Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

El combustible nuclear se trasladará a almacenes protegidos en zonas estables

El CIEMAT investiga la posibilidad de aprovechar los residuos radiactivos

12 jul 2016 - 13:27 CET

Berta Jiménez / Fotos: Coco Moya

Enrique Miguel González, director de la división de Fisión Nuclear del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), confirmó que está previsto que los residuos nucleares de nuestro país vayan saliendo de las centrales, para trasladarse primero a Almacenes Temporales Centralizados (ATC), y luego a un Almacenamiento Geológico Profundo (AGP) pasados sesenta años del primer almacenamiento. En referencia a la segunda instalación, explicó que hay que “buscar una zona sísmicamente estable, de manera que lo que allí se haga no esté sometido a condiciones cambiantes”, aunque reconoció que todavía no se sabe en qué lugar se va a emplazar y que “no hay prisa” para decidirlo.

González, que dirige el curso Gestión del combustible nuclear usado. Un reto técnico, político y social, afirmó que ahora mismo los combustibles se guardan en piscinas dentro de las centrales nucleares, que se refrigeran siempre con la misma agua. El agua de estas piscinas se purifica cada cierto tiempo con unos filtros que luego se almacenan en sitios “especialmente protegidos”, por lo que, según González, no hay ningún peligro si no se manipula directamente; además, el impacto sobre el entorno es nulo.

El investigador, asimismo, señaló que también hay otra posibilidad, aunque aún no se sabe si será rentable: “En vez de almacenar directamente los residuos nucleares durante miles de años, estamos considerando la opción de aprovechar su valor, ya que tienen una capacidad energética muy importante”.

En esta misma línea, Pablo Zuloaga, director de Ingeniería de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), recalcó que el combustible nuclear se caracteriza principalmente por tener un alto grado de radiactividad y por ser un material peligroso que hay que aislar durante años, además de que cuenta con una gran potencia térmica. Zuloaga argumentó que el AGP es la solución para el aislamiento final de los residuos, y apuntó que ENRESA tuvo, en este sentido, una “actuación muy activa en los años 80 y 90”. 

El combustible nuclear se trasladará a almacenes protegidos en zonas estables - 1

Volver »