consigue el curso sobre codicología árabe es, según su secretario, Carlos Leo, asentar un grupo de apasionados por esta colección de códices. De momento, están muy activos en las redes sociales, con más de 4600 seguidores en Facebook y 1000 en Twitter. Lo cortés no quita lo valiente. Las últimas tecnologías y los manuscritos casan bien.

Pasión mundial por los códices árabes del Monasterio de El Escorial - 1

Todas las noticias »