Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

El erario público en tiempos de crisis

El director general de Presupuestos rinde cuentas

15 JUL 2015 - 14:05 CET

Estos tres últimos años de políticas fiscales, según Jaime Iglesias, director general de Presupuestos, han sido duros pero han servido para encarar la salida de la crisis con optimismo, en lugar de “acabar en situaciones como las de Grecia y Portugal”. Los indicadores macroeconómicos pronostican una situación favorable para España y aseguran que habrá un crecimiento del 3,3 por ciento en 2015, siendo el país con mayor crecimiento de la OCDE. En una sociedad donde la información económica está a la orden del día, Jaime Iglesias trata de analizar la coyuntura económica desde una perspectiva técnica, en el curso Modernización técnica y gobernanza en la gestión de los presupuestos públicos.

La crisis de 2008 ha sido distinta al resto, explica el director, por su persistencia en el tiempo y por un histórico desplome del PIB, llegando en 2009 a caer unos 2,3 puntos, algo hasta ahora inédito en la historia reciente de la economía española. También se batió el record histórico de déficit público en 2011 y se ha alcanzado una tasa de paro que encabeza la lista de países de la OCDE, aunque Iglesias opina que los datos no son reales, puesto que “sería insostenible que el país se mantuviese con un 25% de paro”.

Frente al complejo escenario presentado por la crisis, Iglesias indica cuales han sido las áreas de trabajo del Ejecutivo para recuperar la estabilidad económica: la consolidación fiscal, las reformas estructurales y el sistema financiero. En este apartado la principal medida fue el rescate a Bankia, un gasto de 25 mil millones de las arcas públicas. “Haya costado lo que haya costado, ¿dónde estaría España sin ese rescate? Es imposible que una economía funcione sin sus bancos saneados”, señala el director.

Las reformas en cuanto a pensiones y gasto público eran “estrictamente necesarias” para mantener el estado de bienestar, según Iglesias. El director explica que el gasto público en España es muy eficaz, aunque esté muy por debajo de la media europea, al igual que la recaudación. “Hemos optimizado de la manera más practica la administración pública, no se la puede recortar más de lo que hemos hecho y tampoco tocar ese 60% del gasto que está dirigido al gasto social, al Estado de bienestar”, apunta Iglesias.

En cuanto al adelantamiento previo a las próximas elecciones generales de los presupuesto de 2016, hecho que sucede por primera vez en una legislatura en la historia de España, el director general no ha querido entrar en valoraciones políticas, aunque si ha dejado escapar que “existe incertidumbre de cara al futuro por los nuevos partidos políticos que han aparecido en Europa”.

Iglesias termina recalcando la habitual confusión entre gestiones políticas y gestiones técnicas, cuando no son lo mismo. “Los recursos públicos son escasos y hay que gastarlos con eficiencia y responsabilidad, se requiere mucha profesionalidad”, aclara Iglesias. “El político -opina el director general- no debe hacer buenos pronósticos de cara a las elecciones, sino buenos diagnósticos una vez llegue al poder”.

El erario público en tiempos de crisis - 1

Todas las noticias »