Noticias - Cursos del Escorial

España, entre el laicismo y el peso histórico de la Iglesia

José Álvarez Junco y César Luena analizan las relaciones entre la política y la religión

12 jul 2016 - 16:24 CET

Javier Picos / Fotos: Nacho Calonge

La presencia de la Iglesia en la vida social y política de España fue el eje temático de la segunda jornada del curso Estado, política y religión, dirigido por Rafael Simancas y patrocinado por la Fundación Pablo Iglesias. José Álvarez Junco, catedrático de Historia del Pensamiento y los Movimientos Políticos de la Universidad Complutense, y César Luena, secretario de Organización y Acción Electoral del PSOE, consideraron que, si bien en España se sigue desarrollando un proceso de secularización, la enseñanza y la economía, en la exención de impuestos, son los dos campos donde se aprecia todavía el peso histórico de la Iglesia.

Si para Luena “la estela del abrazo” entre el poder político y religioso “aún pervive”, Álvarez Junco cree que los conflictos en España ya no son de carácter religioso, sino de identidad nacional.

El historiador manifestó que ser católico para muchos españoles no es una prueba de religiosidad sino una pertenencia a una comunidad que sigue las “prácticas sociales” del bautizo, las bodas o los enterramientos. Para reafirmar este punto de vista dio una serie de datos. Ahora, el 75% de la población de nuestro país se declara católica, un 72% cree en Dios (“extraño este 3% de católicos que no creen en Dios”), pero sólo entre el 10% y el 15% se considera católico practicante. En 2008 los matrimonios civiles superaron a los celebrados por la Iglesia, y en 2015 los primeros triplicaron en número a los segundos. “La secularización avanza mucho, aunque la Iglesia sigue teniendo una gran capacidad de movilización”, dijo.

Por su parte, César Luena estimó que, desde un punto de vista diacrónico, el laicismo es “la historia de un fracaso secular en el que los poderes político y religioso se han solapado”. Según él, la Segunda República y la Constitución de 1978 son dos momentos en que se intenta dotar al Estado de valores laicos. No obstante, el secretario de Organización y Acción Electoral dio varios ejemplos de lo contrario: las declaraciones de Rouco Varela, expresidente de la Conferencia Episcopal, en 2015, y las del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en 2013, en el que aseguraban que “España será católica o no será”.

Desde un prisma académico, José Álvarez Junco expuso los mitos y conflictos religiosos originados en la Península Ibérica. Desde la irrupción del cristianismo hasta la consolidación de la democracia, pasando por el siglo XIX y las Cortes de Cádiz, el autor de Dioses útiles, en palabras de Simancas, resumió “con brillantez 2000 años de historia de la religión en una hora y diez minutos”. Los aspectos de guerra religiosa de la Guerra Civil, el origen de “las dos Españas” o los denominados estatutos de limpieza de sangre (“operaciones racistas” de control del Antiguo Régimen que determinaban si una persona era “cristiano viejo”) fueron tres de los aspectos que suscitaron más interés.

España, entre el laicismo y el peso histórico de la Iglesia - 1

Volver »