Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Locura, cordura y su encaje en la sociedad

Desde la escuela a la adultez el sistema torpedea el ejercicio de la imaginación, según Millás y Rosa Montero

16 JUL 2015 - 18:10 CET

El curso Los excesos de lo normal y los defectos de la cordura acoge a los escritores Juan José Millas y Rosa Montero, en un coloquio sobre el juego fronterizo entre cordura y locura y su encaje en la sociedad. Ambos son presentados por Raúl Gómez, director del curso, como escritores que ven raras las cosas normales y normales las raras.

Para Montero tal frontera entre cordura y locura no existe, pues “todos vivimos en una sopa que mezcla ambas y donde los únicos muros son las convenciones sociales”. La escritora piensa que el delirio es inherente al ser humano, el matiz radica en si el delirio es controlado o no. La literatura, explica Montero, es una inmersión a las profundidades de la imaginación y la chaladura, solo que con “billete de vuelta”. El problema está en el delirio psicótico, pues de este no se puede volver, apunta la escritora. “Yo he vivido desequilibrios psíquicos hasta los 29 años y la locura es algo muy serio, es la incapacidad absoluta de poder expresarte y relacionarte con el mundo; es como un cosmonauta abandonado en la oscuridad del universo, esperando a morir”, indica.

La escritora define el cerebro como un “tejedor afanoso”, que va tejiendo y tejiendo, y cuando no encuentra respuesta o razonamiento fabrica delirios. “Si la locura fuese compartida sería vista normal, aunque el termino normal según la RAE es aquello que marcan las normas, por lo que podemos concluir con que nuestra condición natural es la locura”, sostiene Montero.

Juan José Millás ve la raíz del problema en las convenciones sociales relativas al concepto de inteligencia. “Se ha escogido un único canon de inteligencia y un sistema educativo para encajarlo como un corsés en los individuos para el resto de tu vida, y si no consigues adaptarte, no existe un plan B, quedarás desamparado”, observa el escritor.

En 2006 Millás presentaba un documental sobre “inteligencias singulares”, en el que  personajes de éxito como Pablo Motos o Enrique San Francisco cuentan su experiencia escolar y familiar antes de dar el paso a la fama. Ambos fueron apartados del sistema educativo y estigmatizados por no ser “inteligentes”.

Los niños muy imaginativos dan miedo a padres y profesores, comenta el escritor, de ahí la frase tan escuchada en la infancia “tienes que poner los pies en el suelo”. Para los padres cuando los niños van bien en la escuela, van bien en todo, dice Millás. El escritor pone como ejemplo a los protagonistas del documental para certificar que todo el mundo tiene un talento y una inteligencia singular, que “deberían potenciarse y no anularse o apartar del sistema. Cada vez es más estrecho el carril en la escuela y se expulsa a los que no cumplen ese canon de normalidad”.

Locura, cordura y su encaje en la sociedad - 1

Todas las noticias »