Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Fernández-Avilés: “Es necesario fusionar corazón y cáncer en lo que ya conocemos como cardio-oncología”

4 JUL 2019 - 17:54 CET

Rafael Olalla/ Darío Novo. Foto: Nacho Calonge

Francisco Fernández-Avilés, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, dirige un curso sobre la relación entre los tratamientos de cáncer y las enfermedades cardiovasculares, responsables de casi dos tercios de la mortalidad en las sociedades occidentales.

P: Corazón y cáncer. Dos palabras para un título de curso, ¿qué relación tienen?

R: El curso alude a una relación fortísima que existe entre dos disciplinas médicas con fuerte componente social y con altísimo impacto en la mortalidad y la calidad de vida: enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Ambos campos suponen modelos de éxito que han desencadenado un incremento en la calidad y esperanza de vida, aunque se ha comprobado que ambas patologías presentan una serie de problemas asociados desde el hecho de que comparten los mismos factores de riesgo. Los tratamientos de cáncer provocan enfermedades cardiovasculares porque dichos tratamientos tienen un efecto cardiotóxico. Al final, los pacientes que sobreviven al cáncer acaban muriendo por enfermedades cardiovasculares debido al gran impacto en la función de bomba del corazón, de ahí que ya sea obligatorio y necesario fusionar corazón y cáncer en lo que ya conocemos como cardio-oncología.

P: ¿A quién va dirigido el curso?

R: El curso se dirige a todos aquellos que tienen la responsabilidad o se sienten atraídos por esta combinación de problemas y la necesidad de acometerlos: especialistas de cardiología y oncología, sobre todo a los que están en periodo de formación. Muy particularmente también a los agentes sociales que están alrededor de ambas enfermedades. Por eso los protagonistas del curso son diferentes médicos y científicos y asociaciones como Asociación Contra el Cáncer (AECC).

P: Pero cuando sale un estudio que supone un avance, hay quien puede hacerse ilusiones e, igual, un paciente ‘de a pie’ está muy lejos de poder optar a ese tratamiento…

R: Yo creo que la información siempre es buena, aunque a veces se pueda cuestionar la fiabilidad de muchas de ellas. La información per se es positiva, pero no se debe digerir de manera individual. Cuando una persona se alarma o interesa por alguno de estos motivos, en especial si le afecta directa o indirectamente, han de validarla con la opinión de profesionales.

P: ¿En qué nivel se encuentra la investigación en España para estas dos patologías?

R: La investigación es la pieza clave de lo que estamos hablando. Estos modelos han generado muchas respuestas, sí, pero también infinitas preguntas, porque la percepción obliga a realizar investigaciones cada vez más sofisticadas y difíciles. Se ha conseguido una supervivencia por tratamientos absolutamente impensable hace unos años. La sinergia de ambas patologías abre la necesidad de más investigaciones. Y esto es una asignatura que siempre está pendiente en el mundo médico. En España, y en el resto del mundo realmente, está todo por hacer.

P: ¿Cree que lo que hace falta en España es invertir más dinero en investigación?

R: Sin ninguna duda. En todas las investigaciones es importante.

P: En relación con el tema… ¿Por qué la sociedad no tiene tanta información del cáncer del corazón?

R: Es un cáncer muy raro. Existe, pero es una faceta excepcional de nuestra actividad, Lo que no es excepcional es el daño que tienen los tratamientos antitumorales en el corazón. El papel de la ciencia, y la biomedicina en concreto, necesita mucha difusión social también. Es importante que organizaciones como la Universidad Complutense, con la que llevamos contando varios años ya y nos acogen, tengan siempre en cuenta lo importante que es la salud.

Fernández-Avilés: “Es necesario fusionar corazón y cáncer en lo que ya conocemos como cardio-oncología” - 1

Todas las noticias »