Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

La izquierda española, entre la confluencia y la confrontación

Alberto Garzón, Julio Anguita, Juan Carlos Monedero y Cayo Lara debaten sobre un proceso constituyente entre las fuerzas del “contrapoder”

13 JUL 2015 - 20:06 CET

Distintos dirigentes e iconos de la izquierda se han reunido en el curso El proceso constituyente: izquierda, ciudadanía y participación, para dialogar sobre la convergencia de distintas fuerzas sociales y de izquierdas. Con la reciente aparición en escena de la plataforma Ahora en Común, que pretende emular las fórmulas que han llevado al poder a Carmena y Colau en Madrid y Barcelona, y las posturas enfrentadas entre Izquierda Unida y Podemos, el debate ha estado servido.

Cayo Lara, coordinador general de IU, destacó los elementos comunes que unen a la izquierda, que “son muchos en comparación con los que nos separan”. Por una vez, explicó Lara, el bipartidismo está tan débil que da la oportunidad a un “cambio real” del ciclo político, y para vencerlo “se necesita confluencia como se ha demostrado en las elecciones municipales y autonómicas”.

Alberto Garzón, candidato a la presidencia del Gobierno de España por IU, recalcó la necesidad de construir un proceso constituyente desde abajo. Aun así guardó las distancias con la plataforma de Ahora en Común, a la que dijo no pertenecer ni estar detrás de ella. “Cuando veamos cómo toma forma Ahora en Común podremos valorarlo, puede llegar a ser un proyecto muy hermoso y sus bases filosóficas guardan muchas similitudes con las nuestras”, indicó el dirigente de IU.

Según Garzón los últimos fenómenos sociopolíticos provenientes de la ciudadania han sorprendido a todos, incluso a los que estaban inmersos en política como él. Se refiere al 15M o a las últimas elecciones del 24 de Mayo, donde ha habido una “emancipación ciudadana” y cuyo testimonio puede recoger el proyecto de Ahora en Común. El dirigente aprovechó también para hacer autocrítica en este sentido: “un pueblo se construye desde abajo, en los barrios y pueblos, contando con los marginales y los parias. La Plataforma de Afectados por la Hipotéca ha servido de herramienta de cohesión entre todos los vecinos, desde el cani al intelectual de izquierdas, en lucha contra la injusticia. IU ha dejado abandonado a esas clases marginales y se ha centrado demasiado en la discusión intelectual y los discursos políticos, por eso no han servido de herramienta para el pueblo”, explicó Garzón.

Julio Anguita, otro de los históricos dirigentes de Izquierda Unida, también apeló a la unidad y la cohesión de la izquierda y los agentes sociales para “hacer frente al enemigo, la dictadura de los mercados”. El exalcalde de Córdoba pronunció un discurso de ruptura: “dejémonos de quimeras, no se puede hacer un proceso constituyente desde la Constitución, puesto que ésta no se puede cambiar; solo hay que acudir a los artículos 177 y 178 para comprobarlo”. El referente constitucional de Anguita es la república jacobina de 1793, la Revolución Francesa, puesto que recogía el poder de decisión de la política sobre la economía.

El que fuera secretario general de IU, destacó la necesidad de dejarse de candidaturas y términos electorales para sentarse a debatir el programa. Desde Frente Cívico, una plataforma de debate sobre el proceso constituyente, Julio Anguita propuso una base para cohesionar a todos los agentes del llamado contrapoder. “Si no hay condiciones mínimas sociales la libertad no tiene sentido alguno, debemos sentarnos y configurar la unidad a través de diez puntos básicos para salvaguardar un estado de bienestar digno”, sentenció Anguita.

Con menos entusiasmo recibió el exdirigente de Podemos, Juan Carlos Monedero, las propuestas de Garzón y Ahora en Común. “Hay partidos que han tenido dos años para reaccionar y no lo han hecho, y cuando lo han hecho ha sido tarde”, dijo apuntando a IU. Para Monedero, es Podemos quién tiene la capacidad de poner en marcha ese proceso constituyente, y consideró un “despilfarro democrático” presentar una proyecto de “sopa de siglas” a pocos meses de las elecciones. “Cuando pronuncié la polémica expresión de que varias cabezas de ratón forman un ratón Frankenstein, para definir a Ahora en Común, quería decir que una suma de partidos pequeños no es la participación popular”, aclaró el politólogo.

A la retórica del miembro de Podemos se sumó el sociólogo portugués, Boaventura de Sousa, quién avisó de que fuera de las fronteras de España solo hay un nombre que evoca la renovación democrática, Podemos. “Hoy es el primer día del fin de la UE con lo sucedido en Grecia, pero la humillación al chivo expiatorio, Syriza, no es por el miedo a Grecia o a Tsipras, sino por el miedo a Podemos”, comentó Boaventura de Sousa. Para el sociólogo portugués es España, quién representa el 12% del PIB europeo, el país que supone una verdadera amenaza para las políticas de Merkel y los poderes financieros, no Grecia o Portugal. En cuanto a Garzón dijo que “no hay que polarizar la emancipación política; en España tenéis la oportunidad histórica de recuperar la política y el Estado de bienestar, que costaron a los europeos 60 millones de muertos en las dos contiendas mundiales y que ahora el capitalismo ha aniquilado”.

 

La izquierda española, entre la confluencia y la confrontación - 1

Todas las noticias »