Noticias - Escuela Complutense de Verano

Acto de apertura de la Escuela Complutense de Verano 2017

14 SEP 2017 - 13:35 CET

El 3 de julio han comenzado a impartirse en diversas Facultades de la UCM los 56 cursos que integran las decimosexta edición de la Escuela Complutense de Verano (ECV). Cada uno de ellos tiene 75 horas lectivas, repartidas en tres semanas, y se han matriculado cerca de 1.100 estudiantes procedentes de 38 países. "Sin duda, somos la oferta de cursos especializados en español más importante del mundo", les señaló Manuel Álvarez Junco, el director de la ECV, a los alrededor de cinco centenares de "amigos del mundo" que abarrotaron el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Información en el acto inaugural celebrado el mismo 3 de julio a última hora de la tarde. "Queremos gustaros, queremos seduciros, queremos que nos conozcáis, porque queremos que repitáis, que vengáis a estudiar con nosotros vuestros posgrados, cursos de formación continua o grados. Somos una universidad con vocación internacional, con la mirada puesta en el ámbito latinoamericano", les indicó el rector de la Universidad Complutense, Carlos Andradas, a quien, junto al director Álvarez Junco, acompañaron en la sesión inaugural el vicepresidente de Santander España, Juan Manuel Cendoya, y el decano de la Facultad anfitriona, Jorge Clemente

En sus palabras de bienvenida, el rector quiso trasladar a los estudiantes de la ECV varios mensajes. El primero, que estos cursos no son ligeros, son 75 horas lectivas cada uno de ellos, pero sí tienen que ser divertidos y amenos. El objetivo es "disfrutar aprendiendo". Para lograrlo la Universidad Complutense ha buscado un formato, una metodología y unos contenidos atractivos. Y es que -aquí va el segundo mensaje- en el mundo actual de la educación la formación continua está tomando el protagonismo, y "la universidad debe adaptarse y dar soluciones a estas nuevas exigencias y demandas sociales", consideró Andradas, para quien "universidad circular" es un término adecuado para describir este nuevo momento que afronta la educación superior caracterizado por el movimiento perpetuo de conocimiento y personas. 

En la misma línea que el rector se manifestó el director de la Escuela, Manuel Álvarez Junco. Para él, esta oferta de cursos tiene como denominador común la necesidad de "actualizarse", en un mundo en el que las noticias de ayer ya no nos valen y el hoy hay que mirarlo con la vista puesta lejos, "como los movimientos de una partida de ajedrez", comparó. Para el director, la ECV conjuga rigor académico, nuevas ideas, respuestas a los desafíos, análisis sosegado de la actualidad y un "ambiente relacional" propicio para el "intercambio de sabiduría" y la construcción de puentes de conocimiento "frente a los que proponen la construcción de muros". Antes de concluir su intervención, Álvarez Junco quiso subrayar el trabajo del equipo de la Fundación General de la UCM que dirige María Bautista, "con Sagrario, Consuelo, María y la ayuda de David y Alejandro", gracias al que año tras año se hace realidad esta propuesta formativa de la UCM. "Queridos amigos del mundo -se despidió el director-, bienvenidos a la Escuela Complutense de Verano. Esperamos que disfruten de lo que les tenemos preparado". 

El vicepresidente de Santander España y también director general de Comunicación de la entidad, José Manuel Cendoya, quiso por su parte explicar a los centenares de estudiantes presentes en el acto la apuesta que "el banco" lleva haciendo por la educación desde hace 17 años, y que en la actualidad le lleva a tener firmados convenios de colaboración con 1.200 universidades del mundo y dedicar 150 millones de euros anuales. De acuerdo con Cendoya, todo este trabajo en conjunto parte de "la admiración que tenemos por el colectivo universitario, la pieza más inspiradora para guiar el futuro de los países". Explicó también el directivo de Banco Santander, que tras la de Cantabria, la universidad a la que mayor apoyo prestan es la Complutense, y lo es, según afirmó, por proyectos como la Escuela Complutense de Verano, que apuesta por un modelo estimulante y diferente, "magnífico ejemplo de lo que debe ser una universidad abierta", concluyó. 

El acto inaugural se cerró con la actuación de dos de los solistas del grupo de música barroca La Folía, Pedro Bonet y Belén González Castaño, tras la que estudiantes y profesores se trasladaron hasta el Jardín Botánico de la UCM, donde se celebró una fiesta de bienvenida.

Acto de apertura de la Escuela Complutense de Verano 2017 - 1

Todas las noticias »