Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Ruth Beitia y Sandra Márquez, unidas por los logros deportivos

El papel de los medios de comunicación, en la diana del debate de las atletas

15 JUL 2015 - 19:45 CET

Son las quintas hijas de sus respectivas familias, atletas y con una gran capacidad de superación. Las deportistas Ruth Beitia y Sandra Márquez glosaron el deporte femenino y sus logros personales en el curso Mujeres e igualdad en el deporte.

La saltadora de altura Ruth Beitia manifestó que en los últimos años los medios de comunicación y las redes sociales han dado un empujón al deporte femenino. Esto ayuda, en su opinión, a que las chicas cada vez estén más concienciadas de la práctica deportiva, y no abandonen el ejercicio a las primeras de cambio. Sin embargo, Sandra Márquez, con numerosos récords en el deporte de personas con discapacidad, no ve ese apoyo de la Prensa. “Cuando en un Europeo de Cross conseguí tres medallas, en el Aeropuerto de Barajas no había ningún periodista”, recordó. Si bien el deporte paralímpico va ganando espacio, Márquez cree que todavía le queda mucho por recorrer hacia el pleno reconocimiento social.

Por otro lado, Beitia, considerada la mejor atleta española de todos los tiempos, evocó su carrera profesional jalonada con 11 medallas en mundiales y europeos y 24 oros en los campeonatos absolutos de España. A los 13 años le confesó a su padre, que había sido juez de atletismo en Barcelona 92, que ella estaría en unos Juegos Olímpicos. Él le respondió que tendría que comer bien, estudiar y disfrutar de los entrenamientos. Siguió sus consejos y con 36 años se la considera una excepción de longevidad en el deporte de élite.

“Se para todo”

Para ella, los Juegos Olímpicos significan que “todo el mundo está a la par en un momento en el que se para todo, y encima tienes posibilidades de conocer a otros deportistas más famosos”. Aunque en Sidney 2000 se quedó fuera por un centímetro en salto de altura, en Atenas 2004 cumplió la promesa que le hizo a su padre recuperándose a marchas forzadas de la rotura parcial del ligamento de un pie.

Tres años después de su primera medalla internacional en Madrid, “la primera vez que salté con el público”, tiene grandes recuerdos de Pekín 2008 porque fue la primera vez que desfiló en la jornada inaugural.

Londres 2012 supuso un punto de inflexión en su carrera. Después de cosechar un cuarto puesto en salto de altura, tuvo un notable eco mediático porque anunció su retirada. Probó la escalada, montó en moto y patinó con la misma ilusión de cuando era niña, pero la lluvia de Cantabria, su lugar de origen, le hizo refugiarse de nuevo en el atletismo. Entrenando menos por su dedicación a la política – es diputada del PP en el Parlamento de Cantabria- y por su edad volvió a conseguir su nivel más alto. De hecho, ve cercana su participación en Río 2016,  “aunque, como dice  Simeone, hay que ir partido a partido”.

La actual capitana de la selección española lleva ya 25 años con el mismo entrenador, Ramón Torralbo, del que ha aprendido valores como “la perseverancia, el saber ganar,  el saber perder, la amistad y el respeto por los rivales”.

Ruth Beitia y Sandra Márquez, unidas por los logros deportivos  - 1

Todas las noticias »