Trastornos de las Funciones Orofaciales

Disglosia:

     Trastorno en la articulación de los sonidos del habla debido a alteraciones estructurales de los órganos orofaciales: boca, lengua, paladar. Pueden ser de origen genético (malformaciones), traumático o quirúrgico.


— Deglución atípica:

     Se conoce también como deglución infantil. Es una alteración del patrón deglutorio de la fase oral de la deglución, caracterizado por la presión lingual anterior o lateral en las arcadas dentarias o bien en el maxilar o mandíbula. Los factores que la pueden originar son diversos, la respiración bucal, la hipertrofia de amígdalas, malformaciones faciales, malos hábitos como la succión digital entre otros. 

     Sus consecuencias principales son: maloclusiones dentarias, trastornos de la articulación temporomandibular, el incremento de enfermedades bucodentales y la articulación alterada de sonidos del habla.—

Hábito de respiración bucal:

     El síndrome de respiración oral bien por obstrucción o por un mal hábito, provoca serias alteraciones en el aparato estomatognático que afectan al niño tanto estética, funcional, como psicológicamente. Sus consecuencias para los órganos que intervienen en el habla son: labio inferior hipotónico y labio superior hipertónico, sialorrea, lengua en posición descendida e hipotónica, paladar ojival, mordida cruzada posterior y/o abierta anterior y narinas estrechas, verticalizadas y mucosa hipertrófica.—

Disfunciones tubáricas:

     Alteraciones el correcto funcionamiento de las trompas de Eustaquio, que imposibilita la ventilación del oído medio, el drenaje de las secreciones producidas por la caja timpánica y el equilibro de las presiones internas y externas del oído. A consecuencia de ello pueden aparecer alteraciones respiratorias y de los músculos peri e intrabucales, insuficiencia velo-faríngea, otitis media serosa, hipoacusia de conducción, deglución atípica, mala implantación dentaria, problemas en la adquisición y desarrollo del lenguaje, disfonía o disfagia.