Cursos de Verano El Escorial

Noticias - Cursos de Verano El Escorial

El último disco de Ballesteros nace de la amistad y la “pérdida de respeto”

19 JUL 2019 - 14:40 CET

Celia Sánchez Morrón / Foto: Nacho Calonge

“No era algo que estaba en mis planes”. Fue lo primero que el cantautor Alberto Ballesteros señaló sobre su disco La Canción del Jinete Eléctrico, nacido de los poemas de su amigo Joaquín Pérez Azaústre. Su trabajo siguió un proceso en el que, “hablando mucho para profundizar” y “subrayando las páginas con intención de robar unos versos”, surgió la idea de basar sus canciones en Vida y leyenda del jinete eléctrico. Ante estas palabras, Pérez Azaústre sentenció: “Le dije a Alberto que me perdiera el respeto para que pudiese trabajar mis versos con la autoridad apropiada”.

Mano a mano, y tras decidir llevar música y versos a la sombra de los árboles, cantautor y poeta fueron explicando a los alumnos los entresijos de un trabajo, con sus más y sus menos, sus distancias, su ausencia de signos de puntuación, su falta de rima…, pero lleno de ganas, hasta que nació el disco. “Lo primero es hacer las canciones”,  comentó Ballesteros, y una vez que iban teniendo forma se las mandaba al escritor, porque era “muy importante” su aprobación y “saber que eso le gustaba”.

Ballesteros también contó la evolución que encuentra entre El Mundo Encima, su anterior disco, y La Canción del Jinete Eléctrico, en el que veun concepto “menos comercial y más pausado, basado en la letra”. Y afirmó que el talento es “un dos por ciento” de la obra final y  lo demás, “trabajo, escribir y escribir”, aunque “hay un mínimo que hay que tener como en cualquier cosa de la vida, como pintar o cocinar”. En este sentido, puso el acento en el tiempo que ha dedicado a formarse también como músico: “He tocado la guitarra millones de horas  para  poder defenderme, aunque también conozco muchos artistas que son mil veces mejores”.

Este cantautor, que tiene como referente “a los de fuera” como Bob Dylan, Beatles, Rolling Stones  y a “los de dentro”, Joaquín Sabina, Andrés Calamaro y la banda Pereza, combinó sus palabras, tras asegurar que no estaba muy acostumbrado a hablar tanto, con su guitarra, donde se sintió más arropado, y con la voz de Pérez Azaústre, director del curso Poesía fuera de sitio. (Otras formas líricas de Comunicación).

El último disco de Ballesteros nace de la amistad y la “pérdida de respeto” - 1

Todas las noticias »