Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Darío Villanueva: “Lorca vio a Nueva York como una ciudad que destruía la condición humana”

Un curso ahonda en la importancia de la ciudad en el panorama poético español

3 JUL 2015 - 13:57 CET

75 años después de la publicación de Poeta en Nueva York, varios poetas analizan y homenajean la obra de Federico García Lorca y la de otros literatos profundamente influenciados por la ciudad de los rascacielos, en el curso Los poetas en Nueva York. Homenaje a Federico García Lorca, dirigido por Ana Gavín.

“No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá”. De esta manera se expresaba el genial Federico García Lorca en su Poeta en Nueva York. Fue en el mes de junio de 1929 cuando el autor granadino dejó por primera vez España para descubrir la capital del mundo, en lo que describiría como una de las experiencias más útiles de su vida. Pero la ciudad de los rascacielos atrajo a otros muchos poetas españoles como Juan Ramón Lucas o José Hierro, que quedaron extasiados por la vorágine continua de sus calles, algo que plasmarían en sus inmortales obras.

Para Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, Lorca fue un poeta “en la línea de la vanguardia más actual del momento”, algo que se plasma en su poemario neoyorquino “situándole entre la mejor poesía expresionista que se estaba haciendo en Europa y en Estados Unidos”. Villanueva recordó cómo la metrópoli impresionó muy positivamente a Lorca al principio, pero enseguida tuvo una “visión realmente terrible, como una ciudad que destruía la condición humana”. “Federico era una persona provinciana”, argumentó el director de la RAE, para explicar la visión lorquiana de que la vida estaba aplastada por las dimensiones enormes de la gran ciudad.

Otros poetas influenciados

El curso también analizó la relación de otros poetas españoles, como José Hierro, con Nueva York y en especial con la Gran Manzana. “José Hierro fue un poeta extraordinario”, sentenció el también poeta y profesor del CSIC, Luis Alberto de Cuenca, en su análisis El Nueva York de José Hierro. De Cuenca explicó cómo Hierro fue otro de los poetas contemporáneos que pasó por el emblemático número 215 de la calle 90 de Manhattan, y que fue allí donde conoció a su último amor apasionado, que influiría notablemente en su obra “Cuaderno de Nueva York”, considerado un best seller de la poesía actual. “Es un libro que rompe todas las barreras”, comentó de Cuenca.

75 años después, Nueva York sigue siendo la capital del mundo y los poetas españoles continúan prendados de una ciudad en la que, en palabras de Lorca, “no duerme nadie”.

Darío Villanueva: “Lorca vio a Nueva York como una ciudad que destruía la condición humana” - 1

Todas las noticias »