Noticias - Cursos del Escorial

Principios científicos para explicar la lucha antiterrorista

Pérez Rubalcaba une su faceta de químico con su condición política

11 jul 2016 - 21:33 CET

Javier Picos / Fotos: Nacho Calonge

Sorteó las preguntas de actualidad de los periodistas, aunque aprovechó los micrófonos para solicitar a Mariano Rajoy, que “explique a los españoles lo que va a cambiar” y abandonar su posición de “rey de la obviedad”, reconoció que pertenece a una generación de políticos que viene del mundo científico –“una tierra rara en el sistema periódico de la política”-, se refirió al nitrometano, la amonita y el peróxido de acetona, y, sin la responsabilidad política de antaño, el profesor complutense de Química Orgánica Alfredo Pérez Rubalcaba protagonizó la primera conferencia extraordinaria de la tercera semana de los Cursos.

En un ejercicio de “truco literario sin pretensión científica”, Pérez Rubalcaba trató de demostrar la relación entre los preceptos científicos y la política antiterrorista, de la que fue responsable durante casi seis años como ministro de Interior. El principio de  incertidumbre de Heisenberg, la cinética, la termodinámica y la reactividad fueron las elegidas por el hombre de ciencia para explicar la acción del hombre político.

El exvicepresidente del Gobierno ligó la última idea con el yihadismo, que es muy reactivo y poco selectivo: “Mata de forma indiscriminada y provoca pavor y una gran sensación de inseguridad”. No obstante, en un terreno cuantitativo, Pérez Rubalcaba afirmó que ahora mismo muere menos gente por terrorismo en Europa que hace cuarenta años. “Objetivamente, no vivimos en una Europa más insegura; subjetivamente, sí”, matizó.

A su juicio, hay que derrotar al terrorismo yihadista en internet, porque ahí es donde se incuba el odio. El exsecretario general del PSOE manifestó que tan importante es evitar atentados o detener a jefes de comandos como conocer las causas por las que alguien se radicaliza; en ese estadío el modelo de conocimiento científico puede ayudar mucho.

Siguiendo su tesis, Pérez Rubalcaba explicó que la cinética y la termodinámica son dos campos perfectamente aplicables al mundo de la política, que los traduce en táctica y estrategia. A su juicio, para tener éxito en la política antiterrorista, un responsable en la lucha contra los violentos debe tener claro en cada momento si se agarra a lo más rápido (cinética; por ejemplo, capturar a un jefe de ETA) o si espera a alcanzar un objetivo más estable (termodinámica; por ejemplo, acabar con el apoyo de Batasuna a ETA).

De forma general, el principio de incertidumbre de Heisenberg explica que, al intentar observar una partícula elemental, la iluminamos, pero esa acción la perturba. Aplicado al campo de la política, esa luz sobre la realidad, según Pérez Rubalcaba, serían los medios de comunicación  que provocan que “las cosas no sean lo que son, sino como la gente percibe que son”. El exministro de Interior señaló que en el  terrorismo el efecto de iluminación es “claramente” la propaganda. Surge, en sus palabras, el “difícil” equilibrio entre la libertad de información y el tratamiento de la actualidad marcada por el terrorismo. Pérez Rubalcaba aseguró que este debate no admite respuestas “categóricas” y plantea problemas éticos tanto a los periodistas como a los políticos.

En este sentido, Pérez Rubalcaba apostó por buscar zonas de acuerdo entre la Prensa y las instituciones y en algunos casos, que el político busque el apoyo de los periodistas. La destrucción en su día del mito de que ETA era imbatible entraría en este precepto de colaboración.

Los temas aludidos por Pérez Rubalcaba en su conferencia extraordinaria estuvieron enmarcados en el ámbito de la lucha antiterrorista, pero Manuel Álvarez Junco, director de los Cursos de Verano, quiso destacar, en la presentación de la misma, su “labor fundamental” como ministro de Educación y Ciencia.

Principios científicos para explicar la lucha antiterrorista - 1

Volver »