Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Conseguir los apoyos del 78, clave para futuras reformas constitucionales

10 JUL 2018 - 12:53 CET

Irene Monmeneu/ Fotos: Nacho Calonge

Aunque Miquel Roca, padre de la Constitución de 1978,  asegura no mostrarse “partidario” de una posible reforma de la Constitución Española, garantiza que sí puede hacerse siempre y cuando se discutan los problemas “con realismo”. El  político catalán apostilló: “No puedo oponerme a la reforma o decir que no tenga sentido en algún caso concreto, pero me gustaría que tuviera el mismo apoyo o similar al que se consiguió en 1978, porque eso sería un sello de calidad”.

Roca, que participó en el curso 40 años de la Constitución Española: ¿es necesaria su reforma para atender los desafíos de nuestro país?, dirigido por la profesora María Inmaculada López, insistió en que construir un nuevo texto constitucional alrededor de mayorías estrechas sería remitir a los ejemplos de los que España está llena, “que terminaron regular”. “Para una vez que tenemos una Constitución que fue aprobada por una mayoría extraordinaria de los ciudadanos, hay que aprovecharlo”, comentó el jurista.

Roca disertó sobre los casos particulares para los que “tendría sentido” ejecutar reformas. Se refirió al Senado, que por el propio desarrollo de las autonomías, ha quedado “descolocado” y  “no está respondiendo a una autentica función de cámara territorial”. En este sentido, el jurista comentó que sería útil “reformarlo para adaptarlo a la nueva realidad de estructura de poder en España”.

Por otro lado, Roca comentó que el modelo de organización territorial ha funcionado y por ello “hay un bienestar que tiene que ver con la descentralización del poder”, lo que calificó como “positivo” para toda España.  Sin embargo, el político catalán apuntó que “no le corresponde” decir si la reforma de la Constitución debe adaptarse a singularidades concretas y a maneras vocacionales distintas de asumir lo que representa el autogobierno.

En esta línea, el jurista insistió en que cabe señalar que la realidad de lo que “puede ser España” es tan “apasionante” porque es “diversa y muy plural”; y un valor de la Constitución es respetar el pluralismo. Roca aseguró que asumir la diferencia es “complicado” pero es lo que consolida un sistema democrático y que “democracia es pacto y es difícil pactar si no se habla”.

Miquel Roca hizo hincapié en su “compromiso” con la Constitución del 78, una propuesta refrendada por casi un 90 % de los ciudadanos a los que aseguró sentirse “fiel”. Celebró el cuarenta aniversario del texto constitucional como un hecho “insólito” en la historia del constitucionalismo español. En última instancia comentó que “no por el mero transcurso del tiempo tenemos que cambiar la Constitución”, y abogó por que “los que son hoy agentes activos en la vida política son los que tendrán que decidir sobre esta cuestión”.

Conseguir los apoyos del 78, clave para futuras reformas constitucionales - 1

Todas las noticias »