Portada » Noticias » Acompasados en una sinfonía

Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Acompasados en una sinfonía

Acompasados en una sinfonía

Publicado el 20/07/2017 a las 21:15 horas

Los Cursos de Verano despiden su 30ª edición

Javier Picos / Foto: Nacho Calonge

Cae el telón de los Cursos de Verano. El Teatro Coliseo Carlos III acoge las penúltimas palabras en este trasiego de ideas. Atrás queda la 30ª edición con sus devenires, dimes y diretes. Más de 3000 alumnos de 64 nacionalidades y más de 1300 ponentes de casi cien cursos han desfilado por el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el Real Centro María Cristina, las Casas de Oficios, la Casa de Cultura, la Plaza de Benavente, el Parque de La Bolera y el Hotel Miranda-Suizo. Madrid también ha albergado una veintena de seminarios.

El Ensemble de Cuerdas de la Orquesta de la Universidad Complutense (OSUCM) cumple con la tradición de cerrar el acto. José Sanchís, su director artístico y musical, y coordinador del Taller de dirección orquesta comparte protagonismo con sus alumnos José María Mateo, Alejandro Morán, Alex Puchades y Mauricio Sotelo. Sibelius, Janáček, Elgar y Boccherini dan brillo al epílogo de la 30ª edición.

“Hoy es uno de esos momentos en los que es un orgullo representar a la Complutense. Oír a estos estudiantes y a los nuevos directores de orquesta, escuchar su energía y pasión... Nos garantizan que en este país hay futuro y en la Universidad Complutense, mucho talento”. El mensaje es de Carlos Andradas, rector de la Universidad Complutense (UCM), que apunta que hay tres instituciones que son “extremadamente difíciles” de gobernar: una orquesta, un hospital y una universidad. Según el rector de la UCM, todos, acompasados como los instrumentistas, debemos “hacer las cosas de tal manera que sonemos como una sinfonía”.

Antes de felicitar al equipo complutense que ha trabajado en estos seminarios y agradecer el patrocinio de Banco Santander y la colaboración de un centenar de empresas e instituciones, Andradas asegura que, en esta edición, los Cursos han introducido cambios “para sobrevivir y para seguir mejorando”. Además, a su juicio, la cita académica de 2017 ha apostado por integrarse más en los pueblos de San Lorenzo de Escorial y El Escorial sin olvidar el objetivo de “enriquecer intelectualmente” a todo el país.

Manuel Álvarez Junco, director de los Cursos de Verano, toma el relevo en los adioses oficiales, y destaca que “en esta época de fugacidad y de inmediatez, de relaciones efímeras, treinta años de aventura compartida entre la Universidad Complutense y El Escorial no se pueden calificar de simple amistad”. Después de referirse al Real Centro María Cristina como “nuestro corazón oficial”, Álvarez Junco se acordó de las tormentas, calores y fríos de estas cuatro semanas y de su equipo y los “entusiastas becarios” que “hemos vivido en el backstage esta aventura desde la primera nota, y que hemos ido destilando hora a hora su desarrollo”. En su opinión, a pesar de la dificultad en ese empeño, todo ha sido “muy hermoso porque hemos vivido la pasión por desarrollar una enseñanza diferente que aúna la profundización en lo académico y lo lúdico”.

Por su parte, David Laguna, director de Zona de Santander Universidades España, también quiso dedicar unas palabras finales en el cierre de esta edición de los Cursos de Verano: “En Banco Santander creemos que apoyar a la universidad es la mejor manera de avanzar hacia una sociedad más próspera, abierta y justa, y estos Cursos de Verano son un claro  ejemplo de la contribución y compromiso de  la Universidad a la sociedad, una universidad abierta al diálogo multidisciplinar con las instituciones y los agentes sociales y económicos con los que convive, para construir conjuntamente un proyecto de futuro responsable y sostenible. Para construir, en definitiva, una sociedad mejor”.

Ya saben, carpe diem.


Galería de imágenes:

Todas las noticias »