Noticias - Departamento de Antropología Social

Carta enviada al Rector y al Decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología sobre la propuesta de reestructuración de Departamentos y Centros UCM

Acuerdo del Consejo del Departamento de Antropología Social adoptado en sesión de 6 de mayo de 2016

12 MAY 2016 - 14:40 CET

El Departamento de Antropología Social, reunido en Consejo de fecha 6 de mayo del presente, y tras tener conocimiento de la propuesta de creación de un nuevo departamento, así como de los argumentos que acompañan al texto remitido desde nuestro Decanato el día 5 de Mayo, desea hacerle llegar sus propias consideraciones con el fin de establecer un proceso dialogado que pueda mejorar el proyecto que inspira sus propuestas.

Profesores y alumnos reunidos en dicho Consejo han expresado su rechazo a la propuesta formulada por la UCM de un determinado modelo de reestructuración y unificación de departamentos, así como a la forma en la que se está llevando a cabo, pues repite el conocido estilo de quienes “reestructuran” sus recursos con el fin de establecer recortes de personal en sus equipos sin reponer plazas por jubilación, sin estabilizar ni promocionar a los profesores jóvenes que no pueden consolidar sus carreras académicas. En la propuesta recibida se confunde “racionalización” con disminución de las inversiones, desaparición de titulaciones, incremento del número de alumnos por grupo docente, o el simple incremento del número de integrantes de nuevos departamentos, como si las cifras sobre el papel o la proximidad física en los edificios produjesen efectos mágicos. Creemos, por el contrario, que debería iniciarse un proceso de diálogo entre profesores, personal de administración y servicios, estudiantes, Directores, Decanos y Rector.

Partimos de un Departamento fundado en 1972 siguiendo las ideas que inspiraron en la Institución Libre de Enseñanza la primera cátedra de Antropología Social de Giner de los Ríos en Europa (antes que la de Tylor en Inglaterra). Su cuadro docente se reclutó seleccionando a profesores que contasen en su curriculum un año al menos de experiencia en la investigación de campo etnográfica y con estudios en universidades extranjeras. Lo integraron profesores y profesoras de nacionalidad española formados en Oxford, Londres, Manchester, Pennsylvania, California y Nueva York, a los que se sumaron en años sucesivos nuevos profesores formados en Cambridge, París (Sorbona, Escuela de Altos Estudios en Cc. Sociales) y Florida. La suma de los resultados de largos años de investigación y docencia, avaladas por acreditaciones y sexenios, con dos de sus antiguos Directores integrados como numerarios de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, del Instituto de España, ha supuesto su reconocimiento de Excelencia. Según el OS World University Ranking, que mide la reputación académica de los Departamentos y de sus empleados, y el impacto científico de las investigaciones realizadas, los estudios de Antropología de la UCM, ocupan la posición 69 en el mundo en el año 2016, siendo la primera universidad española reconocida en este campo[1]. Actualmente el Departamento de Antropología Social se responsabiliza de un Área de Conocimiento y en ella de un Grado en Antropología Social y Cultural, de un Máster en Estudios Avanzados de Antropología Social, y mantiene en vigor acuerdos internacionales con distintas universidades europeas (La Sapienza de Roma, Lisboa, Evora,...). Además, dirige la Revista de Antropología Social (RAS) desde el año 1991, publicación de referencia científica en su área y a la cabeza de los criterios de calidad científica en España, pues La RAS tiene mención de calidad y excelencia por la FECYT. Este notable esfuerzo se ha logrado con escasos recursos económicos y mucha vocación y dedicación de todo su personal docente y administrativo. En esa misma dirección, sumando esfuerzos en Antropología, Etnografía y Etnología, sería bueno para todos mejorar las dotaciones en personal administrativo y en presupuestos que contribuyan a ahondar el trabajo científico ante nuestra tan viva y cambiante sociedad y cultura en el ámbito internacional del mundo contemporáneo.

El Departamento aspira a seguir desarrollando la investigación antropológica tan necesaria ante el crecimiento de la diversidad cultural de nuestro mundo, y a seguir impartiendo grados, máster y doctorado dentro de su área de conocimiento como viene haciendo desde su fundación. La racionalización de esfuerzos, entendemos, debe apoyar la excelencia y reforzar sus recursos. Vemos, por el contrario, con preocupación el peligro de dilución de los logros del Departamento al sumergirlo en otras áreas de conocimiento. El incremento repentino de sus integrantes no debiera suponer la pérdida del personal administrativo que presta actualmente sus servicios en cada una de las partes que pudieran integrarse. De darse esta medida, esta no podría ser calificada como “racionalización” sino como mero “recorte”.

Entendemos que, en caso de proceder a una integración de docentes y personal de administración y servicios, debería antes abrirse un plazo razonable para desarrollar un proceso de conversaciones entre los profesionales de áreas afines cuya eventual integración fuese efectivamente conducente a una mejora de la calidad docente e investigadora, y ello en función de una actualización de las relaciones efectivas de colaboración entre investigadores de dichas áreas. En esa línea de pensamiento cabría abrir conversaciones con aquellos colegas de otras áreas que, dada su trayectoria como antropólogos con experiencia de campo, así lo acordasen. Sin duda, dentro de sus departamentos habrá otros que se sientan más afines con otras áreas y, en ese sentido, cabría otro tipo de redistribución de los recursos personales. No vemos, pues, la necesidad de fusionar departamentos enteros. Somos conscientes de las colaboraciones que ya se han venido desarrollando entre profesores de Antropología Social con otras áreas, pero esto, obviamente, no puede llevar a la creación de un inmenso departamento. Lo que planteamos es la posibilidad de una movilidad racional y realista, acorde con la labor docente e investigadora que, de hecho, se lleva a cabo en nuestra universidad. Racionalizar puede suponer respetar un tamaño menor de grupo si este es más eficaz en lo que es su cometido científico ante la sociedad. En cualquier caso son los principios científicos, académicos y democráticos los que han de presidir cualquier mejora de nuestras universidades.

Madrid, 6 Mayo, 2016.

 

Consejo del Departamento de Antropología Social.

Fernando Villaamil Pérez

Director Departamento de Antropología Social

 

 



[1]    http://www.topuniversities.com/university-rankings/university-subject-rankings/2016/anthropology#sorting=rank+region=+country=+faculty=+stars=false+search=

Todas las noticias »