Arqueobotánica

La arqueobotánica es, en el plano de la investigación arqueológica, el concepto que enfoca el estudio de las interrelaciones de las poblaciones humanas antiguas con el mundo vegetal. La arqueobotánica incluye los análisis realizados en depósitos naturales (turberas, lagos, fondo marino, etc.) y que pueden correlacionarse con los obtenidos en yacimientos arqueológicos por medio de fechas radiométricas o relativas. Su campo de investigación incluye la antracología (estudio de los carbones fósiles y madera arqueológicas), la paleopalinología (estudio del polen fósil), que definen su objeto de estudio como la reconstrucción en el tiempo de los cambios o transformaciones de las vegetaciones del pasado, y la paleocarpología -estudio de las semillas y frutos antiguos-, que se orienta a la reconstrucción en el tiempo de los patrones de subsistencia relacionados con la gestión y manipulación humanas de las plantas.

En esta área de conocimiento también se incluye el análisis de otros restos como los granos de almidón y los fitolitos (estructuras de oxalato de calcio y de sílice depositadas en las plantas), las fibras, hongos, diatomeas, y los tejidos parenquimatosos procedentes de órganos como tubérculos, rizomas y raíces, así como el estudio de los isótopos estables de los restos arqueobotánicos. La antracología y la paleopalinología, junto con el estudio de los isótopos estables, son las disciplinas que más nos acercan a la reconstrucción de los medios vegetales; la carpología y la fitolitología representan un importante complemento cualitativo a esta reconstrucción.

 

PALINOLOGÍA

Palinología es la ciencia que estudia el polen y esporas de las plantas actuales y fósiles, encontrándose éstos últimos en los sedimentos, tanto naturales como arqueológicos, permitiendo con ello el conocimiento de la vegetación del pasado y su evolución, así como el clima en el que se desarrolló y la actividad del hombre que alteró su primitiva composición.

sección en construcción

sección en construcción

 

ANTRACOLOGÍA

La antracología estudia el material carbonizado (maderas) que se encuentra en depósitos arqueológicos principalmente. Estos restos son productos de fuegos de funcionalidad diversa efectuados por el hombre durante el período de ocupación de los yacimientos. Todo ello nos permite conocer el tipo de plantas contemporáneas de los grupos humanos en las diferentes etapas de su evolución cultural : Prehistoria, Protohistoria y tiempos históricos. Los carbones de procedencia no antrópica procedentes de medios higroturbosos, medios carbonatados diversos (travertinos, etc) y paleosuelos, resultado de incendios naturales y por tanto sin un contacto directo con el hombre y sus actividades, interesan particularmente al antracólogo de cara a completar la imagen de vegetación leñosa cuaternaria.

sección en construcción

sección en construcción

 

PALEOCARPOLOGÍA

La paleocarpología estudia el impacto antrópico sobre el medio puede observarse especialmente a través del análisis de los frutos y semillas procedentes de contextos arqueológicos. La localización de los antecesores silvestres de los cereales, el grupo de plantas de mayor importancia económica para el hombre, junto con la aplicación de una metodología rigurosa en la recuperación de macrorrestos vegetales en las excavaciones arqueológicas, supuso un cambio del punto de vista que hasta entonces se tenía del origen de las plantas cultivadas. De esta forma queda constatado como hace unos 10.000 años, no sólo se producen una serie de cambios morfológicos en las plantas bajo los efectos de la domesticación, sino alteraciones en el medio natural, causadas por la extensión de los nuevos cultivos que precisan aclaramiento de tierras y búsqueda de nuevos espacios, y para cuyo desarrollo la mano del hombre es determinante.

sección en construcción

sección en construcción