Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Casi un tercio de los infectados por hepatitis C no sabe que porta dicha enfermedad

8 JUL 2019 - 14:18 CET

Rafael Olalla/ Foto: Nacho Calonge

La hepatitis C es una enfermedad causada por el virus de mismo nombre que produce la inflamación del hígado. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo existen aproximadamente 170 millones de personas que la padecen, lo cual representa un 2’5 % del total de la población. Existen dos tipos de infección: la aguda, que suele ser asintomática (que no presenta síntomas) lo que implica que se pueda eliminar el virus gracias a nuestro propio sistema inmune sin necesidad de tratamiento, y la crónica, más habitual y con síntomas casi inexistentes hasta que se desarrollan estadios avanzados de la enfermedad, como por ejemplo, la cirrosis. La Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) difunde esta información en sus documentos de uso público.

En España ya han sido tratadas alrededor de 128.500 personas y, desde el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, se ha conseguido eliminar como factores de riesgo tratamientos como la acupuntura o la práctica del tatuaje, y se ha cumplido con el objetivo de disminuir la mortalidad por este tipo de hepatitis abordando cuatro fases: prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Ese primer paso, coordinado por la directora del Observatorio del Sistema Nacional de Salud, Julia del Amo, trata de cuantificar las personas infectadas y establecer las medidas de prevención oportunas. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, de los 76.500 de enfermos de hepatitis C “el 29 % desconoce que la padece” y, por tanto, no están recibiendo ningún tipo de tratamiento.

Desde ese primer punto de prevención, se elaboró un muestreo en centros de atención primaria para elaborar un estudio de cuantificación. Aun teniendo en cuenta que en dicho rastreo no estarían incluidas las personas con factores de riesgo, se sacaron los siguientes datos: la prevalencia activa de la hepatitis C tiene un gran componente de género, pues el 71% de personas que la presentan son varones. Asimismo, el rango de edad predominante es el de entre 50 y 59 años. En cuanto a las mujeres, las cifras son “significativamente menores” casi siempre, salvo en el rango de más edad, de entre 70 y 80 años. De la misma forma, la tendencia de contagio es inversamente proporcional al nivel de estudios: a menor preparación, más riesgo de prevalencia.

Del Amo señaló la importancia del diagnóstico, pues de las diecisiete personas con infección activa recogidas en el estudio, cinco no habían sido diagnosticadas y, de los otros doce, dos no estaban recibiendo tratamiento. Puntualizó el hecho de que eran pacientes de atención primaria, lo que implica que las personas con factores de riesgo como enfermedades de transmisión sexual o drogodependencia no están representadas en el estudio.

Para seguir avanzando en la lucha contra la hepatitis C, Del Amo comentó la necesidad de aprobar a nivel estatal cribados poblacionales. Además, dijo que ya hay una reunión programada para el 16 de julio entre los directores del Plan y miembros de otras instituciones y asociaciones de cara a idear una estrategia de tamizaje que permita trabajar más rápidamente.

Al final de su intervención en el curso Retos en salud pública para la enfermedad hepática y su contexto social, dirigido por el doctor José Luis Calleja, recalcó la importancia de “localizar a los posibles infectados” para su debido diagnóstico y tratamiento.

Casi un tercio de los infectados por hepatitis C no sabe que porta dicha enfermedad - 1

Todas las noticias »