Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Ángel Luis de Sousa afirma que nuestro patrimonio cultural “es el legado y la seña de identidad de todos los pueblos de España”

26 JUL 2018 - 12:06 CET

Beatriz Soler  / Foto: Nacho Calonge

Ángel Luis de Sousa, director del Curso internacional sobre gestión de riesgos y emergencias en el patrimonio cultural, relata los detalles que recaba el Plan Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural. En este sentido el plan está ideado para proteger y conservar el patrimonio cultural de España, que según de Sousa “es el legado y la seña de identidad de todos los pueblos de España”, ante las situaciones catastróficas.

Asimismo, de Sousa asegura que aunque antes del terremoto de Lorca en mayo del 2011, las instituciones y organismos ignorasen “sistemáticamente” el tema del patrimonio cultural, actualmente España se configura como referente internacional en el protocolo de actuación frente a situaciones de riesgo en el patrimonio cultural.

 

P: ¿Cómo surgió la iniciativa de llevar a cabo este curso y cuáles son los objetivos que persigue?

R: El curso se enmarca dentro de las líneas de actuación del Plan Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural, que es uno de los planes nacionales que se coordinan desde el Ministerio de Cultura y Deporte, y que implica a las comunidades autónomas en la elaboración y en el desarrollo del plan. Los objetivos son muy claros; tenemos un país muy rico y muy variado en patrimonio cultural, que es el legado y la seña de identidad de todos los pueblos de España. Además de eso, es una fuente de recursos muy importante porque están ligados al turismo cultural que es un motor de desarrollo muy concreto para este país. Por desgracia, cada vez son más frecuentes y menos extraordinarias las situaciones catastróficas que afectan al patrimonio y que hacen que se pierda de una manera irrecuperable. Ante eso necesitamos contar con gente capacitada para intervenir en situaciones de emergencia en el campo específico de, primero, la prevención de sucesos catastróficos, y luego, la recuperación de ese patrimonio.

Hasta que ocurrió el terremoto de Lorca todas las instituciones y organismos que habitualmente se ocupan de tomar las riendas y gestionar las emergencias, ignoraban sistemáticamente el tema del patrimonio. A partir del terremoto de Lorca se logró que la protección del patrimonio cultural en situaciones de emergencia fuera considerada una prioridad más, supeditada a la atención de las víctimas y la ciudadanía, pero una prioridad más a nivel, por ejemplo, de la recuperación de comunicaciones. Las actuaciones que se hicieron allí, han tenido una trascendencia internacional bastante importante, de hecho, se nos ha llamado para gestionar situaciones, sobre todo estrategias de recuperación en otros sitios.

P: ¿Desde qué otros lugares están recibiendo peticiones de ayuda?

R: Hemos estado en Filipinas en el terremoto de las Visayas Centrales, en Ecuador, en Melilla,  en los últimos terremotos en México en una misión del Mecanismo Europeo de Protección Civil dónde también acudió el responsable de la Unidad de Emergencias y Gestión de Riesgos de España en un equipo integrado por técnicos españoles al completo. Te vas dando cuenta de que en estos pocos años, hemos adquirido un nivel de integración en el sector de las emergencias, que en muchos otros países que llevan funcionando mucho más tiempo, no lo tienen. Ahora mismo, participamos en los ejercicios tácticos que hace la UME cada año, nos integramos en el comité de coordinación como técnicos de la cedula de inteligencia y diseñamos los escenarios específicos de protección de patrimonio, y además, dirigimos los grupos operativos, eso no es fácil y no se ha logrado en nuestro entorno europeo.

P: ¿Cree que España  cuenta con el suficiente personal y con la formación y preparación adecuadas?

R: España cuenta con el suficiente personal específico para este tema de recuperación de bienes culturales, pero el problema es que en las situaciones de emergencia interviene gente ajena al sector cultural. Estoy hablando de los equipos USAR de UME, de las corporaciones de Bomberos de las administraciones locales o de los voluntarios de Protección Civil. Ellos poco a poco van adquiriendo conocimientos, pero lo fácil y lo que ocurría hasta Lorca es que cuando un inmueble patrimonial manifestaba grietas o cualquier signo o síntoma de que tuviera un problema estructural, llegaban los Bomberos y lo demolían, directamente. Ahora con la formación, eso es lo que se intenta evitar.

P: ¿Qué se tiene que tener en cuenta a la hora de coordinar el Plan Nacional de Emergencia y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural?

R: Sobre todo hay cuatro líneas de trabajo fundamentales. Una de ellas es el apoyo a la creación de Planes de Salvaguarda para bienes en instituciones culturales. El 98% de las instituciones culturales españolas que exhiben o que custodian bienes culturales o libros y documentos tienen el preceptivo plan de autoprotección, dirigido a la evacuación de personas, pero no cuentan en ningún caso  con un plan de salvaguarda de los bienes culturales. Otra de las líneas de trabajo es la formación; se imparten cursos  tanto a personal del sector de la cultura como de fuera de ella. Finalmente otra línea de actuación es la creación de unidades de expertos en las diferentes autonomías; las dos primeras se crearon en Murcia y Castilla y León, pero ya se han anunciado en Asturias, Aragón, Castilla- La Mancha y Valencia.

P: ¿Cuál es su opinión sobre la financiación por parte del Estado para estos planes de actuación?

R: Hay un organismo colegiado, el Consejo de Patrimonio Histórico, en el que están representados todos los responsables del patrimonio cultural de las Comunidades Autónomas y del Estado que enconmendó a este la elaboración del Plan Nacional de Emergencias. Este Plan tiene un presupuesto anual financiado por el Estado y las Comunidades Autónomas. Con esta financiación funcionamos en una fase que no es tanto de costes de intervención como de elaborar programas, planes o proyectos, que no suelen ser demasiado caros. Llegará un momento en el que todo esto se trasforme en actuaciones y se requiera una financiación más seria pero, de momento, nos movemos bastante satisfactoriamente.

 

Ángel Luis de Sousa afirma que nuestro patrimonio cultural “es el legado y la seña de identidad de todos los pueblos de España”  - 1

Todas las noticias »