Portada » Descripción de los fondos » Colección de calcografías

Colección de calcografías

 

Esta colección de calcografías pertenecen al Departamento de Paleontología de la Facultad de CC Geológicas. Fueron utilizadas para ilustrar los trabajos y libros de Paleontología de D. Bermudo Meléndez, así como diferentes ediciones del manual de Geología de Meléndez y Fúster, y un número indeterminado de volúmenes de la publicación COL-PA (Coloquios de Paleontología).

  

 Fueron dibujadas y tratadas posteriormente por procedimientos fotomecánicos (los más habituales en la primera mitad del s. XX) para plasmar dichos dibujos en las placas de zinc.

La razón de que fueran dibujadas, en lugar de utilizar técnicas fotográficas, está en que de esa forma se conseguía reconstruir la realidad, eliminando detalles innecesarios, y representar rasgos morfológicos que por su propia naturaleza o escala serían invisibles. 

Las firmas que se reconocen en buena parte de las placas corresponden a las hermanas Benito, Asunción y Mª del Carmen y a Ana Mª Somoza. También aparecen algunas firmadas por A. Masvidal, del Instituto Paleontológico Miquel Crusafont de Sabadell.

La colección completa consta de 1363 piezas. La selección expuesta consta de 120 placas que han sido elegidas por su significado científico y su valor estético.(El resto de las placas están depositadas en el Departamento de Cristalografía y Mineralogía de la Facultad de CC Geológicas).

  

  

 

  

Las siguientes placas de peces, muestran las etapas que se han seguido durante la restauración de cada una de las piezas que se exhiben en el Museo: limpieza tradicional con agua, jabón y un cepillo (no abrasivo); barnizado de la base de madera; impregnado de la placa con aceite de parafina (para evitar la oxidación) y cepillado final (no abrasivo) para eliminar brillos y exceso de parafina.

 

  

 

Más:

D. BERMUDO MELÉNDEZ Y MELÉNDEZ (1912-1999)

Es una de las figuras más destacadas de la paleontología española de la posguerra y el autor más prolífico de textos de esta disciplina científica en nuestra lengua, en la que faltaban obras de conjunto que abordaran todas las cuestiones relacionadas con esta ciencia emergente.

En sus propias palabras:

  • “Yo también hallé en mis años de estudiante que todas las obras generales que había de consultar al estudiar Paleontología se encontraban escritas en idiomas extranjeros.” 

(Prólogo 1ª ed. Tratado de Paleontología, Tomo I. Nov. 1946)

En el campo de la Teoría Evolutiva, y en una época marcada por un ambiente hostil hacia cualquier hipótesis o debate evolucionista,  tuvo una perspectiva neodarwinista y finalista, y efectuó una labor importante a la hora de divulgar los conocimientos sobre la evolución a la sociedad española. Lo hizo con artículos, prólogos, conferencias y muy especialmente con un texto que tuvo una gran difusión en la España de la época: La Evolución (1966), escrito en colaboración con Miguel Crusafont (1910-1983) y Emiliano Aguirre.  

  • “Hay un cierto número de hechos, deducidos del estudio de los fósiles, que en realidad sólo pueden interpretarse lógicamente dentro de una hipótesis evolucionista.”
  •  “Por todo lo dicho, la Paleontología viene a ser la piedra de toque en el problema de la evolución, y la que ha de dar el visto bueno a las teorías más o menos acertadas que pretendan explicarlo.”

(Arbor, 19:66, Jun. 1951)

Fotografía de D. Bermudo Meléndez y portada del "Manual de Paleontología"

 (Biografía de D. Bermudo Meléndez y MeléndezJaime Truyols. Mayo 2000)

 

Las 120 placas que se exhiben en el museo corresponden a los siguientes grupos: artrópodos, moluscos, poríferos, braquiópodos, cnidarios, equinodermos, peces, anfibios, reptiles, aves, mamíferos ... Hay trece placas en las que se muestran los fósiles guia característicos de diferentes períodos geológicos, que fueron publicados en diferentes ediciones del Manual de Geología de Meléndez y Fúster. Y finalmente,  hay 18 placas clasificadas como "humor fósil", en las que se representan chistes y viñetas que fueron publicadas en diferentes volúmenes de Col-Pa. 

 

ARTRÓPODOS

Grupo presente desde el Cámbrico que constituyen el filo más numeroso y diversificado del reino animal. Son invertebrados caracterizados por poseer un un cuerpo segmentado con pares de apéndices en cada segmento. En su mayor parte presentan exoesqueleto quitinoso, que se descompone fácilmente durante la fosilización, por lo que el registro fósil de la mayoría de los grupos es bastante escaso. Desde el punto de vista paleontológico los más interesantes son los TRILOBITES, artrópodos marinos exclusivamente fósiles del Paleozoico.

MOLUSCOS

Los moluscos constituyen uno de los filos de invertebrados más diverso y el más numeroso después de los artrópodos, con un gran número de grupos tanto actuales como fósiles, de aspecto muy variado y tanto marinos como de agua dulce y terrestres. Presentan simetría bilateral (a veces modificada por torsión o arrollamiento), cuerpo blando y provisto de un órgano musculoso locomotor denominado pie. En la mayor parte de los casos el animal está protegido por una concha externa. Tienen una larga historia evolutiva y están presentes desde el Cámbrico inferior. Un grupo extinto con gran interés en Paleontología son los AMMONITES.

PORÍFEROS

Son los animales más sencillos que existen, con un cuerpo en forma de saco constituido por células indiferenciadas. Siempre acuáticos, son organismos filtradores generalmente bentónicos y sésiles que ya estaban presentes a principios del Cámbrico. Los ARQUEOCIATOS, un grupo dentro de ellos, vivieron sólo durante el Cámbrico Inferior donde alcanzaron una distribución mundial, lo que les convierte en fósiles de gran interés bioestratigráfico. El primer arqueociato descubierto en Europa lo encontró en España el geólogo gaditano José Macpherson.

BRAQUIÓPODOS

Son un grupo de invertebrados marinos bentónicos y sésiles, de cuerpo no segmentado alojado en una concha externa bivalva. A diferencia de los moluscos bivalvos, el plano de simetría de su concha divide a cada valva en dos mitades equivalentes. Hay representantes de este filo desde el Cámbrico Inferior.

CNIDARIOS

Los cnidarios, antes llamados celentéreos, son animales con células organizadas en tejidos pero no en órganos. Presentan una cavidad central con particiones radiales y una abertura al exterior rodeada de tentáculos. En su ciclo reproductivo presentan dos estadios diferentes, uno medusoide o libre, y otro polipoide o fijo. Sólo uno de los grupos, los zoantarios o CORALES en sentido amplio, está bien representado en el registro fósil donde aparecen desde el Ordovícico, algunos subgrupos se extinguieron en la crisis pérmica.

EQUINODERMOS

Filo constituido por invertebrados marinos fundamentalmente bentónicos con morfologías variadas: estrellada (estrellas de mar), de flor (lirios de mar), globosa o fusiforme (erizos de mar, holoturias) y de caliz o copa. Su característica principal es la de presentar una simetría pentarradiada. Algunos subgrupos son exclusivamente fósiles, como los cistoideos, que vivieron desde el Ordovícico Inferior al Devónico, o los blastoideos, que habitaron en los mares desde el Ordovício Inferior al Pérmico Superior. Los crinoides y los equinodermos tienen representantes actuales.

 PECES

Una de sus clases constituye el grupo más antiguo conocido de vertebrados. El tipo de restos que encontremos en el registro fósil depende en gran medida del grado de osificación del endoesqueleto, pudiéndose encontrar dientes, escamas, huesos dérmicos, sólo endoesqueleto, etc. Hay registro de ellos desde el Silúrico Inferior.

 ANFIBIOS

Los fósiles de los anfibios son poco frecuentes por varias causas, como la escasez de facies favorables para su conservación en el Paleozoico o la fragilidad del esqueleto de los anfibios modernos. Sin embargo, se dan algunos ejemplos de conservación excepcional con ejemplares de individuos completos, y de elementos esqueléticos aislados en sedimentos continentales y rellenos de fisuras kársticas.

REPTILES

Los reptiles se originaron a partir de anfibios hace aproximadamente 310 millones de años, diversificándose y extendiéndose durante el Mesozoico, conocido popularmente como la Era de los Reptiles. A finales de este período desaparecieron por completo varios grupos de ellos –como los famosos DINOSAURIOS- en la gran extinción masiva del Cretácico-Terciario.

 AVES

El fósil de la primera ave conocida, ARCHAEOPTERYX (del Jurásico Superior, representada en una de nuestras placas) fue descubierto en 1863, cuatro años después de la publicación del Origen de las especies.

T. H. Huxley, conocido como el “buldog de Darwin” por su apoyo feroz a la nueva teoría de la evolución, fue el primero que propuso el origen de las aves a partir de los reptiles tras estudiar los restos de esta ave con características reminiscentes de reptiles.

MAMÍFEROS

Los primeros fósiles de mamíferos son del Triásico Superior pero sus restos no se hacen abundantes hasta el Terciario, cuando experimentaron una notable radiación por la que llegaron a reemplazar a los reptiles en todos los ecosistemas. El origen de los mamíferos, como el de las aves, se encuentra en los reptiles y algunos fósiles muestran la transición entre ambos grupos.

 

PRINCIPIO DE SUCESIÓN FAUNÍSTICA. BIOESTRATIGRAFÍA y FÓSILES GUIA

En 1796, el geólogo británico William Smith (1769-1839) enunció el PRINCIPIO DE SUCESIÓN FAUNÍSTICA. Tras muchos años de observaciones constató que los fósiles contenidos en un determinado estrato, o conjunto de ellos, eran distintos de los que aparecían en otros estratos inferiores o superiores y descubrió que las  sucesiones de fósiles de dos afloramientos distantes, podían coincidir aunque ambos estuvieran formados por rocas diferentes.

Partiendo de este hecho llegó a la conclusión de que las rocas que contenían fósiles iguales debían tener la misma edad. A partir de este principio nace la BIOESTRATIGRAFÍA.

 W. Smith y THE GREAT MAP  (publicado en 1815) conocido en el mundo anglosajón como “el mapa que cambió el mundo” y a su autor, como el padre de la Geología Inglesa.

 

La BIOESTRATIGRAFÍA se ocupa de estudiar la utilización de fósiles como métodos de correlación y datación relativa de los cuerpos rocosos. 

La base científica sobre la que se asienta actualmente la Bioestratigrafía es la teoría de la evolución: todas las especies biológicas del pasado aparecieron en un momento dado de la historia del planeta y se extinguieron en otro posterior, por lo que su existencia tuvo una duración limitada. Como consecuencia, los fósiles pueden ser empleados para determinar la edad relativa de las rocas en las que se encuentren incluidos (siempre que no se trate de fósiles reelaborados, ya que éstos son más antiguos que las rocas en las que aparecen).

Hay fósiles que han variado muy poco en el transcurso del tiempo y pueden encontrarse, sin diferencias apreciables, en formaciones geológicas de distinta edad. En cambio, otros han variado con rapidez sus características y sólo se encuentran en determinados estratos; son los llamados FÓSILES-GUÍA, verdaderamente útiles en Estratigrafía.

 

Los fósiles guia que se exponen en el museo corresponden a los siguientes períodos geológicos:

CÁMBRICO INFERIOR Y MEDIO

Catorce fósiles guía  del Cámbrico: Corresponde a la figura XX-18 de las primeras ediciones del libro de Geología (Meléndez y Fúster). En ella se muestran algunos de los fósiles más característicos del Cámbrico : Trilobites, Braquiópodos Inarticulados y Arqueociatos (exclusivos de este período).

Trilobites: GConocephalites DArionellusESaoFCamaraspisHAgnostusBraquiópodos inarticulados : ILingulellaJSiphonotretaKObolusLDiscinia.Equinodermos : MTrochocystitesMoluscos primitivos : NHyolithesArqueociatos: O,  ArchaeocyathusIcnita: PNereites.

CÁMBRICO MEDIO

Once fósiles del Cámbrico medio del Mont Stephen en la Columbia Británica (Canadá): Corresponde a la figura XX-4 de las primeras ediciones del libro de Geología (Meléndez y Fúster).En ella se muestra una gran variedad de animales carentes de esqueleto que poblaron los mares paleozoicos y que fosilizaron dando lugar a los yacimientos del Cámbrico medio de Mont Stephen.

A, un OnicóforoAysheaiaB, un Merostomoide (trilobitimorfo), Naraoia. Cuatro Crustáceos primitivos: CWaptia. DBurgessiaEHymenocarysFMarella. Dos Anélidos poliquetosGMiskoiaHCanadiaI, un gusano QuetognatoAmiskwiaJ, un GefíreoOttoiaKMackenzia, inicialmente interpretado como una Holoturia, parece ser un Celentéreo Actinario.

 DEVÓNICO

Quince fósiles característicos del Devónico: Corresponde a la figura XX-27 de las primeras ediciones del libro de Geología (Meléndez y Fúster). En ella se muestran algunos de los géneros de Braquiópodos característicos del Devónico (de la A a la L) y tres Briozoos del mismo período temporal.

AUncitesBStrophomenaCStreptorhynchusD, AthyrisEAthyris, interior de la valve dorsal con las espirales de los “brazos”. FOrthisG, H, I, SpiriferJ, KAtrypaL,WilsoniaMFenestellaNAuloporaOChaetetes.

Once corales característicos del Devónico: Corresponde a la figura XX-28 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster). En ella se muestran Coralarios (Celentéreos, Cnidarios)) típicos del Devónico.

Tetracoralarios: AAcervulariaBClisiophyllumCDisphyllum. ¿?. DCyathophyllum. (Heliophyllum, fig XX-28 D, de las últimas ediciones) ¿?. EHexagonariaFCalceola. (Tetracorolario operculado del Devónico) ¿?. GCystiphyllumHCombophyllumTabulados: I, MicheliniaJ, PleurodictyumKFavosites.

Quince fósiles de distintos grupos característicos del Devónico: Corresponde a la figura XX-26 de las primeras ediciones  del libro Geología (Meléndez y Fúster).

Trilobites: A, PhacopsBRadiaspis. El fósil representado en la figura CTentaculites, se clasificaba como Pterópodo en las primeras ediciones mientras que en las últimas, se habla de un organismo planctónico de posición sistemática dudosa. Goniatites: DTornoceras, con sutura. Esta figura aparece en las primeras ediciones del libro y se suprime en las últimas. EManticoceras, con suturas de tres especies (1,2,3) que corresponde a estados sucesivos de evolución. FAnarcestes, con la sutura. GMaeniocerasHClymenia, con las suturas de dos especies (1,2) correspondientes a dos términos de la serie evolutiva. Pelecípodos: I, MegalodonJ, PterineaCrinoides: K, cáliz de ActinocrinusL, cáliz deMelocrinusM, tallo de PoteriocrinusN, cáliz de PradocrinusO, cáliz con brazos de Cupressocrinus.

JURÁSICO INFERIOR

Trece fósiles característicos del Jurásico inferior (Lías): Corresponde a la figura XXI-27 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“El Lías se caracteriza por la abundancia de Ammonites Harpocerátidos, algunos pelecípodos y braquiópodos y, en ciertos niveles, las calizas con entroques de crinoides.”

Ammonites: AHildoceras bifronsBHarpoceras serpentinum. CPolyplectus discoidesDArietitesEAmaltheusFPsiloceras planorbisGAegoceras capricornusPelecípodos:HLima giganteaI, Griphaea arcuataJPholadomyaBraquiópodos: KRhynchonella tetraedraLSpiriferina. Los entroques son los segmentos que constituyen el tallo y los brazos de los Crinoides. Tienen forma circular o pentagonal y un agujero central. La figura M corresponde a entroques del tallo del Pentacrinus.

JURÁSICO MEDIO

Ocho fósiles característicos del Jurásico medio (Dogger): Corresponde a la figura XXI-29 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“En el Dogger predominan los Ammonites Estefanocerátidos y los Oppélidos; entre los Pelecípodos las Trigonias y los primeros Pectínidos equivalvos  junto con las Terebrátulas.”

Ammonites: AStephanoceras con la sutura. BKosmocerasCParkinsoniaDSphaerocerasEOppeliaPelecípodos: FTrigonia navisCAequipectenBraquiópodos: H,Terebratula punctata.

JURÁSICO SUPERIOR

Doce fósiles característicos del Jurásico superior (Malm): Corresponde a la figura XXI-30 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“En el Malm, los ammonites son muy variados y característicos: Perisphinctes, Aspidoceras, Macrocephalites, Phylloceras, etc.;  se encuentran  calizas de Aptychus, y los primeros Pelecípodos que inician el grupo de los Rudistas: los Dicerátidos. Se encuentran también Equínidos (Cidaris) y Esponjas Hexactinélidas y Litisteidas; y en los niveles más altos, ciertos Braquiópodos de concha perforada, los Pygope, y calizas litográficas con Calpionellas, que también aparecen en el Cretácico inferior.”

Ammonites: APerisphinctes plicatilisBAspidoceras perarmatumCPeltocerasDMacrocephalitesEPhylloceras heterophyllum (con la sutura marcada en la parte donde falta la concha). FCardiocerasGAptychus, pieza opercular de un ammonites (*). Braquiópodos: HPygope (característica concha perforada). Pelecípodos: IDiceras (precursor de los Rudistas). Equínidos: JCidarisK, radiola del mismo (*). Poríferos: LTremadictyon (esponja Hexactinélida).

CRETÁCICO INFERIOR

Once ammonites característicos del Cretácico inferior: Corresponde a la figura XXI-34 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“El Infracretáceo se caracteriza por Ammonites correspondientes a diversas familias: Neocomítidos, Hoplítidos, Pulchélidos, etc., y otros de concha desarrollada, principalmente los Crioceras.”

ACriocerasBHamitesCHolcostephanusDNeocomitesEHopplitesFLythocerasGPulchelliaHDesmocerasIDouvilleicerasJPervinquieria rostrataKBerriasella.

Catorce fósiles característicos del Cretácico inferior: Corresponde a la figura XXI-36 de las primeras ediciones el libro Geología (Meléndez y Fúster).

“(En el  Infracretáceo) los Pelecípodos son muy abundantes y característicos: Cardita, Astarte, Neithea; y entre las formas recifales, Toucasia y Monopleura. Son frecuentes los Equínidos endocíclicos (Diademátidos) y exocíclicos (Heteraster, Collyrites). Entre los Gasterópodos, sobre todo los Nereidos, que vivieron asociados a formaciones recifales; y en ciertas facies neríticas, las Esponjas Calcáreas (Faretrones), y Foraminíferos gigantes, las Orbitolinas que, en el Aptense dan origen a calizas muy características.”

Pelecípodos: AToucasiaB, MonopleuraCNeithea atavaDAstarte amígdalaECardita dupinataFAnatinaGPerna morellensisGasterópodos: HGlauconiaINerinea.Equínidos: JPseudodiademaKGoniopygusLHeterasterMCollyritesPoríferos: NPharetrospongia (esponja calcárea del grupo de los Faretrones).

 CRETÁCICO MEDIO

Once fósiles característicos del Cretácico medio (Cenomaniense): Corresponde a la figura XXI-38 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“La fauna del Cretácico medio tiene carácter de transición, y es muy rica en Ammonites (AcanthocerasTurrilitesScaphites), con profusión de Ostreidos en las facies neríticas (ExogyraAlectryonia), y determinados Gasterópodos (TylostomaNatica), Equínidos y Coralarios.” (En la actualidad se considera el Cenomaniense  el primer piso del Cretácico superior).

AmmonitesAAcanthoceras rotomagenseBTurrilitesC, Schloenbachia variansD, Scaphites. Gasterópodos: ETylostomaPelecípodos: FCaprinaGExogyra flabellataH,Alectryonia carinataIExogyra ColumbaCoralarios: JAspidiscus cristatusEquínidos: KPygaster.

CRETÁCICO SUPERIOR

Catorce fósiles característicos del Cretácico superior: Corresponde a la figura XXI-39 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“Los Ammonites presentan formas gigantes (Pachydiscus) o “degeneradas”:  Baculites de concha recta, y los “Ceratites de la Creta” que tienen suturas simplificadas (fig. XXI-39. A-D). Es  la época de esplendor de los Rudistas (RadiolitesHippurites;  fig. XXI-39. F, G.), que forman potentes bancos de calizas de carácter “recifal”. En los fondos limosos, losInocerámidos (fig. XXI-3, H) proporcionan fósiles muy característicos, en esta época en que ya escasean los Ammonites. Los propiamente llamados “Equínidos de la Creta” (Micraster,Ananchytes; fig. XXI-39. J,K), son también abundantes y se utilizan como “fósiles guía” del Senonense-Danense. En las formaciones lacustres (Garumnense), se encuentran Gasterópodos pulmonados el género Lychnus, muy característicos (figura XXI-39, I).”

AmmonitesA, PachydiscusBBaculitesCTissotia. DPlacenticeras. Pelecípodos: ECyrena laletanaFRadiolitesGHippuritesHInoceramusGasterópodo (pulmonado de la facies Garumnense). ILychnusEquínidos: JAnanchytesKMicraster. Corolarios: LCyclolithesMPlacosmilia. NValloria (forma colonial de cálices decurrentes, meandriformes).

BELEMNITES JURÁSICOS Y CRETÁCICOS

Doce Belemnites (Mesozoicos): Corresponde  a la figura XXI-4 de las primeras ediciones del libro Geología (Meléndez y Fúster).

“Los Belemnites fueron también Cefalópodos, pero de un tipo distinto, análogos a los calamares (Dibranquiales), de concha interna (fig. XXI-4, A), cuyo extremo inferior (rostro), estaba formado por un cilindro aguzado de calcita, que corrientemente es lo único que se conserva fósil de estos animales (fig. XXI-4). Sin embargo, de estos cefalópodos, se han conservado algunos fósiles completos (véase la fig. XVIII-10, pág. 477), gracias a lo cual conocemos bien su anatomía externa. El rostro de los Belemmnites tiene una estructura fibroso-radiada, y en la superficie presenta surcos longitudinales característicos, que permiten diferenciar las formas del Jurásico y del Cretácico (fig. XXI-4). En su extremo ensanchado, presentan un alveolo cónico, en cuyo interior existe una estructura tabicada (el fragmocono), equivalente a la concha de los Ortocerátidos paleozoicos. Los Belemnites son exclusivamente Mesozoicos, y son fósiles característicos muy importantes.”

A, representación de un Belemnites. B, molde interno de la parte tabicada de la concha de AtractitesC, rostro de Megateuthis (Liásico). D, rostro de Proteuthis (Liásico). E, rostro dePachyteuthis (Liásico). F, rostro de Pseudobelus (Jurásico). GH, rostros de Belemnopsis (Jurásico). I, rostro de Duvalia (Infracretácico). J, rostro de Hibolites (Infracretácico). K, rostro de Belemnitella (Cretácico). L, rostro de Gonioteuthis (Cretácico).

 * * *

Viñetas de HUMOR FÓSIL

 * * *

TEXTOS.- Belén Soutullo García

IMÁGENES.- Victoria López-Acevedo y Ana García Moreno 

COORDINACIÓN-MAQUETACIÓN.- Victoria López-Acevedo