El Grupo de Investigación denominado EVALUACIÓN Y DESARROLLO DE LAS PERSONAS Y DE LAS ORGANIZACIONES (GIDEPO, ref. 931520) se centra en la evolución de las conductas de las personas en el trabajo, con el objetivo de optimizar el rendimiento, la satisfacción y la seguridad.

Tratamos de conocer los cambios en los pensamientos, emociones y comportamientos durante el ciclo vital de las personas cuando asumen el rol de trabajador. Conocer esa evolución supone obtener información acerca de la comprensión de uno mismo y del mundo que le rodea. Además, no sólo incluye conocer cómo se comportan las personas, que sin duda es la parte más observable, sino también qué piensan y qué sienten, cómo experimentan lo que sucede, pues dichos aspectos están en la base de los cambios de conducta y por tanto del progreso profesional que consigan.

Un proceso de desarrollo de personas puede entenderse como un conjunto de acciones que permiten “trasladar a alguien”, ayudarle a ir de su estado actual a otro estado que supone una mejora para él, para su crecimiento profesional y/o personal.

Los procesos de desarrollo de las personas buscan ayudarles a dar sentido al  crecimiento del individuo, de tal manera que sea capaz de afrontar con éxito las demandas de su posición. Buscan cambios positivos en las personas y las organizaciones en las que trabajan. Para ello parten fomentan la auto-observación y el auto-análisis a través de técnicas que les llevan de forma directa o indirecta a reflexionar sobre ellos mismos. Las personas han de desarrollar las maneras (complejas y comprehensivas) para encontrar un sentido a sí mismos y a sus experiencias y ver si casan con las demandas de la organización donde trabajan o su entorno. Cuando el ajuste existe y la persona toma conciencia de él, hay que plantearse y poner en marcha de acciones que  redunden en la generación de mejores resultados. Para conseguirlo es necesario realizar un aprendizaje continuo y aceptar los cambios que les hagan evolucionar, incrementar su potencial.

Los procesos de desarrollo de personas en las organizaciones más conocidos son el coaching ejecutivo y el mentoring, pero no son los únicos. Los espacios abiertos de aprendizaje, el discurso apreciativo,  las experiencias de feedback intensivo,  el aprendizaje a través de la acción, las metáforas etc., son otras herramientas que promueven el desarrollo.

También son objetivos del grupo la difusión de conocimientos a través de la participación y el desarrollo de jornadas y actividades específicas. Hasta la fecha el grupo ha organizado siete ediciones de unas jornadas sobre mentoring y coaching, ha creado una revista y participa activamente en distintos máster y en redes de mentoría, entre otros.