Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Nadie puede desaparecer del todo

18 JUL 2018 - 11:14 CET

Javier Picos / Fotos: Nacho Calonge

El amor, la memoria, la guerra y el dolor. Y Federico. Federico García Lorca. También Rafael Rodríguez Rapún, el último compañero del universal poeta. En él recae el foco de La piedra oscura, de Alberto Conejero, que el grupo universitario El Barracón llevó a escena en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial.

Santander. El joven Sebastián vigila a Rodríguez Rapún, herido y derrotado, pero con un encargo que cumplir: velar por unos documentos y manuscritos del autor de Poeta en Nueva York. Los enemigos se irán poco a poco acercando en sus diálogos sobre la vida y la necesidad de ser escuchado. En un clima punzante, ya la muerte ni importa. Como clama Rodríguez Rapún: “Nadie puede desaparecer del todo”.

Los actores Alejandro García López y Carlos Manrique, dirigidos por César Gil, reflejan la angustia pero también la compasión de una convivencia que finalizará al amanecer. La sombra de Federico García Lorca sobrevuela todas las acciones y todas las palabras.

Este montaje recibió tres premios en el último certamen del teatro de la Universidad Complutense. El Barracón, cuyo nombre tributa un homenaje a la compañía La Barraca, fundada y dirigida por García Lorca, en sus casi trece años de historia ha representado obras de Antonio Buero Vallejo, Jesús López Alarcón, Carlos Llopis, Pedro Calderón de la Barca y Fernando Fernán-Gómez, entre otros.

Nadie puede desaparecer del todo - 1

Todas las noticias »