Noticias - Cursos del Escorial. 30 aniversario.

Astronomía y arte, un binomio que funciona

28 jun 2017 - 20:17 CET

Beatriz Soler

José Antonio Caballero es el director del curso Astroarte, impartido esta semana en el Real Centro Universitario María Cristina. Como astrónomo y astrofísico su principal finalidad es divulgar la astronomía. Normalmente lo hace utilizando la música como vía de difusión, aunque esta vez ha querido aunar diferentes disciplinas artísticas como arquitectura, escultura, pintura, música, literatura, poesía, cine o fotografía, que se presentan desde el punto de vista de la ciencia física más inspiradora para el ser humano: la astronomía.

“Hay muchas formas de divulgar la astronomía, dar simplemente una charla y hablar sobre agujeros negros o estrellas de neutrones, o también se puede hacer de una forma más amena a través del arte”, asegura Caballero, quien reconoce disfrutar difundiendo la ciencia de esta forma porque “a todo el mundo le gusta el arte”.  

El astrónomo asegura que los cursos tienen novedades a diario y durante estos días los trabajos se han centrado en la fotografía del cielo. La implicación de los inscritos en el curso está siendo de tal magnitud que incluso fuera de los horarios establecidos, más concretamente a media noche, se aventuraron a hacer fotos de las estrellas que el cielo permitía ver desde la Silla de Felipe II.

Además a lo largo del curso intervinieron otros especialistas en esta materia, como Andrea G. Bermejo, redactora de la revista Cinemanía, que realizó una lista de las diez mejores escenas de películas astronómicas, o Leonor Ana Hernández, creadora de la web Astrónomadas, quien dibujó galaxias y constelaciones como la Osa Mayor o Casiopea a carboncillo.

Como particularidad los asistentes al curso realizaron una actividad interactiva que consistió en visitar el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, donde pudieron familiarizarse con diversas curiosidades astronómicas que se encuentran entre sus muros. Entre otros tesoros, los participantes pudieron contemplar los frescos de la biblioteca; la esfera armilar, “un modelo de la esfera celeste utilizada para mostrar el movimiento aparente de las estrellas alrededor de la Tierra o el Sol” aclara Caballero; una meridiana “o reloj de sol que hay en la sala del trono para poner en hora todos los relojes del monasterio, o  la propia orientación del edificio que está directamente relacionada con ciertas referencias astronómicas”, aclara Caballero.

Por otra parte, como actividad práctica relacionada con la música y la astronomía, los participantes en el curso pudieron asistir a la retransmisión en directo del programa Radio Clásica de RNE, en la Casa de la Cultura de San Lorenzo de El Escorial, que contó con la actuación de estudiantes del Centro Integrado de Música “Padre Antonio Soler”. Así, a lo largo del programa participaron artistas como Antonio Niño, guitarrista de 13 años que tocó una breve pieza de la Danza de la Molinera de Manuel de Falla, o el coro del conservatorio, que interpretó un reducido fragmento de La Flauta Mágica de Mozart, la canción Que se vengan los niños de Sergio Romero y un arreglo de la canción Hijos de la Luna de Mecano.

Los próximos días la literatura y la poesía serán los protagonistas de las jornadas de este curso, cuyo punto final correrá a cargo de Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias, “quién hablará sobre los grandes retos de la astronomía actual a la vez que ponemos música de fondo”, comenta el director del curso.  Además, en la clausura y entrega de diplomas, como innovación, alguno de los alumnos compartirán con el resto de sus compañeros obras artísticas propias, pues la mayoría de ellos están integrados en el ámbito de las bellas artes.   

Volver »