Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

La India o cómo encajar en Occidente salvaguardando el folclore

17 jul 2017 - 14:21 CET

Irene Monmeneu/ Foto: Nacho Calonge

En mayo de 2017 tuvo lugar la visita del primer ministro indio, Modi, a España, algo que no sucedía desde hacía 29 años. Por este motivo, según Venkatesh Varma, embajador de India en España, éste es un año “decisivo” para el desarrollo de proyectos y lazos bilaterales entre ambos países que, además, “se conectan por un puente verdadero de amistad y entendimiento”. Si bien cada vez existe más cooperación y colaboración entre España y la India, todavía se puede fortalecer la relación, aseguró Varma, en el curso La India milenaria tras setenta años de independencia, dirigido por Pedro Carrero y Rafael Iruzubieta.

El embajador comparó ambos países y comentó que los valores de familia, religión, espiritualidad y respeto por la naturaleza, propios de la antigua India, aún viven. En este sentido, Varma afirmó que la India es muy similar a España en la conservación de patrones tradicionales como el sistema familiar o la defensa de la cultura local, pero también en aspectos contemporáneos como la apuesta por el imperio de la ley, el modelo de integridad territorial, el orden internacional incluyente y la sostenibilidad medioambiental.

En la misma línea se manifestó Ramón María Moreno, presidente de Casa Asia, quien señaló que una de las “grandes ventajas” de la India es que ha sabido compaginar tradición y modernidad, porque ha mantenido rasgos de la India antigua y ha asimilado al mismo tiempo otros más bien similares a los occidentales en relación al mundo moderno.

El encaje de la India en el mundo global

Tanto Varma como Moreno aseguraron que la India contribuye a la construcción y el desarrollo del mundo globalizado porque “apoya la paz y seguridad internacional, el desarrollo, el medio ambiente, el derecho internacional y el concepto  de libre intercambio”. Moreno hizo hincapié en el papel que desempeña el país asiático, que mantiene relaciones “muy fuertes” con la Unión Europea y es “uno de los grandes soportes de Naciones Unidas”.

Aunque según el director de Casa Asia, India es el país que más desarrollo económico está teniendo en los dos últimos años, “se ha de continuar trabajando en la ruta económica”. El embajador de India en España lamentó que “todavía queda mucha gente pobre por culpa de la magnitud del Estado”. En este marco, Varma garantizó que el gobierno indio está llevando a cabo un gran número de programas para apoyar a la gente en situación de desventaja. Las prioridades actuales son, para ambos, proteger los derechos de mujeres y niñas, promover el acceso a la educación; e impulsar nuevas tecnologías, en particular los servicios bancarios a través del teléfono móvil.

Consciente de su potencial

Moreno cree que la India se ha dado cuenta del peso “tan importante” que tiene, por eso ha desarrollado una política exterior proactiva que le permite estar en todos los foros internacionales. Además de la diplomacia, el director de Casa Asia habló del “importante poder blando indio en las relaciones internacionales”, pues, aseguró, se potencia cada vez más la cultura exótica, que en Occidente todavía “atrae mucho”. Las grandes bazas de la India en este sentido son el cine y el yoga. El salamantino sostuvo que el de Bollywood todavía es un cine “desconocido” para Occidente pero se está avanzando “a pasos agigantados”: el año pasado se entregaron en Madrid los premios equivalentes a los Óscar de la industria cinematográfica india, lo que la acerca a Europa. El yoga, por otro lado, es un elemento “fundamental y cada vez más atractivo”. Para Moreno, Modi ha hecho una gran labor en aras de ensalzarlo ya que, como comentó el salamantino, la industria del yoga tiene la capacidad de generar hasta 30 mil millones de dólares. De hecho, en su primera intervención en la asamblea de Naciones Unidas de 2014, el primer ministro consiguió que se aprobase un “día internacional del yoga”, que se celebra el 21 de junio.

Otra de las cartas que este país está sabiendo usar a su favor, según el director de Casa Asia, es la diáspora india. Hay 25 millones de indios extranjeros ocupando todo tipo de estratos sociales: en la zona del Golfo Pérsico, por ejemplo, el nivel no es “especialmente alto”. No obstante, Moreno calificó de “curioso” que en todo el mundo anglosajón, ya sea el norte de África, Australia, Canadá, EEUU o Inglaterra, el status social del indio sea “bastante importante”. El salamantino habló sobre el ejemplo de EEUU, donde las familias indias tienen una renta per cápita superior a la de los propios estadounidenses blancos.

Un país “cada vez más seguro de sí mismo”

India, que hoy en día es “la democracia más grande, con una demografía muy potente”, según Varma, constituye el segundo Estado más poblado del mundo, con cerca de 1,3 mil millones habitantes. La “fortaleza” país, además, viene porque, según el embajador, del total de la población mundial menor de 22 años, un 25% está compuesta por indios.

La independencia del país asiático, gracias a la que dejó de ser colonia británica, se proclamó hace 70 años. Varma señaló que con ella, se dotó al Estado de libertad, lo que a su vez sirvió de inspiración para otros países. “India se convirtió al fin en responsable de sus propios asuntos y pudo desarrollar su modelo económico. Dejó de ser autosuficiente y se abrió al mundo tal y como quiso hacerlo”, apostilló el embajador. De acuerdo con Moreno, Varma apuntó que la independencia supuso la oportunidad de crear un país basado en una Constitución. Por eso, ambos sostienen que India es un país “cada vez más seguro de sí mismo”.

La India o cómo encajar en Occidente salvaguardando el folclore - 1

Volver »