Noticias - Cursos del Escorial

En cuestión de deporte y salud, prevenir es también mejor que curar

20 JUL 2018 - 11:15 CET

Que la práctica deportiva sea una actividad más que saludable, no está reñido con que haya que tomar una serie de precauciones para evitar determinadas lesiones e incluso patologías importantes que afecten a nuestro órgano más valioso: el corazón. El profesor de la Facultad de Medicina de la UCM Antonio López-Farré, señaló que, independientemente de tomar las medidas oportunas para evitar lesiones musculares o traumatismos, antes de iniciar una etapa de ejercicio físico prolongado es muy importante acudir al médico cardiólogo para realizar al menos un electrocardiograma, “por muy joven y sano que te encuentres”.

Los problemas cardiacos no son excesivamente frecuentes en la práctica deportiva, pero pueden aparecer en forma de arritmias, ataques o paros cardiacos que desemboquen en muerte súbita, que es “un término que engloba muchas enfermedades, todas ellas genéticas y es precisamente la genética la que puede ayudar a identificar a las personas de riesgo”, señaló López-Farré durante su intervención en las Jornadas del deporte: deporte y salud, deporte e igualdad, dirigidas por el profesor de la Facultad de Informática José Ignacio Hidalgo.

El profesor afirmó que hoy en día la sociedad está mucho mejor preparada que hace unos años a la hora de defenderse ante un episodio cardiovascular de este tipo, porque empieza a haber más desfibriladores en lugares públicos como clubes deportivos, aeropuertos, centros comerciales o en las estaciones de Metro. El experto indicó que a la hora de utilizar uno de estos aparatos “hay que hacerlo en los primeros diez minutos desde que la persona afectada haya tenido el síndrome cardiaco, porque si no tendría problemas que afectan al cerebro y entonces sería irrecuperable”.

Por otra parte el especialista apuntó que la práctica deportiva, aparte de resultar muy beneficiosa para la salud en casi todos los sentidos, hay que tomársela con cierta tranquilidad porque muchas de las personas que hacen ejercicio de forma periódica llegan a obsesionarse. “El deporte crea adicción; te sientes bien porque eliminas muchas hormonas que van al cerebro, como las endorfinas y es un círculo vicioso”, señaló López-Farré, quien no obstante subrayó que se trata de “una adicción positiva”.

Además, el experto recomendó especialmente el ejercicio para personas que padecen determinadas patologías, como las afectadas por la diabetes, y recalcó que hacer deporte “no es solo ponerte a correr como un loco” porque “ejercicio físico es todo, andar es un deporte muy bueno y hacerlo media hora al día a un ritmo constante es un ejercicio fantástico”, concluyó.

 

En cuestión de deporte y salud, prevenir es también mejor que curar - 1

Todas las noticias »