Noticias - Cursos del Escorial

Vaughan afirma que la paciencia, la humildad y la dedicación al presente llevan al éxito

13 jul 2017 - 13:22 CET

Javier Picos / Foto: Nacho Calonge

Richard Vaughan, creador del popular método de inglés, consideró que el éxito, “que no sería tal si se consigue de manera  ilícita”, debe llevar a una satisfacción personal que aporte felicidad. La paciencia, la humildad y la “milimétrica” dedicación al día a día son, para él, las tres claves del éxito.

En el curso La filosofía como forma de vida, dirigido por la escritora Irene Lozano, Vaughan confesó haber seguido esta ruta para llegar a ser la primera empresa en España del sector privado en idiomas. También citó a Amancio Ortega, fundador de Inditex, que a los 14 años empezó a trabajar en una camisería en el centro de A Coruña, y durante más de dos décadas aprendió el oficio. Su trayectoria es de éxito “a pesar de los recovecos, decepciones, engaños de terceros, tropezones…”, como les ha pasado a otros emprendedores.

Asimismo, Vaughan, que aludió al fracaso como un paso necesario para lograr el éxito personal, señaló que le regalaron en su día un video con los 38 goles de Hugo Sánchez, delantero del Real Madrid, un hito que sólo han superado Messi y Cristiano Ronaldo, “pero ese documento no enseñaba los 179 fallos de su año triunfal”.

Vaughan, procedente de la “América profunda, de paletolandia, donde un 70% vota a Trump”, relató cómo su empresa pasó, en el año 1977, de un profesor con un espacio de 2 metros cuadrados y un PC obsoleto, a, en 2017, 385 profesores a su cargo -510 en total- 8500 metros cuadrados de espacio, 192 aulas, 40000 horas-profesor de formación y 12000 voluntarios procedentes de países anglosajones.

La figura del profesor fue otro de los temas que Vaughan trató en el curso de filosofía. En su empresa busca “deliberadamente gente sin experiencia docente”, pero con dos atributos clave: energía y humildad. “Bécquer y su poesía molan, porque el profesor que te lo enseña, mola”, dijo, reforzando su idea con esta analogía.

Con una actitud corporal muy estudiada, dejando la mesa de ponencias detrás de él, Vaughan disertó sobre la habilidad de hablar en público. Para ganarse a la audiencia, el orador, en opinión de Vaughan, debe cultivar la energía y la humildad. En este contexto, Vaughan citó a Pablo de Tarso, que llevó la palabra de Jesús por distintos lugares; “sin él, el cristianismo se podría haber reducido a dos líneas en la Espasa”. 

Vaughan afirma que la paciencia, la humildad y la dedicación al presente llevan al éxito - 1

Volver »