Noticias - Cursos de Verano San Lorenzo de El Escorial

Alfredo Marcos: “El ser humano no debe convertirse en un material más con el que experimentar”

9 JUL 2019 - 12:28 CET

Manuel Granados / Foto: Alfredo Matilla

“Existen futuros avances que no aportarían nada al ser humano”, afirma Alfredo Marcos Martínez, filósofo y ponente en el curso de Madrid El humanismo a debate en el siglo XXI, dirigido por Gerardo del Pozo Abejón, profesor de la Universidad San Dámaso. En esta segunda jornada se ha abordado la discusión sobre la aplicación de avances tecnológicos en el ser humano desde un punto de vista filosófico. “Nuestro objetivo es poner en pie un nuevo humanismo que sepa adaptarse a los tiempos actuales”, sostiene Marcos

Esta posición, reticente con la aplicación de algunos avances, choca con el llamado “transhumanismo”, una línea de pensamiento favorable a implementar todos los avances tecnológicos posibles a los seres humanos. Como apunta Marcos, esto obliga a la filosofía a “reflexionar sobre qué es el ser humano y pensar si realmente queremos cambiarlo”. Para ilustrar esta confrontación entre el transhumanismo y este nuevo humanismo, este profesor de filosofía explica que se están proponiendo avances que “no beneficiarían al ser humano”, como la clonación de personas o la eliminación artificial del sueño para disponer de más horas de vida.

Además, Marcos afirma que algunos de los avances que se proponen “deberían ser investigados y experimentados en seres humanos y eso entra en conflicto con los principios de la bioética”. Estas mejoras artificiales, llamadas “antropotecnias”, pueden producir efectos que modifiquen al ser humano cambiando su forma de vida. Pero no se trata de enfrentarse frontalmente a los avances científicos, sino de distinguir cuáles son beneficiosos para las personas. Marcos lo resume: “Bienvenidas las antropotecnias que mejoren la vida humana sin intentar mejorar a los humanos para convertirlos en algo diferente”.

El peligro, augura Marcos, es que la modificación de las personas llegue a niveles que “impidan diferenciar qué es mejor o qué es peor”. Por ello, desde el marco de la filosofía, el profesor propone “juzgar individualmente cada propuesta y desarrollar criterios para distinguir cuáles son deseables y cuáles no”. La base, explica Marcos, es que el ser humano “no se convierta en un material más con el que experimentar”.

 

Alfredo Marcos: “El ser humano no debe convertirse en un material más con el que experimentar” - 1

Todas las noticias »