Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

"Verano 1993": la fotografía en movimiento de Carla Simón

18 JUL 2017 - 14:21 CET

Beatriz Soler / Foto: Nacho Calonge

Fugacidad, curiosidad y profundidad: tres términos que recogen la esencia y encanto de una historia, como la de Carla Simón, que, con su largometraje Verano 1993, plasma cómo se enfrentan los niños al fin de la vida. Es ahí donde enraíza esta película.

Todo empezó cuando Simón estaba en Londres elaborando un corto sobre dos niños que se encontraban a su abuela muerta. En ese momento, se dio cuenta de que realmente el tema de los niños enfrentándose a la muerte le atraía mucho. Antes, había escrito sobre la historia de su madre, “pero me costaba mucho ponerlo en el guion porque yo no sabía cómo fue su vida”.  Así, surgió  la idea de empezar por esos meses del verano de 1993, justo cuando murió su madre.

Las pequeñas actrices fueron las protagonistas del rodaje de Verano 1993. En los ensayos, Simón empezó por “crear relaciones” entre ellas. “Hicimos ensayos de situaciones previas al verano de 1993, y así creamos unas memorias compartidas entre los actores” explicó Simón. Durante el rodaje, las niñas nunca leyeron el guion, incluso “la más pequeña ni siquiera sabía leer”. Simón les contaba lo que tenían que decir. La cineasta manifestó su satisfacción con las actrices, pues,  a pesar de su corta edad, “siempre respondían dentro de lo esperado”.

Simón, que participó en el curso El maquinista de la general: la creatividad viaja en tren, dirigido por Alberto García, secretario general del Programa de Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIB), impartió la conferencia Atrapar la vida: la imagen, el cine, nuevas ideas, nuevas creadoras. A propósito de este título, la directora consideró necesarios dos elementos para atrapar la vida en su película: encontrar recuerdos “concretos” en mi propia historia, y  encontrar el naturalismo de la película en la verdad en los actores, en las localizaciones y en el rodaje.

Carla Simón, Premio del Festival de Málaga 2017 por Verano 1993, no pasó por alto la principal referencia para la elaboración del guion y el planteamiento audiovisual: “las fotos de cuando era pequeña”, que la acompañaron durante todo el proceso. “El otro día incluso las miraba y parecían como encuadres de la película”, sentenció.

"Verano 1993": la fotografía en movimiento de Carla Simón - 1

Todas las noticias »