Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Ficción femenina hecha para mujeres, hombres y viceversa

3 jul 2017 - 18:37 CET

Que la mujer está adquiriendo durante los últimos años un papel predominante en casi todos los ámbitos de la sociedad, es algo tan cierto como que todavía queda mucho camino por recorrer en la lucha por la igualdad de géneros. El mundo de la ficción televisiva, del que a menudo se dice que es un fiel reflejo de la sociedad, no ha sido ajeno a estos cambios y cada vez es mayor el número de papeles protagonistas para las mujeres, así como el de las productoras, directoras, guionistas y creadoras de series.

Las periodistas Miriam Lagoa (Movistar+), Paula Hergar (Vertele) y Helena Cortés (ABC), que participaron en una mesa redonda sobre las series de moda que crean tendencia, dentro del curso El fenómeno de las series televisivas: más allá de la ficción, coincidieron en que si bien desde hace unos años se han producido algunos formatos que nacieron con la etiqueta de series de mujeres y para mujeres, como Sexo en Nueva York o Mujeres desesperadas, ahora nadie puede decir esto de series como Homelad, Fargo, Big Little lies o la española Vis a vis, porque “están protagonizadas por mujeres pero las ve todo el público en general”, aseguró Paula Hergar.

Ahora que muchos actores y actrices se están pasando del cine a la televisión, principalmente debido a la calidad con que se desarrollan de las diversas producciones, otra de las cuestiones que arrastran los cambios y los nuevos tiempos televisivos es la confluencia de buenos papeles femeninos, independientemente de la edad de las actrices y de los personajes que interpretan. “Las mujeres han dejado de ser la novia de, la esposa de, o la vecina del quinto”, apuntó Miriam Lagoa, quien argumentó que es en las series donde están ahora las buenas historias y que “se está abriendo el abanico de personajes femeninos donde la edad ya no importa tanto”.

Por su parte Helena Cortés destacó que “cada vez hay más mujeres guionistas y creadoras de series”, y abogó junto a sus compañeras por la creación de personajes y protagonistas femeninas “antiheroínas”, como la que interpreta Frances McDormand en la serie Olive Kitteridge, una profesora de matemáticas de mediana edad que trabaja en un pequeño pueblo de Maine (EEUU), completamente fuera de los arquetipos de personajes tradicionales femeninos.

 

Volver »