Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

El museo, como un centro integrador y terapéutico

Guillermo Solana clausura un curso sobre arte y educación

10 JUL 2015 - 12:04 CET

El papel tradicional de los museos como vehículos del conocimiento artístico y cultural está ampliándose con otros enfoques que tienen que ver con la transmisión de valores cívicos. Esta filosofía la lleva a primer término el Museo Thyssen-Bornemisza. Su director artístico, Guillermo Solana, cree que el museo debe ir más allá de su función académica de enseñar de una forma práctica disciplinas como historia del arte, y afrontar una labor “integradora y casi terapéutica”. El museo, por lo tanto, también “puede cuidar de las personas y curarlas”.

Solana, en la clausura del curso El futuro de los museos en la educación, aclaró que en general tendemos a identificar la educación en los museos con los niños; “todo el mundo se enternece viéndolos venir por la mañanas, desfilando de dos en dos”; pero en estos tiempos se debe ir más allá e integrar a otros sectores de la población como los jóvenes y aquellos que están en riesgo de exclusión social como los inmigrantes y las víctimas de violencia de género. Concretamente, el Thyssen-Bornemisza, sin obviar los talleres ni las visitas dinamizadas para niños, oferta un abanico variado de acciones para todos los públicos. Estas posibilidades culturales conforman “una labor modesta, pero de gran calidad, que los poderes públicos deben favorecer”.

Por otro lado, Solana lanzó un llamamiento para que el IVA aplicado a la cultura se aborde en el futuro “de otra manera”. Aunque la actual tasa no influye directamente en las entradas de los museos, a su juicio, sí repercute en el presupuesto de las actividades programadas. “Una exposición del Thyssen puede verse incrementada en 100.000 euros por el porcentaje de IVA”, concluyó.

El museo, como un centro integrador y terapéutico - 1

Todas las noticias »