Noticias - Universidad Complutense de Madrid

Ediciones Complutense: el inicio de un nuevo sello editorial

24 jul 2017 - 12:34 CET

TEMPVS Revista de actualización científica sobre el Mundo Clásico en España 

 

EDICIONES COMPLUTENSE: EL INICIO DE UN NUEVO SELLO EDITORIAL


EL RECTORADO de la Universidad Complutense de Madrid ha apostado por renovar su servicio de publicaciones con el nuevo sello Ediciones Complutense, con el que dicha universidad, tras la desaparición de Editorial Complutense S.A., vuelve a promover la difusión académica como base fundamental para la transmisión del conocimiento en el ámbito universitario. Ediciones Complutense ha establecido como objetivos fundamentales, además de contribuir al avance general del conocimiento, promover la edición académica, ya sea en formato papel o digital, pues los libros también estarán disponibles en formato PDF para que puedan ser leídos en cualquier dispositivo electrónico. Para poder llevar a cabo este proyecto el nuevo sello se articula, fundamentalmente, a partir del Consejo Editorial, organismo encargado de supervisar la validez de las propuestas presentadas.

Con este nuevo proyecto la Universidad Complutense vuelve a integrarse en la Unión de Editoriales Universitarias Españolas que agrupa a los sellos editoriales académicos de nuestro país y que se ha convertido en el grupo de referencia para la edición académica en España, con lo cual este ambicioso proyecto aspira a estar presente en los principales foros editoriales y convertirse en punto de referencia de la edición académica.   

El nuevo sello Ediciones Complutense cuenta con un total de cinco secciones de publicación: Investigación, en el que se incluyen tanto monografías como revistas científicas, Actividad Institucional de la UCM, Docencia, Divulgación y difusión de la cultura y Varia. Tras haber visto la luz los primeros títulos en la serie Actividad Institucional, además de las publicaciones de las revistas Complutense, se publican las cinco primeras monografías de la serie Investigación que, de una forma u otra, guardan relación con el ámbito de estudio de la revista TEMPVS. 

Así, la primera monografía de esta serie es el volumen titulado Sobre la diversidad lingüística, un trabajo colectivo editado por el profesor de la Universidad Complutense Dámaso López García y por la profesora e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México Aurelia Vargas Valencia.  

Con motivo de la reunión convocada por la Cátedra Gaos de la UNAM en colaboración con la UCM, se llevó a cabo el Seminario sobre la diversidad lingüística, celebrado en el Instituto de Investigaciones Filológicas en Ciudad de México durante 2011. En este seminario se realizaron diversas actividades que han dado como fruto la publicación del siguiente volumen, que cuenta con un total de ocho trabajos de distinta índole, tanto temática como cronológica, que intentan dar respuesta, desde diversas perspectivas, a la complejidad de la diversidad lingüística. 

En el prólogo que precede a la obra (p.5-9), se incide en la realidad de este hecho desde los tiempos indoeuropeos, cuya diversidad lingüística y dialectal dio como resultado la propagación de lenguas en diversas ramas lingüísticas. Por otra parte, se resalta la situación lingüística de México, pues en esta región confluyen la tradición de la lengua castellana, en la que está integrada la cultura del mundo occidental, y la tradición indígena con la lengua náhuatl, por lo cual, en este ambiente, la distinción y variedad lingüística española de México es tan diversa en comparación con el castellano peninsular que enriquece sobremanera la lengua castellana.  

El primer ensayo que abre el volumen, titulado “¿Es posible la diversidad lingüística?” (p.11-32), a cargo del profesor de la Universidad Complutense Enrique Bernárdez, está estructurado en siete partes fundamentales por medio de las cuales analiza y reflexiona sobre el concepto de diversidad lingüística y su manifestación. A pesar de la perseverancia de ciertos lingüistas en negar esta realidad, la diversidad lingüística es un hecho y lo refleja a partir de la situación existente en el continente americano, que cuenta con una historia lingüística muy reciente pero que, aun así, se distinguen rasgos comunes y diferenciadores a lo largo de las distintas regiones del continente de habla hispana. 

En el segundo de los trabajos, “Análisis de un campo léxico culto de seis ciudades hispanoamericanas” (p.33-47), se realiza un detallado estudio de las variaciones terminológicas en seis ciudades del continente americano hispanohablantes (México, La Habana, Bogotá, Lima, Buenos Aires, Santiago de Chile). Para ello, selecciona las entradas a los términos relativos al ámbito de la cocina dentro del Cuestionario para el estudio coordinado de la norma lingüística Culta de las principales ciudades de Iberoamérica y de la Península Ibérica, publicado en el CSIC en 1971. A lo largo de este trabajo, en el que se recogen un total de 35 entradas, quedan reflejadas las semejanzas y diferencias entre estas seis ciudades en el uso de diversas unidades léxicas para hacer referencia a una misma realidad.  

La diversidad lingüística del andaluz queda perfectamente detallada en el trabajo de Mª P.  Nuño Álvarez (pp.49-70), en el cual se analiza, en primer lugar, la historia del dialecto andaluz desde sus orígenes con la Reconquista hasta su situación actual. A lo largo de la segunda parte del trabajo se examinan las variantes fonéticas, morfosintácticas y léxicas de esta región de la Península tomando como base el Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía elaborado bajo el mando de Manuel Alvar. Además, la autora completa su estudio con unas láminas que ilustran los fenómenos dialectales mencionados y su repercusión en las distintas regiones de Andalucía.

El siguiente artículo remonta a la época indoeuropea de la mano de J. Mendoza, autora de este trabajo con el título “Los procesos de dialectalización y su representación gráfica: el phylum indoeuropeo” (pp.7198). En él la autora realiza un pormenorizado estudio de los distintos estadios por los que han pasado los estudios indoeuropeos, desde los primeros acercamientos de la mano de Schleicher en 1853 hasta la actualidad. Además, ejemplifica los problemas de esta ciencia a través de una peculiaridad fonética de las lenguas eslavas y su posición dialectal dentro del árbol indoeuropeo. Por último, ofrece las últimas investigaciones realizadas en esta rama de la lingüística y los campos de estudio abiertos para análisis.

El trabajo de C. Company titulado “Reajustes pronominales en la diacronía del español americano” (pp.99-113) ofrece un examen minucioso del cambio lingüístico en el español americano. Así, la profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México se centra en la pérdida del pronombre personal de segunda persona del plural “vosotros/as”, del posesivo “vuestro” y del clítico “os” y los movimientos de reequilibrio efectuados para deshacer la ambigüedad generada por tal caída. Para ello, explica con detalle tres de los fenómenos producidos a partir de la pérdida del pronombre (duplicaciones posesivas, pronominalización anómala y duplicación del objeto indirecto) por medio de los cuales el español del continente americano ha solventado las ambigüedades formadas a raíz de este desequilibrio pronominal.

A. Hernández Triviño, en su artículo “El paradigma gramatical latino de Antonio de Nebrija y las lenguas americanas” (pp.115-137), proporciona un detallado análisis de la obra Introductiones latinae y su influencia en el continente americano. Así, en primer lugar, presenta un semblante de Antonio de Nebrija, su obra Introductiones y las partes que fueron conformándola desde 1481 hasta 1495. Por otra parte, estudia la llegada de la obra a América y su repercusión e influencia en las gramáticas posteriores de las lenguas americanas, como la realizada por el franciscano Andrés de Olmos, el Arte de la lengua mexicana, en la que tomó como modelo las Introductiones para la descripción de la lengua náhuatl. 

En “Conocimientos mínimos de lingüística indispensables para el análisis de textos literarios” (pp.139-158), el autor, A. Vital Díaz, propone una vuelta a los estudios lingüísticos como base para el análisis literario de obras poéticas, pues en la actualidad se prefiere el estudio de obras prosísticas debido a que puede enfocarse el análisis desde el punto de vista del contenido. Por otra parte, muchos autores mexicanos, sobre todo del género de la novela, se han servido de la diversidad lingüística como método para marcar la identidad y la diversidad de los personajes con respecto a su entorno inmediato. Así pues, propone, a partir de trabajos llevados a cabo por sus propios profesores, el estudio del nivel fonológico, morfosintáctico y semántico para el análisis de obras literarias y, en especial, de poemas. Repasa algunos de estos niveles en la obra prosística de Juan Rulfo, Pedro Páramo, de cuyo análisis se extrae que la pragmática ofrece herramientas útiles para el análisis de textos narrativos, teatrales y líricos. 

El último artículo corre a cargo del profesor de la Universidad Complutense y coeditor de este volumen, Dámaso López, titulado “La experiencia literaria de la diversidad lingüística” (pp.159-176). En él el autor se extiende en una suerte de ensayo literario en el que detalla, tomando como base para el comentario desde pasajes bíblicos hasta otras artes como el cine, las distintas formas por las que se manifiesta la diversidad lingüística en diferentes ámbitos. Así, en diversas obras literarias resalta con ejemplos cómo los escritores utilizan la variedad expresiva y los elementos dialectales para caracterizar a los personajes, además de realizar diversas reflexiones sobre la lengua y su carácter. Asimismo, resalta que la narrativa del XIX muestra un especial interés por señalar la diferencia de la expresión lingüística. Por último cabe destacar la postura que toma el autor sobre la lengua literaria, pues defiende que se constituye como la lengua de la verdad, no la de la retórica, como lo ha sido a partir del Romanticismo, por lo cual hay que buscar la realidad de la lengua a partir de sus manifestaciones concretas. Como cierre de este volumen, se recogen en el índice onomástico todos los nombres propios que aparecen a lo largo de los ocho artículos. 

El segundo volumen de esta colección es el titulado El libro de Nishán la Samán, el cual nos ofrece la primera traducción al castellano de uno de los textos manchúes más conocidos de esta literatura medieval. 

Esta obra épica medieval manchú de marcado carácter folclórico y religioso narra la salvación por parte de una mujer samán del alma de un joven, raptada por orden del rey del Inframundo. En dicho texto se describe lo que allí contempla la mujer, las revelaciones que allí recibe y los actos y consecuencias que en el Inframundo acomete.  

Antes de ofrecer la traducción del texto castellano, el autor se detiene en el análisis de la obra en el “Estudio preliminar” (pp.7-46). En primer lugar, se presenta la caracterización histórica y lingüística de los manchúes: se analiza el origen del pueblo y la pertenencia de la lengua a una de las distintas ramas lingüísticas del territorio chino, además de ofrecer una clasificación de las lenguas de la región en base a la comparación léxica de las distintas variedades. Posteriormente, examina los periodos literarios de la lengua manchú, divididos en tres épocas fundamentales: el manchú clásico, que surge con la creación del alfabeto a finales del siglo XVI, el manchú moderno y el sibe, que parte del siglo XIX hasta la actualidad. Con un marcado carácter oral, una de las características primordiales de estos textos literarios son las aliteraciones como un elemento fundamental de la poesía, pues se llegaba a alterar la sintaxis para lograr la eufonía en los versos. La relevancia de este texto lleva a extenderse más allá del ámbito manchú, de tal manera que se impregna el relato original con referencias budistas y taoístas. Por otra parte, se relata la samanidad de los manchúes, los diversos ritos religiosos, en numerosos casos representados en forma de obras de teatro, su filosofía. Centrándose ya en el texto traducido, se detiene en el análisis de la obra por medio del cual estudia la historia del texto (su datación es inexacta debido a su primitivo carácter oral), el contenido de la obra y las distintas versiones existentes de esta historia: ocho en lengua manchú y cinco en otras tantas lenguas, que reflejan, en conclusión, varias redacciones. A lo largo de este apartado de análisis del poema de Nishán la Samán se muestran tablas comparativas de las distintas versiones con el modus scribendi particular de cada una de ellas. Por último, expone las versiones editadas por filólogos rusos y por un sinólogo alemán: Jaxontov, Volkova y M. Gimm. Además, como cierre de este apartado, compara estas ediciones, en particular las de los filólogos rusos, a través de las variantes reflejadas por parte de editores. 

Todo este estudio preliminar da paso a la traducción del texto manchú (pp.47-97), en la que se anotan entre corchetes las adiciones de texto castellano para facilitar la comprensión del texto. Por otra parte, la traducción está nutrida de un gran cuerpo de notas que ilustran la complejidad de diversos pasajes. 

Como anexos al volumen, se recogen sistematizadas, por medio de un índice (pp.99-101), las divinidades aparecidas en el texto y, por último, se ofrecen dos apéndices muy interesantes. El primero de ellos (pp.103-143) presenta la traducción de la versión de Minzu sobre esta historia, versión oral anotada por los etnógrafos Ji y Zhao. En primerlugar, se ofrece el texto manchú transcrito y posteriormente la traducción castellana. El segundo apéndice (pp.145-152) proporciona otra versión oral anotada en la población de Sanjiazi de menor calidad. De nuevo, ofrece el texto manchú transcrito y la traducción al castellano. Por último, se recopilan las referencias bibliográficas empleadas para la elaboración de este trabajo (pp.153-162), dividas, a su vez, en ediciones y traducciones y bibliografía secundaria.

Como tercer volumen de la nueva colección Investigación se presenta el libro Sebastián Fox Morcillo. De honore. Estudio y traducción, que corre a cargo del profesor de la Facultad de Filología de la UCM Antonio Espigares, quien acerca a la actualidad la figura de uno de los humanistas españoles más destacados y, a la vez, más desconocidos del siglo XVI y una de sus obras que sufrió una copia directa por parte de contemporáneos de su época, De honore.  

En la “Introducción” (pp.7-63), se desgranan los elementos fundamentales que rodean a Sebastián Fox Morcillo y su obra De Honore a lo largo de los tres bloques en que se divide el estudio preliminar. Así, en primer lugar, el autor de este trabajo analiza el concepto del honor, su dificultad en definirlo y las distintas fuentes clásicas que hablan sobre este concepto. Comienza por la etimología y la semántica del término con un recorrido histórico desde la lengua latina, que adaptó el concepto de la lengua griega, hasta las primeras apariciones en lengua castellana y su desarrollo. Continúa su exposición con el debate filosófico moral, investigando los autores renacentistas y humanistas para conocer qué posición ocupó Sebastián Fox Morcillo en los diversos debates sobre el honor como recompensa de la virtud y el honor como reconocimiento público de tal virtud. En segundo lugar, A. Espigares ofrece una semblanza de Sebastián Fox Morcillo: realiza un repaso por sus distintos avatares vitales como su origen, nacimiento, los estudios que llevó a cabo y las relaciones con las figuras cercanas al futuro monarca Felipe II. Presenta, como cierre de este bloque, un listado de las obras que realizó este humanista, todas de corte filosófico. Por último, antes de terminar la “Introducción”, se dedica el último bloque al estudio concreto del De honore. Por un lado, se examina el género, los destinatarios de la obra y las fuentes empleadas. En el caso de las fuentes se repasan las distintas lecturas que debió realizar el humanista para la composición de su obra, entre las que destacan las lecturas de los filósofos clásicos y de los pensadores de su tiempo como Battista Possevino o Antonio de Torquemada, sin dejar de lado el uso de la Biblia en su tratado. Por otra parte, se estudia la imitación ciceroniana presente en De honore, pues la terminología filosófica proviene del orador de Arpino, además del uso de diversas oraciones citadas de memoria por Sebastián Fox. Por último, se detalla el plagio que sufrió esta obra por parte de Robert Ashley en su tratado Of Honour, con el cual pretendía ganarse el favor de Sir Thomas Egerton. Esta obra fue muy valorada por los estudiosos, a pesar de que era criticada por su sintaxis muy latinizada, lo cual se explica por ser una copia directa del texto del humanista español. Para ello, A. Espigares demuestra, con unos ejemplos muy claros de distintos pasajes a lo largo de la obra, la traslación completa del texto de Fox Morcillo al inglés por parte de Robert Ashley. 

La bibliografía (pp.65-70) está dividida a partir de los distintos bloques del estudio preliminar, además de que se ofrecen unas imágenes (pp.71-82) de las ediciones impresas de la obra de Fox y de tratados aristotélicos y retratos de diversos personajes.  

El núcleo de este volumen lo constituye la traducción (pp.83-137) del texto de Fox Morcillo. La obra humanista está dividida en un total de siete capítulos además del prólogo. En ellos el filósofo va recorriendo los distintos aspectos que rodean a este concepto del honor: su definición, diferencia con la gloria, el verdadero y falso honor, los grados del honor, etc. La traducción, de gran calidad literaria, está completada con notas al pie de página que reúnen, además de cuestiones aclaratorias y de realia, los textos clásicos que aparecen en la obra, fuente de Fox Morcillo. Todo ello nos ofrece un volumen muy completo y que nos trae a la actualidad una figura olvidada y desconocida para muchos. 

El cuarto volumen de esta colección es el titulado Roma y los latinos. ¿Agresividad o imperialismo?, elaborado por el catedrático de la Universidad de Málaga Jorge Martínez-Pinna. 

La relación que mantuvo Roma con los pueblos vecinos siempre estuvo marcada por los enfrentamientos de la Vrbs para ser la dominadora de la región del Lacio. De esta manera, a pesar de que Roma pertenece a los pueblos latinos, como demuestra su participación en las denominadas feriae latinae, los romanos mantuvieron constantes conflictos con los latinos hasta su total sometimiento. Estas hostilidades se acrecentaron en el momento en que Roma se deshizo de los volscos y ecuos, enemigo común, con el fin de aumentar recursos y poder. Así pues, este libro tiene como objetivo demostrar este hecho a partir de la agresividad de Roma.  

Dividido en cuatro bloques fundamentales, el primero de ellos, titulado “El pueblo latino” (pp.11-42), ofrece una semblanza del territorio. En primer lugar, define el término latinus y las ulteriores precisiones para diferenciar a los primeros latinos, prisci latini, y a los latini coloniarii, los que tuvieron después el derecho latino. Posteriormente, pasa a hablar de la leyenda de la etnogénesis y de las posibles tradiciones mitológicas acerca de un rey Latino como rey ancestral a partir del estudio de diversas fuentes. En tercer lugar, se sitúa a la religión como auctoritas a la hora de defender la pertenencia de Roma al conjunto de pueblos latinos, pues las denominadas Feriae Latinae son una prueba de ello, una celebración oficial que perduró hasta finales del siglo IV a.C. que conciliaba el conjunto de los latinos. Como cierre de este primer bloque, se presenta la paleografía del Lacio arcaico, de modo que se analiza la inclusión del étnico Latinus en la fórmula onomástica de la epigrafía en la zona de Magna Grecia. Todo ello conforma una primera parte muy completa que tiene como objetivo situar al lector a la hora de conocer quiénes eran los latinos y sus particularidades.  

En segundo lugar, el bloque titulado “Las relaciones romano-latinas: evolución histórica” (pp.43-128) presenta la ciudad de Roma y sus inicios en la península itálica, es decir, cómo fue haciéndose dueña de todo el Lacio. En el comienzo de este bloque se detalla la situación romana durante la época de los siete reyes, las relaciones que mantuvieron estos mismos con los latinos y los avances jurídicos en torno a la extensión de la ciudad en aquellos tiempos, además de definirse la situación de los distintos pueblos de la zona circundantes con la Vrbs. Por otra parte, se detiene en el análisis de los distintos conflictos que mantuvo Roma en tiempos del último Tarquinio con distintas ciudades del Lacio, de los cuales el autor duda que tuvieran existencia como tal. Posteriormente J. Martínez-Pinna comienza a hablar de los primeros años de la República tras la expulsión de Tarquinio el Soberbio. Detalla el uso de las fuentes romanas, sobre todo Livio y Dionisio de Halicarnaso, para su estudio y las distintas empresas bélicas llevadas a cabo por los principales de la ciudad, enfrentamientos que tienen más tinte de ser empresas privadas que acciones públicas contra los pueblos latinos. Se detiene en la explicación de las causas y consecuencias de la batalla junto al lago Regilo, en territorio tusculano, del cual Roma salió vencedora gracias a la labor de Postumio Albo. Tras ello, en el año 493 a.C. romanos y latinos firmaron un pacto de amistad, el denominado foedus Cassianum, por medio del cual se comprometieron a prestarse ayuda mutua, a fijar un reparto del botín y a prohibir la guerra entre ellos, además de establecer otras cuestiones de derecho privado. En tercer lugar, se estudian los enfrentamientos que mantuvo Roma y los pueblos latinos contra los volscos y ecuos, que constituían una amenaza para la zona latina, de tal manera que el foedus Cassianum se entiende como una necesidad de latinos y romanos para hacer frente al enemigo común. Se narran las distintas infiltraciones de volscos y ecuos en zona latina y las incursiones que tenían como objetivo el acopio de botín. El foedus Cassianum funcionó con regularidad durante sesenta años para el enfrentamiento contra dichos pueblos. Por ello, el alejamiento de volscos y ecuos de la región del Lacio provocó que Roma, una potencia muy superior al conjunto de poblaciones de la liga latina, se expandiera por la región. De esta manera, poco a poco Roma fue sometiendo las distintas ciudades circundantes, comenzando por Fidenae, Labici y Bolae, además de otras ciudades que aspiraban a tener protagonismo, como Praeneste y Tibur. Tras todos estos enfrentamientos, se renovó la alianza en el año 358 a.C., a pesar de que se vislumbraba que esta renovación estaba condenada al fracaso según se explica del sometimiento total romano posterior, pues tras el año 334 a.C. desaparece la nación latina como entidad política, de modo que solamente continúa el nombre a efectos religiosos.  

El último de los bloques se centra en el estudio de la estructura federal latina (pp.129-212). Se detalla, en primer lugar, las organizaciones jurídicas que deseaban establecer los reyes romanos y que dieron como resultado el carácter federal de las distintas poblaciones en tiempos de Tarquinio el Soberbio y las modificaciones que sufrieron hasta la consolidación del foedus Cassianum. Posteriormente, se continúa este recorrido durante los años que siguieron al tratado y las distintas renovaciones que tuvo la alianza, con menos éxito que la primera. Se explica el carácter jurídico de la liga y las distintas instituciones federales latinas (el consejo y la magistratura) y su funcionamiento a través de las fuentes literarias, especialmente Livio y Dionisio de Halicarnaso. Tras la explicación del status jurídico, se examina el ámbito religioso y, derivado de ello, el análisis de la institución de santuarios federales, en el cual el autor se cuestiona el carácter político de estas edificaciones, y de la instauración de diversos lucos. En último lugar se repasan las denominadas priscae Latinae coloniae, es decir, aquellas fundadas con anterioridad al año 334, momento en el cual Roma asentó la primera colonia de derecho latino en Cales. En total examina la situación de dieciséis colonias repartidas en once apartados diferenciados en los que se explica su origen y evolución con el crecimiento de Roma, cerrando este tercer bloque con unas conclusiones extraídas a partir de todo lo expuesto. 

Este volumen queda completado por un “Epílogo” (pp.213-219) en el cual el autor reflexiona sobre si puede clasificarse como imperialismo estos primeros movimientos expansivos de Roma sobre sus vecinos latinos a tenor de los elementos analizados entre el siglo V y IV a.C. Por último, se incluye un completo listado bibliográfico con las referencias utilizadas a lo largo de la obra y un índice onomástico, temático y topográfico.

El quinto y último volumen que aquí recogemos es el que recibe por título La lengua del Corpus Hippocraticum. Seis estudios, un conjunto de investigaciones que son el fruto del trabajo realizado por el grupo de investigación “Estudios sobre la lengua del Corpus Hippocraticum” entre los años 2012 y 2016 que tenía como objeto de estudio el análisis de los textos pertenecientes al Corpus Hippocraticum. En este trabajo se reúnen un total de seis trabajos que analizan la lengua de este conjunto de textos, tanto desde un punto de vista morfológico (creación de palabras) como desde una perspectiva sintáctica (usos del subjuntivo o del infinitivo).

El primero de los trabajos es el realizado por P. Espinosa Espinosa “Adjetivos acabados en -ώδης, que son hápax legomenon en el Corpus Hippocraticum” (pp.13-51). En él se analiza la funcionalidad de este sufijo para la formación de adjetivos, un empleo que destaca por su uso indiscutible en el Corpus Hippocraticum, pues de los trescientos dieciocho casos de términos con este sufijo la autora analiza un total de sesenta vocablos que no se vuelven a reflejar fuera del conjunto de textos médicos y que constituyen hápax. Así, tras un análisis lingüístico de la formación de dicho sufijo, se analiza cada uno de estos sesenta términos. En cada uno de ellos se realiza un análisis detallado indicando el número de ocasiones en los que se repite dicho término, además de las distintas variantes textuales que presentan los manuscritos. Tras este estudio, concluye la autora que dichos vocablos corresponden a formaciones de palabras casi momentáneas para el caso específico y se circunscriben a términos que determinan el diagnóstico y el pronóstico, es decir, descripciones de los síntomas o del aspecto del enfermo. Por último, se incluyen dos figuras que ilustran los términos citados. 

En segundo lugar, encontramos el trabajo del profesor I. Rodríguez Alfageme, “Los compuestos lexemáticos en el Corpus Hippocraticum” (pp.53-88). La composición a partir de dos o más lexemas es un recurso muy productivo en la lengua griega y prueba de ello es su funcionalidad en este corpus textual. Así, tras una introducción en la que el autor ofrece, de manera general, las distintas combinaciones de términos para la formación de compuestos (combinaciones entre sustantivos, adjetivos y verbos), pasa a estudiar cada una de ellas y los compuestos formados que se refieren al ámbito técnico de la medicina. En primer lugar se analizan los adjetivos que ocupan la primera posición en los compuestos, clasificados según la función semántica que expresen. Posteriormente estudia los sustantivos y los verbos. Por último, examina los elementos que pueden ocupar la segunda posición del compuesto, para lo cual ofrece una detallada lista, el significado de los compuestos metafóricos y la distribución de estos mismos en el Corpus Hippocraticum. 

Seguidamente está el trabajo de A. Esteban Santos, “Los infinitivos en las Epidemias y su relación con la composición de los distintos libros” (pp.89-129). Se realiza una presentación, en primer lugar, el texto de las Epidemias y su organización interna (dividido en pasajes generales e historias clínicas), además de la ordenación en tres grupos de los siete libros que conforman la obra. De esta manera, se analiza el uso del infinitivo en los pasajes generales, en los que se exponen diversas enfermedades, y en las historias clínicas, donde se detallan los procesos morbosos del paciente, además de, en determinados casos más extensos, las prescripciones médicas y su evolución. Tras un detallado examen, se concluye que el uso del infinitivo se circunscribe, fundamentalmente, al uso preponderante en los pasajes generales, mientras que en las historias clínicas destaca el uso en uno de los tres grupos en los que se divide la obra. 

J. Ángel Espinós es el autor del siguiente trabajo, “La subordinación temporal en el Corpus Hippocraticum a partir del empleo de las conjunciones ὅταν, ὁκόταν / ὁπόταν, ἐπήν y ἐπειδάν» (pp.131-156). En este trabajo se exponen los resultados extraídos a raíz de los datos sintetizados de dichas conjunciones en la colección hipocrática de textos. Como confiesa el propio autor (p.131), la selección de conjunciones viene dada, por un lado, por seguir completando el mapa trazado para obtener una visión global de la expresión del tiempo en dicho corpus y, por otro, por intentar discernir diferencias entre conjunciones que se constituyen como variantes (ὅταν, ὁκόταν / ὁπόταν por un lado y la pareja ἐπήν y ἐπειδάν por otro). Se ofrecen a lo largo del trabajo completos listados extraídos gracias a la sintetización de los datos a partir de una base de datos, File Maker 12. Gracias a los campos introducidos en cada una de las fichas de registro, se han podido establecer usos de dichas conjunciones a partir del establecimiento del verbo de la oración principal y el tiempo en el que aparece, el verbo de la oración subordinada y la posición que ocupan dichas oraciones en la predicación completa. Así pues, en el uso de las conjunciones, el autor destaca que ἐπειδάν se desmarca del resto, explicable, en parte, por ser marcadamente ática en un contexto jonio.  

El trabajo de E. García Novo estudia la conjunción διό en la colección hipocrática (pp.157-175). En origen, esta conjunción tiene como origen la unión de la preposición más el relativo (δι᾽ ὅ) y su uso en el Corpus Hippocraticum es el de señalar el resultado de la oración principal o del pasaje precedente dentro de una descripción, ya sea en presente de indicativo en la oración principal o en la subordinada, uso que encaja con su valor etimológico. Mientras que en el resto de gramáticas anteriores se especifica que esta conjunción presenta un valor causal, sin embargo, su uso es el opuesto: se trata de una acción que desencadena un efecto. La singularidad del corpus médico reside en que διό ya está consolidada como conjunción, pues aparece en pasajes seguida inmediatamente de un adverbio o de otras partículas. Como demostración de la explicación, en el artículo se exponen los pasajes en los que aparece dicha conjunción según el valor y la función que desempeña.  

Por último, cierra este volumen el estudio llevado a cabo por M. López Salvá, “Estudio de los modos subjuntivo y optativo en VC., Carn., Corde, Decent. y Gland” (pp.177-214). La selección de obras se debe al intento de descifrar la evolución diacrónica del uso de estos dos modos verbales entre los siglos V y III a.C. Analiza cada una de las obras seleccionadas partiendo del análisis del contenido y de los datos obtenidos, de tal manera que estudia, en primer lugar, el modo subjuntivo y su aparición en los distintos tipos de oraciones subordinadas y, posteriormente, el modo optativo de igual forma. Con todo este material elabora unas conclusiones muy completas en las que recopila los resultados tanto desde el punto de vista de las obras particulares como la perspectiva diacrónica general. Se completa este conjunto de estudios con la bibliografía empleada a lo largo de los seis capítulos y un índice de las materias estudiadas. 

Estos cinco volúmenes conforman el inicio de Ediciones Complutense, cinco monografías académicas de gran calidad científica que promueven la difusión del conocimiento y son el arranque del que, esperemos, sea un gran sello editorial.

 

IVÁN LÓPEZ MARTÍN 

Universidad Complutense de Madrid  

Volver »