Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Cirujanos y cardiólogos buscan consenso para tratar las enfermedades cardíacas

Aldámiz-Echevarría y Hernández Estefanía dirigen un curso de medicina

14 JUL 2015 - 12:00 CET

Confluencia de varias disciplinas, tratamientos individualizados y aplicación de tecnologías punteras son tres de los temas que generan un debate constante en los foros médicos. Sin embargo, no es habitual hablar de controversias o incluso roces entre profesionales sanitarios a la hora de desarrollar su labor. El curso que dirigen Gonzalo Aldámiz-Echevarría y Rafael Hernández Estefanía, jefe de Cirugía Cardiaca, y especialista en Cirugía Cardiovascular y Torácica de la Fundación Jiménez Díaz, respectivamente, no evitan este enfrentamiento de teoría y práctica, aunque siempre buscando consensos.

Ante unas herramientas médicas que evolucionan cada vez más rápido, cardiólogos y cirujanos se enfrentan a las implicaciones o resultados que generan utilizar un tratamiento concreto. Y ahí reside la discusión.

Hernández Estefanía ilustra este debate de fondo con un ejemplo. En la actualidad, se pueden poner válvulas plegadas a través de pequeños catéteres por punciones hechas por la ingle en vez de practicar grandes incisiones al paciente. Es menos invasivo y lesivo para el paciente. En ese caso concreto esas válvulas “no son tan buenas como las que hemos puesto durante toda la vida con grandes incisiones”. A lo mejor, precisa Hernández Estefanía, en un futuro sí lo pueden llegar a ser. “La controversia en este sentido tiene que ver porque tanto los cardiólogos como los cirujanos hoy en día podemos poner válvulas, pero los cirujanos necesitamos hacer grandes incisiones y somos más agresivos, pero más efectivos; los cardiólogos son, de momento, menos agresivos, y los resultados no son tan buenos como los nuestros”.

Además, Aldámiz-Echevarría, en ese contexto de personalizar el tratamiento, cree que no son lo mismo las exigencias que una persona de 50 años puede pedir a una válvula, que tienen que ver con una vida más activa, que la de otro paciente de 80 años. “En el primer caso la cirugía puede ser más invasiva, pero con mejores resultados a medio y largo plazo”.

El 30 % de la mortalidad de nuestro país se debe a patologías cardiovasculares. Por este motivo, los directores del curso Controversias en enfermedades cardiacas insisten en mejorar la investigación en éste y otros campos. “En nuestro país hay grandes profesionales pero hemos adolecido de inversión suficiente en I+D. Los mejores tienen que irse fuera”, cuenta Aldámiz-Echevarría. No obstante, el jefe de Cirugía Cardiaca de la Fundación Jiménez Díaz cree que el sistema sanitario español es uno de los mejores del mundo por la cartera de servicios, la inmediatez del tratamiento y las posibilidades profesionales que se le brinda al paciente.

Y entre el debate médico, siempre hay espacio para la divulgación de hábitos saludables para prevenir dolencias y complicaciones cardiacas. Alimentación saludable, dieta equilibrada, hacer ejercicio, no fumar y no tener una vida sedentaria son varios de los consejos de ambos profesionales sanitarios. “Hay que tratar bien el cuerpo porque es una maquina perfecta que el hombre se empecina en deteriorar a lo largo de la vida”, sentencia Hernández Estefanía. 

Cirujanos y cardiólogos buscan consenso para tratar las enfermedades cardíacas  - 1

Todas las noticias »