Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Las novatadas, una normalización de la violencia

El polémico fenómeno que asola el entorno universitario, a través de su prisma psicológico y sociocultural

1 JUL 2015 - 18:48 CET

El ex delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, abordó el problema de las novatadas atribuyendo a la tradición y a la psicología humana parte de la culpa de este mal arraigado en algunos centros universitarios desde hace siglos.  “Lo perverso de estas prácticas reside en su espectro psicológico, porque se trata de un rito social difícil de eludir para el universitario; evitar un mal mayor o el estigma de ser un cobarde son dos preceptos que empujan inevitablemente a la participación en novatadas” afirmó.

Lorente, que es médico forense y profesor de Medicina Legal en la Universidad de Granada, ha trabajado muchos años en materia de la violencia machista, lo que le sirve para trazar una analogía psicológica entre ambas problemáticas. Según el experto, la raíz de la continuidad de estas agresiones está en su normalización, en una base social y cultural construida por distintas referencias que estandariza la violencia a través de la impunidad y la invisibilidad de sus excesos.

El problema reside en la minimización del conflicto cuando se recurre a excusas en cuanto al contexto o a circunstancias excepcionales. Para Lorente “la violencia es violencia en todas sus manifestaciones, no existe violencia de baja intensidad, se busca desdibujar su significado con una batería de referencias culturales que la sociedad acepta”. El ejemplo es claro con las novatadas, se mezclan fiestas e integración con el grupo, con actos denigrantes o violentos, lo que logra difuminar el significado de la novatada en una liturgia cultural donde la agresión está plenamente amparada.

Otro de los grandes mitos de estas prácticas es que estén dirigidas a los novatos y a su integración, cuando en realidad no son estos los verdaderos destinatarios. “Esta liturgia solo va encaminada a los veteranos, para reforzar lo existente y buscar su reconocimiento,  e incluso son los nuevos veteranos los que más ímpetu demuestran a la hora de desarrollar las novatadas”, indica el ex delegado de Violencia de Género.

Miguel Lorente llamó a la sociedad civil y a todos los actores implicados, a abordar las novatadas con la pedagogía sociocultural que estas requieren, sin un resquicio de frivolidad, pues “la realidad no es nunca un accidente, sino un resultado”.

Las novatadas, una normalización de la violencia - 1

Todas las noticias »