Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Carlos de Pando, interior, día

4 jul 2017 - 12:57 CET

“Dile a alguien que se ponga a rodar 70 páginas en blanco”. Así suele contestar Carlos de Pando cuando le preguntan por la importancia del guionista en una película o en una serie de televisión. De Pando, que ha participado en la escritura de series tan diferentes entre sí como Velvet, Aída, 7 vidas, Herederos, Gran Hotel, Hispania, Imperium o El Ministerio del Tiempo, destacó que a la hora de crear y escribir un proyecto de serie lo primero es concebir una idea, unos personajes, un entorno, un conflicto, “todo lo que te dice que hay potencial para que funcione la historia”.

De pando, que participó en el curso El fenómeno de las series televisivas: más allá de la ficción, dirigido por el productor José Manuel Lorenzo y por el periodista Antonio San José, añadió que antes de empezar a escribir es muy importante saber ver si la historia que se ha concebido tiene un recorrido suficiente como para “mantenerse en el tiempo” y que si “se trata de algo que vale la pena contar”.

El escritor, que ejerce también como vocal del sindicato de guionistas ALMA, desgranó los entresijos que componen la “biblia”, el documento de venta que elaboran los guionistas para intentar vender una serie a una productora. En este sentido el guionista señaló la importancia de la sinopsis y el tratamiento de la serie, del que dijo ser el argumento y el espacio donde se detalla de qué va lo que se quiere narrar y cómo son los personajes, porque “al final da igual lo que quieras contar, es el personaje lo que funciona”, subrayó.

De pando le concede mucha importancia a que el guionista o las personas que se plantean crear una serie tengan muy claro cuál es el tema de la historia. “El tema no es la trama, es de lo que está hablando la serie, tiene que estar flotando todo el tiempo y en las buenas series el tema lo ves desde la primera escena hasta la última”, aseguró. En esta línea el guionista puso como ejemplo la aclamada serie norteamericana The Wire, cuyo tema es poner en cuestión el sueño americano o la española El Ministerio del tiempo, en la que se habla de que “el tiempo es el que es” y la historia no se puede cambiar.

Por otra parte el guionista quiso dejar claro que, a la hora de iniciar un proyecto de serie, se tiene que ser muy sincero con uno mismo y saber valorar si el trabajo que se ha hecho merece la pena o no. Así, Carlos de Pando apuntó que se sabe si lo que se ha hecho es bueno “cuando la diferencia que hay entre lo que te has propuesto hacer y el resultado es cero”.

En cuanto al panorama actual de la ficción que entra en nuestros hogares, el guionista señaló que con la llegada al mercado de las nuevas plataformas como HBO, Amazon o Netflix, entre otras, ahora se tiende a hace series más cortas y que “no es como antes, cuando las series duraban hasta que el público quería”. De Pando añadió que para el espectador, en la actualidad hay mucha más oferta de series y “no queda tiempo para verlo todo”, por lo que “cuanto más cortas son las series más se anima la gente a verlas”.

Por otra parte, y para hablar sobre la interpretación en las series el actor Jordi Sánchez, que aunque lleva muchos años trabajando en obras teatrales, películas y ficción televisiva de todos los géneros es conocido por el gran público gracias a su personaje en la serie Lo que se avecina, Antonio Recio, dijo que siempre se ha valorado más hacer llorar que hacer reír en el campo de la actuación, pero “a través de la comedia puedes contar muchas cosas bonitas y profundas, como por ejemplo hace Woody Allen en sus películas”.

Sanchez, que lleva diez años metiéndose en la piel del personaje creado por los hermanos Caballero para Tele 5, dijo no tener miedo a quedarse encasillado en el papel de Antonio Recio, aunque “siempre digo que bendito sea el encasillamiento tal y como están las cosas”, aseguró. En este sentido el actor barcelonés insistió en que “este personaje no me cansa”, y que el conjunto de personajes de esta serie que lleva una década haciendo las delicias de la audiencia, se reconocen en la sociedad española aunque “están llevados al extremo”, puntualizó.

 

 

Carlos de Pando, interior, día - 1

Volver »