Elegir y preparar una oposición

 Antes, debemos saber que en una oposición:

  • Competiremos por las plazas 
  •  Que esa competencia exige que la preparación de la oposición no consista únicamente en el conocimiento de un temario sino en conocerlo mejor que el resto de los aspirantes
  • Que una preparación adecuada no puede esperar a la convocatoria de la oposición, pues normalmente el tiempo que pasa entre ésta y las pruebas no es suficiente para su preparación 
  • Que, por tanto, cuando afrontamos una oposición debemos buscar el temario de la anterior, conocer el desarrollo habitual de los ejercicios, informarnos en centros de preparación, contactar con otros opositores o mejor con funcionarios que hayan superado las pruebas, etc, y, estudiar mucho y metódicamente.

 Las fases que debe seguir el opositor son las siguientes:

Busca tu oposición. Hay oposiciones que exigen una titulación muy específica y otras a las que puede presentarse cualquier persona con el nivel de titulación exigido. Algunos aspectos a considerar serán:

  • El temario ¿Podré interesarme e involucrarme en el conocimiento perfecto de este temario?
  • El número de plazas. Hay oposiciones para las que habitualmente se convocan un gran número de plazas y otras para las que se convocan muy pocas. Esto no supone que estas últimas sean más difíciles. Dependerá de tu preparación y del nivel de dificultad de las pruebas. Consulta por ejemplo cuántas personas suelen presentarse y si suelen quedar vacantes.
  • El Grupo de titulación exigido. Puedes considerar presentarte a una oposición para la que se exija un nivel de titulación inferior al tuyo. Consulta si después tienen posibilidades de acceder a un grupo superior por promoción interna. Trabajarás y será más difícil encontrar tiempo para el estudio, pero tendrás más experiencia y pruebas específicas
  • En algunos procesos selectivos se otorgan puntos a aquellas personas que hayan desempeñado determinados puestos en la administración de forma temporal, siempre que aprueben los ejercicios (interinos o contratados temporales). Esta posición sin duda es ventajosa, pero estas personas normalmente están trabajando y tienen mas dificultades para estudiar. Por otra parte en este tipo de pruebas, si superas alguno de los ejercicios puedes pasar a formar parte de una bolsa de espera para contratación o interinidad que podrá suponer que tu tengas puntos en el futuro
  • El lugar de residencia. ¿Estás dispuesto a cambiar de lugar de residencia? hay oposiciones que se convocan para toda España y hasta que no apruebes no sabrás tu lugar de destino. También puedes interesarte por las Ofertas de Empleo Público de otras Comunidades Autónomas o de la Unión Europea


Tu oposición es la que has elegido. Puedes presentarte a todas las demás de características similares que se convoquen durante tu preparación, te ayudará a tener experiencia a la hora de afrontar los exámenes, pero no te disperses del objetivo que has elegido. Si tu oposición tiene algún ejercicio público, ve a verlo, conoce el ambiente, el procedimiento, el comportamiento de los otros opositores, el del Tribunal. Te dará seguridad

Evita los círculos de eternos opositores. Puedes encontrar personas que te harán dudar de tu capacidad, de la objetividad del proceso selectivo, te contarán que alguien le ha contado que le contaron que...Todo distrae del estudio y al final te convierte en un competidor menos

Prepárate para afrontar una convocatoria más que para la que hayas programado el estudio. Aunque conozcas muy bien el temario, cualquier imprevisto puede hacer que no superes la oposición a la primera. Si estás preparado para esta posibilidad afrontarás mejor todo el proceso. Eso sí ponte un límite.

Conoce "las pájaras". Pueden asediarte: ¿Merece la pena? ¿Y si luego no apruebo? Todo este tiempo invertido para nada. Me estoy perdiendo lo mejor de mi vida,...
Todas estas reflexiones debes haberlas hecho de forma previa a la decisión de opositar. Los nervios y el cansancio harán que periódicamente vuelvan a tu cabeza.
Una buena programación, hábitos de estudio constantes y estables, un ritmo asequible pero intenso que te permita valorar tus logros y el cumplimiento de objetivos en periodos breves de tiempo (por ejemplo semanales o quincenales), son las mejores armas para la motivación. Añade alimentación sana, algo de ejercicio, descanso y confianza e ilusión por el futuro. Esto siempre ayuda.

¿Puedo preparar una oposición si estoy trabajando? Desde luego te resultará más difícil, pero no es imposible, muchas personas lo consiguen. Todo depende de tu grado de motivación, del esfuerzo que estés dispuesto a hacer y el tiempo que quieras invertir. Si eres capaz de programar un tiempo diario de estudio y eres constante, puedes hacerlo. Desde luego también depende del tipo de oposición. Ten en cuenta que hay oposiciones con temarios muy amplios y con ejercicios orales que exigen mucho esfuerzo de memorización y por lo tanto una dedicación casi exclusiva a su preparación