Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Español para sinohablantes, o cómo adentrarse en la cultura china

10 JUL 2019 - 13:48 CET

Ángel Aranda / Fotos: Alfredo Matilla

Provienen de diversos ámbitos académicos y profesionales, pero la mayor parte de los alumnos del curso de Madrid, La enseñanza del español a sinohablantes, se sienten atraídos tanto por la cultura china como por la posibilidad de ejercer algún día como docentes en el gigante asiático. Al mismo tiempo cada vez son más los alumnos chinos interesados en aprender el idioma de Cervantes, además de por el atractivo intercambio cultural, también debido al elevado volumen de relaciones comerciales que existe entre China, España y Latinoamérica.

Montse trabaja actualmente como traductora de forma autónoma, principalmente de inglés pero también de alemán y holandés al español. En 2010 decidió probar nuevas vías de empleo y se marchó a Hong Kong como profesora de español durante un año y medio. La experiencia le resultó tan positiva que desde entonces “siempre que veo algún curso sobre esta temática que me cuadre intento participar”, comenta.

En todo caso Montse no se plantea volver a China durante una larga estancia para continuar con su faceta de profesora de español, porque se trata de un trabajo que “no tiene tanta flexibilidad”. Lo que sí está valorando es realizar algún intercambio o trabajar allí para alguna empresa de servicios lingüísticos o algo semejante, algo por lo que el curso que está realizando en Noviciado le viene como anillo al dedo. “El curso te aporta el suficiente material para reflexionar sobre lo que tú quieres hacer y cómo deberías hacerlo”, asegura.

El interés de Jesús Valdés Ramos por el curso tiene un origen diferente aunque coincide en lo acertado de los contenidos. Proviene de la ciudad de México, y está desarrollando un trabajo postdoctoral de investigación para la Universidad Nacional Autónoma sobre el uso del diccionario bilingüe chino-español, por lo que el curso le está ayudando a cumplir sus objetivos. “El tema de la enseñanza del español en china me llama mucho la atención”, señala Jesús, quien no descarta realizar próximamente una estancia en el gigante asiático para completar su investigación.

Además, el alumno apunta el creciente interés de los estudiantes chinos por el español en su país “y en toda Latinoamérica”, aunque reconoce que esa tendencia por el aprendizaje de nuestro idioma en China se debe fundamentalmente a cuestiones económicas. No obstante, Jesús cree que la formación de profesores de español para enseñar en China en México “es una parcela que todavía se está empezando a desarrollar”, señala.

Pasión por China

A otro Jesús, en este caso profesional de la publicidad y licenciado en Psicología, le interesan los contenidos del curso porque durante el recién terminado curso académico ha estado realizando un máster sobre didáctica del español. El publicista ha estado varias veces en China y reconoce que es un país que le gusta mucho al igual que el resto del mundo oriental. “Me he metido en este mundillo fundamentalmente porque me interesa viajar”, confiesa, aunque también admite que entre sus opciones de futuro no descarta la de volver a pasar algún tiempo y trabajar allí como profesor de español, porque al menos “me gustaría tener esa posibilidad; he aprendido un poquito de chino y es algo que siempre he tenido presente”.

El caso de Sandra es uno de los más habituales entre los alumnos del curso. Estudia Filología Hispánica, concretamente en la Universidad Autónoma de Madrid, donde también asiste a clases de lengua china como segunda opción de idioma. Sandra también vería con buenos ojos viajar en un futuro cercano al país asiático para ejercer de profesora de español en alguna universidad, aunque no descarta trabajar en España como docente o traductora. La estudiante comenta que en el curso se está dando una visión muy amplia sobre cómo es el alumnado sinohablante, pero también cómo funciona la mentalidad, la cultura o su idioma a la hora de estudiarlo, y “eso nos ayuda mucho a la hora de saber a qué nos enfrentamos, porque el estudiante sinohablante es muy diferente al estudiante europeo”, destaca.

Y es que Sandra se ha sentido atraída por el idioma y el pueblo chino desde hace mucho tiempo, tanto que habla al respecto incluso con admiración. “Son muy independientes, no han tenido necesidad de expandirse y tienen mucha cultura y tradiciones que se desconocen”, sostiene. También se muestra esperanzada con las posibilidades de empleo que se abren en China para los filólogos y profesores de español, y resalta que para trabajar allí en la docencia, “si eres nativo no hace falta hacer el doctorado”, algo que a su juicio amplía el abanico de posibilidades.

Español para sinohablantes

Por su parte, el profesor de la Facultad de Filología y director del curso Francisco Javier Herrero y Ruiz de Loizaga, señala que entre las personas que se interesan por la enseñanza del español para alumnos sinohablantes se encuentran muchos perfiles, “sobre todo estudiantes de últimos años de carrera, de máster y en gran medida profesores de español como lengua extranjera que vienen un poco a formarse en la enseñanza para alumnos chinos”, señala.

En cuanto a las posibilidades de empleo en este campo, Herrero subraya que son abundantes, aunque “luego hay que dar el paso de irse hasta allí”, lo que requiere de una reflexión más profunda. En este sentido, el profesor señala como importante el hecho de que el pasado año se incluyera el español como uno de los idiomas que pueden elegir para estudiar los alumnos chinos de bachillerato, por lo que “es necesario un aporte grande de profesores de español”, algo que a su juicio también está despertando el interés entre los propios estudiantes chinos para formarse como profesores de español.

Tal vez por ello y por los convenios bilaterales que reconocen los títulos universitarios entre China y España, nuestro país y en concreto la Universidad Complutense cuenta cada año con un gran número de estudiantes chinos, 2.045 matriculados el pasado año en esta universidad.

Herrero, que también ejerce como subdirector del Centro Complutense para la Enseñanza del Español (CCEE), apunta que la china es la nacionalidad que más estudiantes aporta al centro, ya que una buena parte de ellos no tiene el nivel suficiente de español como para seguir con garantías las enseñanzas universitarias. Así el CCEE supone un importante apoyo en la inserción académica de los alumnos chinos en la UCM, ya que “están durante un tiempo en nuestro centro para alcanzar el nivel que se exige para estudiar aquí”, destaca el profesor.

Español para sinohablantes, o cómo adentrarse en la cultura china - 1

Todas las noticias »