Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Joaquín Nieto afirma que la revolución tecnológica puede ser “extraordinaria” para el futuro del trabajo

3 JUL 2018 - 15:27 CET

Ángel Aranda / Foto: Alfredo Matilla

A lo largo de la Historia el ser humano ha temido siempre a los avances que en el terreno laboral pudieran hacerle sombra hasta el punto de convertir en prescindible su puesto de trabajo. Según el director de la Oficina de la OIT para España Joaquín Nieto, que dirige junto a la catedrática de la UCM María Emilia Casas el curso Revolución tecnológica y futuro del trabajo, ese miedo está justificado porque se piensa que las máquinas pueden sustituir a los trabajadores, aunque en realidad, “después de cada revolución tecnológica se ha creado más empleo”, aseguró.

Para Nieto hay dos factores que hacen singular a la llamada revolución tecnológica, que avanza a pasos agigantados durante los últimos años: la digitalización y el contexto globalizado en que se está desarrollando. “Esto implica que los cambios se den a una velocidad mucho mayor y que sea más compleja la capacidad de acordar la transición entre unos empleos y otros de forma justa”, explicó quien fuera también dirigente del sindicato mayoritario CCOO.

En este sentido, Joaquín Nieto señaló que los cambios que se están desarrollando en el terreno tecnológico pueden suponer una oportunidad para la creación de nuevos empleos, pero advirtió que un elevado número de trabajadores puede quedarse sin empleo si la transición no se realiza de una forma adecuada. Según el director de la Oficina de la OIT para España, la clave es comprobar qué va a pasar con el gran aumento de la productividad que va a venir derivado de la revolución tecnológica, porque “si ese incremento se lo van a quedar unos pocos no habrá un cambio inclusivo sino que habrá excluidos, pero si se reparte adecuadamente se crearán sistemas de protección social que garanticen el acceso a otras profesiones”.

Para Nieto el gran desafío es el de elaborar un sistema fiscal más amplio que permita que los beneficios se redistribuyan, pero “hay que decidirse a hacerlo porque esta revolución tecnológica puede ser extraordinaria para toda la Humanidad”, aseguró.

El representante español de la Organización Internacional del Trabajo, comentó en esta misma línea el caso de la transición energética de combustibles fósiles a las energías renovables, señalando que, según determinadas investigaciones en este campo, de aquí al año 2030 este proceso va a generar 24 millones de nuevos puestos de trabajo en todo el mundo. No obstante, Nieto subrayó que a lo largo de esta transformación energética se van a perder 6 millones de empleos en los sectores tradicionales, pero “se van a crear cuatro veces más”, insistió.

Por su parte la presidenta emérita del Tribunal Constitucional y catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la UCM, María Emilia Casas, hizo hincapié en la importancia que van a cobrar en este proceso las cualificaciones profesionales, así como la necesidad de adaptarlas desde todos los ámbitos formativos a la demanda tecnológica.

Casas aseguró al respecto que la transformación necesita de un cambio radical en el sistema educativo, y destaco como aspecto positivo de la denominada revolución tecnológica el hecho de que el proceso no sea “ingobernable”, por lo que se mostró partidaria de realizar los cambios de forma correcta.  

Joaquín Nieto afirma que la revolución tecnológica puede ser “extraordinaria” para el futuro del trabajo - 1

Todas las noticias »